Visita Proyecto Patrimonio

Visita Proyecto Patrimonio
Letras.s5 cambió de dominio

domingo, 3 de junio de 2007

8 POEMAS DE DENISSE VEGA FARFÁN EN REVISTA EXQUIOC


Oscuridad

Humedecida hollada
Y no saciada la oscuridad
Persiste
Dilata más las cuencas
Estruja la cárdena cima
La mujer en su insistencia
Cede su cuerpo como la sed del jaguar
A la sangre de una liebre
Es la cruz central del sacrificio
Cada poro se desbasta y vuelve a tramarse
La ebullición cuesta abajo
Es un hogar de rojas y azules exequias
En la oscuridad esa mujer sortea nombres
Mientras que cómo infantiles recuerdos
Punzantes manos la auscultan más allá
Del revés de sus ojos
Hasta que finalmente en medio del más alto gemido
Encuentra el suyo



Despegarse de sí

Como el sol de sus vanas metáforas
Descubrir los verdaderos reflejos del silencio
Verse partir de mil formas
Como un pequeño fuego
Un animal mitológico
Una égloga vacía
U otro camino de batientes horizontes
Ah
Pero todo sería menos soez
El hundir fúlgidamente mis pasos
Hasta en cualquier lenguaje surcado
Por venenosas fragatas con baluartes
De sanguinolentas patrias
Sin fermentar mis raíces
Si tan sólo la mano túrgida de luz
Emancipadora
Que prometiste sobre mi cabeza
Se construyese
Hasta quedar en mis ojos un pabellón
De definitivas señas



Tu cuerpo cae en el poema

Como en un lecho de vivas lápidas
Ha muerto tu nombre
El aire de tus alas
El misterio que aullaba advirtiéndote el encanto
Como en una procesión detrás de tus ojos también van
Los seres que amamantaste
La soledad como fantasma mordaz y riente
El placer como caracol que se encoje succionando
Lo áureo de tus llagas
Tu cuerpo cae en el poema
Y acaso estas palabras germinando en tu tierra muerta
Sean los perfectos pies
Para comenzar los verdaderos pasos?
Cubierta
Moldeada de ti
Renazco
Para seguir el rigor contrario de tu sombra



De ancianos huimos

Por la vertiente de las demoliciones
Ahí entre rocas y restos de antiguos mares
Que dejamos vaciar de nuestras manos
Por intentar atrapar lo que nunca tuvimos
Encontramos nuestros rostros
Reclamantes letargos de agonía
Y al fin y al cabo
Infinita legua de verdad
Ha de también ver esto la pequeña
(La última de nuestra oscura estirpe)
De una buena vez
Para que cuando retorne a su destino
Ya no tenga que apoyarse en las oquedades de nuestros pasos
Dejados en la vertiente como un advertencia
Sino ascender como la blanca trayectoria de un ave
Luego de ver cómo cortan los filos
De un absurdo combate contra tropas
Que no son sino uno mismo



No deseas que este día sea una puerta más que se atora

Un salobre elipse más que se desvanece en el río
Olvida las lápidas
Borra los epitafios con los que estocas cada pasado día
Adora tu vientre cortado y sellado seis veces
El emplasto de nubes negras que delinean tus pasos
La esquina cada vez más carcomida y estrecha de sol
La oleosa medalla enmohecida que brilla en tu alma
El último grano de arroz que agoniza en el fondo de tu plato
Las esteras que arman tu cuadrangular de destierros y soledades
Ese timbre celestial que ya no suena
Para llamarte a danzar
A volar
A aterrizar
Como un hacha de luz en medio de tu existencia
Porque es ahí
Donde otro cielo aromado de placenta fresca nace
Porque es ahí
Donde la nada no sólo desova
Sino que también devora sus propias crías



Ven a esta sombra llena de espigas

Llena de rostros sin reflejos y dedos como tijeretas
Que te agujerean el corazón para ensordecerte
Ven
Quítate el pelo
La piel
Las palabras
El cuerpo
El nombre que usas
No te servirán
Ven a esta sombra
Al cordón umbilical de tu verdadero nombre
O retraso
Escupe las estrellas que hurtaste
El estómago vacío y azul es mejor
Tiéndete sobre el agujero
Y sabrás lo que es hablar con las nubes



El mar es una pregunta
El mar es una respuesta
El mar es un escapulario
Donde todos los rostros acuden
El mar es un ojal por el que se engasta la muerte
El mar es el mar de cada uno
El mar es el desierto de cada uno
El desierto también es el mar de cada uno
Pero estamos hablando del mar
Y el mar es una estrofa inabarcable
Que sólo se llega a cantar
Con la cuenca entre sus olas



Hay mucha música

Hasta en la pata seccionada del insecto
Que aún se mueve
En los pinceles frígidos
El lienzo moteado
La lluvia traspasando las paredes
La carta que no se responde
Y la que no llega también
Hay mucha música
En las cuencas selladas de tus pasos
En el azul que te lacta
En el mar que se absorbe entre dos cuerpos
En el cuchillo que retrocede
En la ceniza arremolinándose en el paladar
En los sucios cartones del perro
En las nubes que se atragantan
En la calle que no se cruza
En la puerta que no se toca
Hay mucha música
Demasiada
En el llameante vaivén que se resiste
En el corazón que estorba y muerde
El cuerpo que lo enluta
En las raíces que no cesan de contraerse
En las fuerzas que se rechazan
En el corvo sigilo del exilio
En la prótesis que conjuga al golpe contra el suelo
El dardo sonido de la transparencia
La luna
-ese ojo derramado
esa tundra de vientos que arrastran muñones y
cadáveres celestes-
No aflora
Tu nombre se secciona en carnívoras lianas
La duda es un niño de leche
Y hay mucha música
Desmedida
Hasta donde no ha quedado nada más
Que un cirio chamuscado
___________________
Denisse Vega Farfán (Trujillo, Perú, 1986). Estudiante de Derecho en la Universidad César Vallejo. Premio Poesía a Vallejo (2001), y Pluma Vallejiana (2006) por la UCV. Autora del poemario EURITMIA (2005). Forma parte de la muestra de poesía joven “GENERACIÓN DEL 2000?” (Claroscuro, Círculo Abierto Editores, 2006) y de la antología de poesía “19 Poetas Peruanos-Generación del 2000” (Miguel Ildefonso, 2006). Integrante de la Galería - Taller de Artes Plásticas “PALAMENCO” de la Universidad Nacional del Santa, participando así en numerosas exposiciones pictóricas locales. Poemas suyos han sido publicados en diarios y revistas nacionales e internacionales. En Abril de 2007 recibió un reconocimiento por su destacada contribución al desarrollo cultural del país, por la Universidad César Vallejo. Actualmente se encuentra preparando su siguiente libro y su primera muestra pictórica personal.

Foto: Bosques de neblina, La Bermeja-San Ignacio, por Richard De La Torre

Exquioc
Revista de creación, crítica y eventos, de aparición esporádica, Cajamarca-Perú.

http://revistaexquioc.blogspot.com/

4 comentarios:

Jack Farfán Cedrón dijo...

Gracias por la difusión, Paul. Hoy en día la poesía corre a través de la red como un reguero de pólvora; sólo es conveniente que las manos se unan; sólo si tanto gasto de tinta y papel se justifican con un buen contenido. ÉXITOS!!

Paul Guillen dijo...

Me gusta la posiblidad de poder enterarme de lo que pasa en arequipa, trujillo o cajamarca tanto como de lo que ocurre en santiago, buenos aires, guayaquil o el df, y las revistas electronicas y los blogs son un medio efectivo para eso, ayer leia un texto muy interesante sobre la literatura popular oral peruana y en un pie de pagina encontre esto "provincia en latín significa región de los vencidos", entonces, de lo que se trata es de "utilizar" la mass media para salir del poscolonialismo.

Medina Barrantes dijo...

EScuche por ahi q la poesia de peru es una de las mejores y q va en aumento y creo aun que se nos pierdan grandes poetas, encontraremos en uno mas joven una gran capacidad para plasmar lineas sin duda admiro las metaforas e imagenes de estos poemas q no tienen esquema y q buscan sin duda su originalidad aun q la esencia esta siempre latenta delante de su pluma... Gracias por difundir el arte de las letras y la generacaion del 2000 se q sere nuevo en esto pero me gusta, saber como vamos en las letras aun q no pertenesca a ningun grupo literario... sigamos asi... en buena hora esto del blog se puede conocer a compratiotas tan talentosos... y de buena manera. Gracias por compartirnos esto paul guillen , y a la Poetiza dennisse vega farfan...

Paul Guillen dijo...

gracias a ti Medina Barrantes por darte una vuelta por este blog estamos atentos a lo que esta sucediendo en el pais, asi que no dudes que seguiremos en la lucha por la poesia hasta devorar al mundo o que el mundo nos devore