jueves, 17 de julio de 2014

ACTIVIDADES POETICAS DESTACADAS EN LA FIL LIMA 2014


Viernes 18 de julio:

Sala Clorinda Matto de Turner. 8.15pm
Conferencia: "Autores chilenos de la generación del 50: Enrique Lihn y Alfonso Alcalde". Participan: Cristian Geisse y Daniel Rojas Pachas (Organiza: Cinosargo)

Sábado 19 de julio:

Sala Blanca Varela, 4.00pm
Encuentro de poesía Perú/Chile “Aquí nadie se Haya” (Organiza: Hanan Harawi). Participan: Daniel Rojas Pachas, Rodrigo Olavarría y Cristian Geisse (Chile), Virginia Benavides, Teresa Cabrera, John Martínez y Jorge Vargas Prado (Perú)

Domingo 20 de julio:

Auditorio Cesar Vallejo, 8.15pm
Presentación de "Kaddish" (Anagrama), de Allen Ginsberg. Presenta: Rodrigo Olavarría (Traductor) y Gabriel Ruiz Ortega.

Lunes 21 de julio:

- Sala José María Arguedas, 4.00pm
Presentación del poemario "La desmineralización de los árboles", de Julia Wong (Paracaídas). Participan: Rocío Silva Santistevan, Lucho Zúñiga y Juan Pablo Mejía

- Sala Ciro Alegría, 5.30pm
Presentación del libro "Madre y muerta inmortal: Género, poética, y política desde los textos de César Vallejo", de Enrique Bruce. Participan: Camilo Fernández Cozman y Jim Anchante Arias (Universidad San Ignacio de Loyola)

- Sala Clorinda Matto de Turner, 7.00pm
Presentación de la antología "El festín del jaguar - Cien años de poesía de Chincha". Participa: Víctor Salazar Yerén, Alberto Benavides Ganoza, César Panduro Astorga, Marita Troiano y Juan Velit (Carpe Diem)

- Sala Ciro Alegría, 8.15pm
Presentación del libro "Poesía Reunida (1966-2013)" de Rosina Valcárcel. Participan: Jorge Espinoza, Willy Gómez, Rocío Silva Santistevan (Fondo Editorial Cultura Peruana)

Martes 22 de julio:

- Auditorio Cesar Vallejo, 5.30pm
Mesa: "Los últimos años de Raquel Jodorowsky" (Organiza: Grupo Parasomnia). ”. Participan: Paola Andrade, Luis Alberto Medina, Ana María Intilli y Blanca Segura

- Sala José María Arguedas, 7.00pm
Homenaje a Octavio Paz. Participan: Alberto Ruy Sánchez, Cristina Rascón, Camilo Fernández Cozman (Organiza: Consulado de México / CPL)

- Sala Blanca Varela, 8.15pm
Presentación del libro "Entre los ríos. Javier Heraud 1942-1963", de Cecilia Heraud. Participan: Ricardo González Vigil (PUCP)

Sábado 26 de julio

- Sala José María Arguedas, 4.00pm
Presentación de la antología poética "Kloaka" compilada por Zachary de los Dolores (Inestable). Presenta: Giancarla di Laura

- Auditorio Cesar Vallejo, 8.15pm
Homenaje a Javier Sologuren. Participan: Ana María Gazzolo, Eduardo Chirinos y Carlos López Degregori (Organiza: CPL)

Domingo 27 de julio

- Sala Jose Maria Arguedas, 5.30pm
“Roberto Bolaño infrarrealista”, con Valerie Miles y Gustavo Faverón (Organiza: CPL)

- Auditorio Cesar Vallejo, 7.00pm
Homenaje a Nicanor Parra. Participan: Diego Zúñiga, María Teresa Cárdenas, Marcelo Porta y Alonso Rabí (Organiza: Consulado Chileno)

Lunes 28 de julio

- Sala Blanca Varela, 5.30pm
Presentación del libro Caligrafía China de Marco Martos. Participan: Juan Felipe Robledo y Saúl Peña (Organiza: Editorial Peisa)

Martes 29 de julio

- Auditorio Cesar Vallejo, 4.00pm
Presentación de catálogo de poesía de Paracaídas Editores 2014 (Paracaídas)

- Sala Blanca Varela, 5.30pm
Presentación la antología poética Infrarrealistas/Poetas. Participa: Germán Gacio (Arg.) (Organiza: Corredor Sur Editores)

- Sala Blanca Varela, 8.15pm
Presentación de Elvira Hernández (Organiza: Consulado Chileno)

Jueves 31 de agosto

- Auditorio Cesar Vallejo, 8.15pm
Presentación de "In-sufrido fuego", la obra reunida de Domingo de Ramos (1988 - 2011). Participan: José Antonio Mazzotti, Riccardo Badini, Ulises Zevallos y Rafael Tapia (Ed. Dorada Apokalypsis)

Viernes 1 de agosto

- Sala Blanca Varela, 5.30pm
Presentación de En las aguas de la noche, de Ina María Salazar. Participan: Giovanna Pollarolo, Alejandro Susti y Juan Pablo Mejía (Organiza: Paracaídas Editores)

- Auditorio Cesar Vallejo, 8.15pm
Presentación de la nueva edición de “Ave Soul” de Jorge Pimentel

Sábado 2 de agosto

- Sala José María Arguedas, 7.00pm
Presentación de los libros Efecto invernadero de Mario Bellatín y Vox Horrísona de Luis Hernández (Organiza: Petroperú)

- Sala Blanca Varela, 8.15pm
Presentación del poemario Ventanas y habitaciones 1969 - 1972, de Abelardo Sánchez León. Participan: Carlos Calderón Fajardo, Victoria Guerrero y Juan Pablo Mejía (Organiza: Paracaídas Editores)

Domingo 3 de agosto

- Sala Clorinda Matto de Turner, 7.00pm
Presentación de la revista literaria EGOísmo Revista Acéfala N°5. Participan: Lenin, Marx y Mao (Organiza: Centro de Altos Estudios Patafísicos de Lima y el Partido Anarquista del Perú)

- Auditorio Cesar Vallejo, 8.15pm
Recital: Encuentro de poesía peruana. Participan: Bruno Polack, Miguel Ildefonso, Ana María Falconí, Carlos Mendoza, Denisse Vega, Laura Rosales, Mario Morquencho y Alessandra Tenorio. (Organiza: CPL)

- Sala Ciro Alegría, 8.15pm

Presentación del poemario Viaje a sirenas de Bruno Morder de Marco Fonz. Participan: Victor Vimos y Germán Gacio (Organiza: Matapalo Cartonera)

Ediciones COPE anuncia una nueva edición de Vox horrísona de Luis Hernandez (y otros libros)


La FIL Lima 2014 será el marco para la presentación de seis nuevas e importantes publicaciones del sello Ediciones Copé. El martes 22 de julio, a las 7:00pm., en el Auditorio Cesar Vallejo, se presenta  “Criba”, de Julián Pérez, novela ganadora del Premio Copé 2013, y que plantea una visión matizada de las condiciones de Ayacucho en la época de la subversión.

El miércoles 23 de julio,  a las 7:00 pm., en el Auditorio Cesar Vallejo, PETROPERÚ, en el marco de la inclusión del Qhapaqñan en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad por parte de la Unesco, lanza el libro “Qapaqñan, el sistema vial inkaico”, pionero trabajo dediel norteamericano John Hyslop sobre los caminos incas del Perú.

El viernes 25 de julio, a las 8:15 pm., en el Auditorio José María Arguedas, se presenta “La Comuna de Piura y Chalaco”, libro póstumo del historiador Miguel Marticorena, que aborda el levantamiento de los campesinos de Chalaco y Piura en enero de 1883, y su posible vinculación con la Comuna de París de 1871.

La jornada sigue el miércoles 30 de julio con la presentación de las “Obras ganadoras de la XVI Bienal de Poesía “Premio Copé 2013, en cuatro libros que reúnen los trabajos ganadores del Copé de Oro, Plata y Bronce, respectivamente, y una antología de los poemarios finalistas. La misma se realizará a las 7:00 pm en el  Auditorio Cesar Vallejo.

El jueves 31 de julio, a las 8:15 pm, el auditorio  José María Arguedas se viste de gala para el lanzamiento de “Los dientes del dragón”, del  padre belga Hubert Lanssiers, en una sexta edición aumentada y corregida.

Finalmente, el sábado 02 de agosto el ciclo de presentaciones cierra con lanzamiento de la Serie Libros Peruanos,  una nueva iniciativa del sello Ediciones Copé, que busca  poner en circulación títulos imprescindibles de la literatura peruana publicados a partir de la década de 1970, en los géneros de novela, poesía y cuento. Para esta primera entrega se ha escogido el poemario “Vox Horrísona” de Luis Hernández, y la novela “Efecto Invernadero” de Mario Bellatín

CELIT UNMSM


La Junta del Celit invita a todos los estudiantes de literatura (pertenezcan o no a San Marcos) a la participación de la Semana Literaria 2014. Este año nos centramos en mostrar las investigaciones que vienen realizando todos los jóvenes. Esperamos que puedan enviar sus trabajos.
 
Aquí p​ueden encontrar los requisitos de las sumillas en esta dirección
http://issuu.com/yana.pe/docs/v_semana_literaria/0

23 julio: Presentación del libro de poemas “En las aguas de la noche” de Ina Salazar























Los poemas de Ina Salazar

César Franco Cortés

... ... Los poemas de Ina Salazar (1959) empezaron a circular casi clandestinamente en Lima hacia fines de los setentas. Se trataba de una pequeña plaqueta azul que apareció cuando tenía 18 años, contenía 8 poemas y llevaba como título El Tacto del Amor. Dicho título delataba sin ambages su filiación sentimental, adhesiones literarias y afectos familiares, pues se reconocía el vínculo que guardaba con El Tacto de la Araña, libro cuyo autor era su tío Sebastián Salazar Bondy, sin duda el más perdurable, escrito por este poeta, dramaturgo, animador cultural y crítico literario peruano. En esta primera entrega adolescente de Ina dominaba la celebración del amor como tema recurrente: Llego hasta las sábanas, escondo entre los plieges/el dulce encuentro ante la muerte de los días/ante nuestro temprano suicidio/ acomodo tu recuerdo a mi lado/y espero la llegada/ del sueño/ o del olvido. En 1978 Ina se fue a trabajar y estudiar a París, ciudad donde la conocí, aunque, en realidad, debería decir la reconocí porque ya alguna vez la había entrevisto en su casa familiar de Barranco, cuando yo, a la sazón, colaboraba con su padre, el educador y filósofo Augusto Salazar Bondy en la cátedra de Introducción a la Filosofía de la Facultad de Letras de San Marcos. Consigno estos datos por un doble motivo: porque sugieren el ambiente familiar en donde Ina se desenvolvía antes de viajar a Francia, marcado por la presencia de intelectuales rigurosos y creativos comprometidos con las realidades de su tiempo, influencias que heredó y que repercutirán en las nuevas circunstancias de su periplo europeo; y también porque este artículo que quiere saludar la aparición de En Tregua con la vida, poemario que estoy seguro ocupará un lugar de importancia en la poesía peruana actual, se nutre, qué duda cabe, del conocimiento que resulta de mi larga amistad con ella. Ya en la capital francesa Ina es profesora de español en un centro de idiomas y luego ingresa a la embajada peruana en donde permanece algunos años. Estos trabajos los combina con sus estudios que finaliza de modo brillante, pues aprueba todos los grados del currículo universitario hasta obtener la agregación y el doctorado. Ello le permite enseñar en planteles de educación secundaria, ejercer la docencia universitaria y convertirse, desde 1994, en profesora de Literatura Latinoamericana de La Sorbona. Durante este periodo lleva a cabo varias investigaciones que giran sobre autores y tendencias de la literatura peruana: la poesía de Blanca Varela, la obra de Westphalen ñtema de su tesis que merece la aprobación entusiasta del juradoñ, Moro y los surrealistas, Arguedas y Los Ríos Profundos, los poetas de la Generación del 50. Algunos de ellos aparecerán en publicaciones universitarias francesas. He tratado de deslindar la voz de Ina a fin de reconocer de dónde procede, de qué influencias se nutre y cuáles son sus raíces más hondas. Mi primera diligencia fue la de comparar este poemario con el anterior y comprobar que entre ambos hay, en medida importante pero sin confundirlos, una continuidad de tema, el amor, desde la dulzura, el asombro, la apetencia embriagadora y cómplice que provoca. Tu voz llega a mí/ con la leve seguridad de las aves/ al posarse viajera y errabunda. Colmada/ de la sonora inmensidad del aire/ Escamas de horizonte /en el pico/promesas que la palabra no apresa/ llega rumorosa como la ola que nadie detiene/ beso de sal y espuma/ en la deseosa arena. No obstante y a diferencia del poemario anterior, el amor deja de ser el tema exclusivo, pierde intensidad su carácter celebratorio y se convierte en espacio que alberga en sus meandros el dolor que provoca su caducidad. Es bajo la advocación de esa tristeza que se mete en todas partes que Ina crea uno de sus mejores poemas: Archipiélago /era el nombre del café/ la caprichosa geografía del deseo/ la lluvia exuberante/ resbalando/con la lenta certeza del latido / en la humedad del estío interior/ archipiélago/ como extremos remotos/ del beso que adolece/ tierra de nadie/ en la noche/ de neones ácidos y de cinc/ éramos el sueño/ que se desprende del archipiélago/ su ilusoria forma del encuentro/ el amor que perdió/ su hora y su lugar/ como se pierde el tren o / el barco/ el último archipiélago/ las hileras de sillas apilada se yerguen/ murallas de lo ordinario/ y las letras se extinguen/ una tras otra/ en la oscura matriz de mañana.

http://www.larepublica.pe/20-08-2002/los-poemas-de-ina-salazar


Lea un ensayo de Ina Salazar sobre Elqui Burgos:
http://www.revistasolnegro.com/sol%20negro/InaSalazar.htm

martes, 15 de julio de 2014

NUEVAS BATALLAS Y LA POÉTICA DE SÍSIFO, Por Pablo Landeo Muñoz

Robert Graves, en el tomo 1 de Los mitos griegos (1985), dice de Sísifo: “Ya fuese porque había agraviado a Salmoneo, o traicionado el secreto de Zeus, el caso es que Sísifo recibió un castigo ejemplar.  Los jueces de los Muertos les mostraron un enorme bloque de piedra […] y le ordenaron llevarlo rodando cuesta arriba hacia la cima de una montaña y soltarlo cuesta abajo en la otra ladera. Hasta ahora no ha conseguido hacerlo. Cada vez que está a punto de llegar a la cima, el peso de la desvergonzada piedra le obliga a retroceder y la mole vuelve una vez más a la misma base. Allí vuelve a tomar pesadamente y debe empezar de nuevo, a pesar de que el sudor empapa sus miembros y una nube de polvo  se alza sobre su cabeza” (:289-290). Entre los trabajos de Sísifo y la poética de Willy Gómez, entiendo que las batallas cotidianas, a las que Gómez Migliaro  denomina Nuevas batallas, es una alegoría que nos permitirá comprender una labor poética tenaz y persistente donde piedra y palabra en ascenso catalizan el esfuerzo de un personaje de la mitología griega y el de un poeta –que libro tras libro- debe enfrentarse a sus propias palabras, al silencio y a las miserias de la humanidad en una batalla constante, irrenunciable, en tanto sus ojos sean capaces de percibir el sol y los himnos que nos iluminan.
En este orden de cosas, sostengo que el último libro de Willy Gómez es el resultado de nuevas batallas, cuyos antecedentes, a modo de declaratoria o manifiesto de lucha, se evidencian en Nada como los campos. Tópicos como la violencia subversiva de los años 80 y 90 que desangró a nuestro país, la visibilización de espacios no tradicionales en la poesía canónica, la memoria del padre, la construcción de una  elite intelectual peruana y universal, la reconstrucción de un nuevo concepto de patria, etc. se hallan presentes, a modo de rizomas, en tres de sus fundamentales libros: el ya citado Nada como los campos (agosto, 2003), Construcción Civil (agosto, 20013) y Nuevas batallas (octubre, 2013). Sus demás libros (Etérea, 2002; La breve eternidad de Raymundo Nóvak, 2005 y El moridor, 2010), no se encuentran en la línea de lectura de mis comentarios porque  carecen de la fuerza confrontacional de aquellos. Y para mí, en el plano ideológico, esta es una de las características fundamentales en la poesía de Willy Gómez: la confrontación, el cuestionamiento de un orden social colonialista y decadente, cuya impronta lo percibimos cotidianamente.
El escritor ancashino Marcos Yauri Montero (2006), comentando la categoría Rizoma que presenta Deleuze y Guatari, manifiesta: “[L]a grama al hacer su recorrido por los espacios libres, no cubiertos por el hombre sedentario, se ramifica, confronta rupturas e interrupciones que se convierten en origen de recomienzos y surgimientos múltiples, sin principio ni fin; forman rizomas que a su vez son causas de nuevas ramificaciones y conexiones, de desterritorialización y reterritorialización. De igual modo, las literaturas nómadas recorren espacios y distancias del afuera, de la periferia; y por tanto, sus textos existen alejados de la historia oficial” (:16). La constancia de la grama para descubrir espacios y emerger en la superficie, bien puede simbolizar el esfuerzo de Willy Gómez por empujar la piedra y la escritura en constante movimiento, en ascenso, que a su vez genera negación y recomienzo permanentes. Además, las ramificaciones del rizoma (como la poesía de Gómez Migliaro) son periféricas, y se hallan distantes de una escritura incapaz de cuestionar un orden social injusto, de silenciar la muerte de 70 mil compatriotas nuestros (informes de la Comisión de la Verdad y Reconciliación) como consecuencia de la violencia subversiva. El autor de Nuevas batallas canta la memoria y la palabra enmudecidas; asume la deconstrucción de nuestra historia oficial a fin de sustituirla por otra, por aquella que los Quispe, los Chuquisuta y Huillca se echaron al hombro y cual sísifos rodaron pendiente arriba, con sus fatigas y su sangre, para erigirla como nación. Este es el país que canta Willy Gómez, a través de sus tres libros que temáticamente hacen un tinkuy; es decir, una unidad cuya característica revisaré a continuación, de manera sucinta, para el caso de la violencia política y la presencia de rizomas:
    POÉTICA DE SISIFO Y DESTERRITORIALIZACIÓN
Libros
violencia política



Nada como los campos

–como en Uchuraqay ejemplo de otras muertes / después de todos los horizontes del Perú (:14).
–Pero nada pasó y nada pasa / en el calmado firmamento donde siempre arrojamos estos cuerpos sin identidad (:35).
–Si hallaras la voz del fardo que nos sobrevive / no habría tanto muerto en este cielo deshecho del Perú / que empuja su palabra vertical (40).
–Detrás de las costas y la niebla inmortal, / las arenas contienen sangre. /Debajo del cielo allá en los andes / la cordillera es fresca / y los muertos recientes (:43).
–El canto de tu universo tiene ya un sentido en la descomposición de este campo (:52).


Construcción civil

–SER ESPEJO FRENTE A LAS RUINAS pedazo a pedazo ser continente / […] tumbas que nos permitan afirmar estacionamientos (:11)
–he encontrado desiertos / y con otro cuerpo te busco / y veo trescientas espaldas de relleno de exploración campal / esa legión tiene piel y claro te busco para situar / la primera piedra / pero es otro cementerio y su cristalización sofoca / azufre sí con azufre limpio tus habitaciones para recordarte(:26)
–a dónde se llevaron a Gómez / dime qué fue lo que pasó con la primera avioneta (:28)
–se habla magnolias después del crimen (:29)
Huillca / toda una cicatrización de seguir aprendiendo el Perú ahora (:71)




Nuevas batallas

–Ella se aferró a la justicia de su hermano ¿El dolor / es tener un cadáver o no encontrarlo? […] Nunca encontré / ese cuerpo que oscureció mis pensamientos (:14).
–De nuevo ruinas. / El tiempo –dirás / Casi veinte años / una maquinaria de guerra desvió su lucha fundamentalista / a un allá que no era suya (:17).
–Tocan, entonces, tu cuerpo y no eres tú. / […] La gente desentierra lo que su país esconde (:34)
–Presiento un país en mi cuerpo / puede decir el que exige / una reparación civil (:69).

Si Rosa cuchillo (Óscar Colchado, 1997), Retablo (Julián Pérez, 2004) y La noche y sus aullidos (Sócrates Zuzunaga, 2011) constituyen la base de una novelística de la demencia subversiva en los Andes; en poesía, Nada como los campos, Construcción civil y Nuevas batallas constituyen la visión y síntesis de más de dos décadas de angustia, de muerte y pavor que nos tocó vivir a los peruanos; es más, la poesía de Willy Gómez – a través de los libros citados–, propugna la reconfiguración de nuestro país incluidos los Quispe, Chuquisuta y Huillca.
Nuevas batallas es un libro donde se evidencia la historia de un país todavía con mentalidad colonialista no obstante su posmodernidad, su Larco Mar o Jockey Plaza. Batallas que se pierden y se ganan, que se escriben y reescriben, piedra a piedra, libro a libro. Nuevas batallas evidencia también conflictos por resolverse; Uchuraqay, Jirón Huanta, Conga, heridas que destellan dolor, viejos sinsabores y nuevos espacios de confrontación como la Amazonía, el narcotráfico, y el “Poder –como bien dice el poeta, acto inclusivo que impugnamos (:31). Willy Gómez, en síntesis, cierra el puño, abre la memoria, deconstruye la historia de una nación que no siempre es nuestra, visibiliza el Perú de Tello, de Arguedas y Huillca. Decide, no comprarse a sí mismo su silencio.


Lima, julio, 2014

viernes, 11 de julio de 2014

Olga Muñoz Carrasco presenta "Perú y la guerra civil española. La voz de los intelectuales", en Lima


Olga Muñoz Carrasco viaja hasta Perú para presentar el libro Perú y la guerra civil española. La voz de los intelectuales  (Madrid, Calambur, 2013).

Lunes, 14 de julio de 2014
19:00 horas


Casa Museo Ricardo Palma
Gral Suárez 189 – Miraflores
Lima, Perú

Perú y la guerra civil española. La voz de los intelectuales
Olga Muñoz Carrasco 
Hispanoamérica y la guerra civil española, 3. 562 p. 15,5 x 24 cm 
ISBN 978-84-8359-245-8
PVP 27,00 €

La guerra civil española, trágico desenlace de complejísimas y viejas tensiones, no resultaba un acontecimiento ajeno y llegó a vivirse como una causa propia entre muchos intelectuales peruanos: los más tradicionalistas vieron en ella una posibilidad real de acabar con un comunismo que amenazaba con destruir la raíz católica del mundo hispano; los escritores de izquierdas defendieron un orden democrático por el que también estaban luchando en su país. Para los que seguían en el Perú, el apoyo a la República, generalmente desde la clandestinidad, se tradujo en fuertes represalias.
Los intelectuales peruanos, cumpliendo las palabras de Vallejo («si la madre / España cae —digo, es un decir—, / salid, niños del mundo; id a buscarla!...»), fueron a la búsqueda de una España que se proyectaba más allá de sus fronteras y de su tiempo. El acercamiento a la península se detenía en la guerra pero abarcaba mucho más: existía una indagación sobre el origen y la historia comunes, una aproximación que el presente de entonces avalaba con violencia y terror en ambos países.

Olga Muñoz Carrasco (Madrid, 1973) es doctora en Filo­logía, profesora e investigadora en Saint Louis UNIVERSITY (Madrid Campus) y Colaboradora Honorí­fica del Depar­tamento de Literatura Hispano­americana de la Univer­sidad Complutense de Madrid. Especialista en poesía, se editó en Lima su monografía Sigiloso desvelo. La poesía de Blanca Varela (Pontificia Universidad Católica del Perú, 2007), trabajo por el que había recibido el Premio Extraordinario de Doctorado; también allí vio la luz su prólogo al poemario Hotel del Cuzco y otras provincias del Perú de Pablo Guevara (Pontificia Universidad Católica del Perú, 2003). Forma parte del proyecto de investigación «El impacto de la guerra civil española en la vida intelectual de Hispanoamérica» (Ministerio de Educación y Ciencia, España, 2007-2011; Ministerio de Ciencia e Inno­vación, 2012-2014). Como poeta ha publicado La caja de música (Madrid, Fundación Inquietudes / Asociación Poética Caudal, 2011) y El plazo (Madrid, Amargord, 2012).

http://calambureditorial.blogspot.com.es/2013/09/novedad-peru-y-la-guerra-civil-espanola.html

EL 24, 25 Y 26 DE JULIO SE REALIZARÁ EL COLOQUIO “POESÍA & ROCK EN EL PERÚ DE LOS 80”


La Casa de la Literatura Peruana será escenario del coloquio Poesía & Rock en el Perú de los 80, que se desarrollará los días jueves 24, viernes 25 y sábado 26 de julio de este año en nuestro auditorio ubicado en el Jr. Áncash 207, Centro Histórico de Lima (Antigua Estación de Desamparados).

El evento tiene como objetivo reflexionar sobre las mutuas influencias entre estas dos manifestaciones culturales y pensar, desde esta experiencia, la tradición lírica peruana.

Los poetas Róger Santiváñez y Sandro Chiri Jaime son los coordinadores del evento, que es concebido como un espacio propicio para la reflexión sobre este fenómeno urbano-cultural, así como para mostrar la producción poética y/o ensayística de algunos protagonistas de esta experiencia frente al devenir de la cultura urbana del Perú. La actividad es apenas una muestra de este proceso y no pretende constituirse ni como única ni como paradigmática.

El coloquio Poesía & Rock en el Perú de los 80 presentará, en sus dos primeros días, tres mesas de exposiciones y tres recitales poéticos, y se cerrará el sábado 26 de julio a las 6:30 p.m. con el concierto de dos bandas emblemáticas de aquellos años: Del Pueblo y Voz Propia.

Entre los participantes estarán los poetas Mariela Dreyfus, Dalmacia Ruiz Rosas, Giancarla Di Laura, Patricia del Valle, Fabiola Bazo, José Antonio Mazzotti, Domingo de Ramos, Eduardo Chirinos, Raúl Mendizábal, Manuel Liendo, Enrique Sánchez Hernani, Carlos Torres Rotondo, Frido Martin y Alejandro Susti.

Adjuntamos el programa donde se detallan los nombres de los participantes, las actividades y los horarios. El ingreso es libre.








COLOQUIO POESÍA & ROCK EN EL PERÚ DE LOS ‘80

Jueves 24 de julio de 2014:

Inauguración: 6:00 pm 

Milagros Saldarriaga Feijóo, directora de la Casa de la Literatura Peruana, y Sandro Chiri Jaime, Jefe del Equipo de Investigación de la Casa de la Literatura Peruana.

Presentación del Coloquio: Róger Santiváñez

Mesa 1: de 6:15 a 7:00 pm 

- Giancarla Di Laura: "Música-barrio & la Poesía de los 80"
- Manuel Liendo: "Tubular Bells, erótica distancia"
- José Antonio Mazzotti: "Resonancias rockeras en la obra de Raúl Mendizábal"

Mesa 2: de 7:00 a 7:40 pm.

- Róger Santiváñez: “Flor de rock, flor de humo. Un recuento del rock & roll en la poesía peruana”

- Raúl Mendizábal: "No solo rocanrol"

Recital de Poesía: De 7:45 a 8:30 pm.
Recital 1: Raúl Mendizábal, Eduardo Chirinos, José Antonio Mazzotti, Domingo de Ramos


Viernes 25 de julio de 2014:

 Mesa 3: De 6:00 a 7:15 pm.

- Carlos Torres Rotondo: "Rock & Poesía en el Perú de los 80"

- Alejandro Susti: "Una experiencia, algunas letras y un testimonio rockero"
- Dalmacia Ruiz-Rosas: “Poesía y rock subterráneo”

- Enrique Sánchez Hernani: “El impacto del rock en la poesía peruana”

Recitales de Poesía: De 7:15 a 8:30 pm.

Recital 2: Patricia del Valle, Alejandro Susti, Manuel Liendo, Enrique Sánchez Hernani

Recital 3: Frido Martín, Dalmacia Ruiz-Rosas, Mariela Dreyfus, Róger Santiváñez

Sábado 26 de julio de 2014: De 6:00 a 9:00 pm.

Concierto de Rock:

- “Visión general del rock peruano: presentación del concierto”, por  Fabiola Bazo

Bandas:

- Del Pueblo
  - Voz Propia



Para mayor información comunicarse con el Equipo de Promoción Literaria de la Casa de la Literatura al 4262573 anexo 103 o con Jaime Cabrera al 99-5544795 (Movistar) y 940-623916 (Claro).

Fiesta 2 años Kriller71 Ediciones - Noche brasileña en Llibreria Calders - 20/07


el domingo 20 de julio a las 21hs estaremos festejando los 2 años de Kriller71 Ediciones en la librería Calders (Passatge Calders, 9 - Sant Antoni) con una fiesta brasileña. Leeremos poemas de Paulo Leminski, Arnaldo Antunes, Marcos Siscar y Manoel Ricardo de Lima, dialogaremos con la poeta brasileña Maria Cecilia Brandi y compartiremos un mini recital de bossa nova a cargo de Núria Martí y Damián Dichi.

Nos encantaría poder encontrarl@s ahí; tenemos un camino en común con cada un@ de ustedes y sería maravilloso poder tenerl@s el domingo 20 con nosotros.

Para quienes no puedan estar, les agradecemos si hacen correr la voz a sus amig@s que vivan en Barcelona.

Aníbal Cristobo

Revista literaria “Lucerna” presenta su quinto número con un poema inédito de José María Eguren

Lucerna, una revista literaria cuatrimestral de formato impreso, acaba de publicar su quinto número, en el que trae como especial la publicación facsimilar de “Kábala”, un poema inédito de José María Eguren, junto a un comentario sobre él del especialista Ricardo Silva-Santisteban, así como una serie de artículos de crítica literaria, traducciones, poemas, cuentos y reseñas de libros recientes.

Esta edición de Lucerna será presentada por su director, Julio Isla Jiménez, y el crítico literario Carlos Morales Falcón el viernes 11 de julio, a las 7:30 p.m., en el auditorio de la Casa de la Literatura Peruana (Jr. Áncash 207, Centro de Lima).

El evento también tendrá un recital de poesía en el que participarán Ethel Barja, Paul Forsyth y Luz Ascárate, quienes han colaborado en la revista. El ingreso es libre. Al finalizar la presentación, la revista estará a la venta al precio de 10 nuevos soles.

En el quinto número de Lucerna se incluyen un artículo de Alonso Rabí do Carmo sobre Ciro Alegría, textos críticos sobre Javier Sologuren, Silva-Santisteban, Roberto Arlt, Georg Trakl y Vladimir Nabokov, y traducciones literarias de obras de Philippe Jaccottet y Ezra Pound.

En la sección de creación aparecen poemas de Denisse Vega Farfán, Paul Forsyth, César Panduro, Diego Lazarte, Katherine Medina Rondón y Luz Ascárate; así como cuentos de Claudia Salazar Jiménez, Jennifer Thorndike, Stuart Flores y Orlando Mazeyra Guillén.



Para mayor información comunicarse con el Equipo de Promoción Literaria de la Casa de la Literatura al 4262573 anexo 103 o con Jaime Cabrera al 99-5544795 (Movistar) y 940-623916 (Claro).

11 julio: Presentación y exposición bibliográfica LA ELEGÍA APU INKA ATAWALLPAMAN


El festival de poesía que une ciudades



Los colectivos de poesía “Durazno Sangrando”, “Grupo Parasomnia” y “Enero En la Palabra” se unen para realizar el I Festival Caravana de Poesía / Lima – Cuzco.

     Se aproximan once días claves para el escenario poético en el Perú, del 16 al 26 de julio –del 16 al 19 en Lima y del 24 al 26 en Cusco–, se realizará el “Festival Caravana de Poesía: Lima – Cuzco”, evento que promete reunir lo mejor de la poesía nacional y, al mismo tiempo, convertirse en un puente de intercambio cultural y creativo entre poetas limeños y cusqueños, entre nuevas y reconocidas voces.

     En Lima, se realizarán cuatro Recitales de Poesía Temáticos: “El cuerpo”, “La escritura”, “La naturaleza” y “La ciudad”; donde podrán tratarse estos tópicos a través de las diferentes perspectivas y enfoques que ofrecen los poemas. Estos recitales buscarán ser los más importantes del año, realizándose en los distritos de mayor movida cultural, como: Barranco, Miraflores y Centro de Lima. Además, en ellos, la poesía buscará el diálogo con otras artes, a partir de conciertos de jazz, proyecciones de documentales, improvisación de pintura, exposición de fotografías, etc.

     La primera fecha se llevará a cabo en “Luz Roja” Uazka Bar (Calle Manuel Bonilla 170, Miraflores) el miércoles 16 de julio a las 7:00 pm, y contará con la presencia de Cecilia Podestá, Jorge Frisancho, Micaela Chirif, Karina Valcárcel, Enidsa Novoa, Andrea Sovero, Adriana Chávez, Moisés Quiñones, Alina Zevallos, quienes tratarán la temática “el cuerpo” a través de la poesía. Durante el recital, la artista Stephanie Soria improvisará un lienzo inspirada en las imágenes poéticas que vayan transcurriendo.

     La segunda fecha, dedicada íntegramente a “la escritura”, se realizará en Cholo Art & Fun (Av. Bolognesi 198, Barranco) el jueves 17 a las 7:30 pm. En esta ocasión, se exhibirá un corto-documental sobre Carlos Germán Belli, dirigido por Javier Corcuera y La Mula Producciones. Recitarán: Rodolfo Hinostroza, Roger Santivañez, Rossella Di Paolo, Luis La Hoz, Diego Lazarte, Eduardo Cabezudo, Gonzalo Toledo, Franco Osorio-Antunez, Anaximandro Sánchez, Omar Mejía. Para cautivar a los asistentes, el evento continuará con un coloquio sobre la escritura poética y, finalmente, una banda de Jazz cerrará la noche.

     La tercera fecha, el viernes 18 a las 7:00 pm, consagrará a “la naturaleza”, teniendo una sede diferente: Café Bisetti (Pedro de Osma 116, Barranco). Para iniciar el recital, se exhibirá un documental sobre César Calvo –por Nora de Izcue–, y un corto-documental sobre José Watanabe, por Javier Corcuera y La Mula Producciones. Las  mesas de lectura estarán integrada por: Paul Forsyth, Mary Soto, José Miguel Herbozo, Willy Gómez, Alberto Schroth, Efraín Altamirano, Renzo Brusco, Piero Ramos. La noche estará acompañada por la Pintura en vivo de Belén Monó y la Exposición de Fotografía de Camila Villa.

     Concluimos el Bloque Lima, el sábado 19 de Julio en Koca Kinto Restobar (Calle Héroes de Tarapacá 177, Cercado de Lima). Desde las 7:00 pm la temática será “la ciudad” para las mesas de lectura que contarán con los repertorios poéticos de: Marco Martos, Domingo de Ramos, Oscar Limache, Manuel Fernández, Fernando Reverter, Blanca Segura, Mari Nakazaki y Juan Ignacio Chavez. Una imperdible clausura con Jazz en vivo. Pero el Festival Caravana de Poesía no concluye ahí, continuamos en Cusco del 24 al 26 de julio…

La entrada es libre.

Se agradece el auspicio de LA MULA https://lamula.pe/ y el apoyo de los colectivos difusores de arte: No música, Cinergia y Epítome. Invitamos a instituciones a sumarse a esta causa.

-          Festival Caravana de Poesìa (Bloque Lima):
Evento:
Contacto:
Durazno Sangrando / https://www.facebook.com/Dsangrando
Gonzalo Toledo / 986 898 565

-          Festival Caravana de Poesìa (Bloque Cuzco):
Evento:
Contacto:

Efraìn Altamirano / 992 075 920

lunes, 23 de junio de 2014

Movimiento Kloaka, 30 años: Una entrevista con Roger Santiváñez, por Enric Mallorquí-Ruscalleda y Sara Muñoz Muriana


A la noticia de la edición de la antología poetica Kloaka (ver imagen), recopilada por Zachary de los Dolores y editada por Amargord Ediciones en España, se suma esta entrevista realizada en el 2011 y recien publicada hace unos meses en la prestigiosa revista HISPAMERICA, que dirige Saul Sosnowski (U. de Maryland).

Enric Mallorquí-Ruscalleda [California State University-Fullerton]
Sara Muñoz Muriana [Dartmouth College]


En pocas palabras, ¿qué fue el Movimiento Kloaka?

El Movimiento Kloaka fue un ‘Encuentro’ –en el sentido de André Breton— de varias individualidades unidas por la poesía y el espíritu de la revuelta en un determinado momento histórico: el Perú de la década de los 80. Aquel ‘estado de revuelta poética’ fue fundado por la poeta Mariela Dreyfus y por quien responde a esta entrevista, en setiembre de 1982, tras una conversación casual en el Restaurant Wony del centro de Lima.
“Hay que romper con todo”, expresó Mariela, y en ese instante decidimos organizar un movimiento poético radical, que cuestionara todo el orden establecido en su conjunto y que, simultáneamente, cambiara la poesía peruana y latinoamericana. Les pasamos la voz a dos jóvenes estudiantes de literatura de la Universidad de San Marcos –donde nosotros también estudiábamos— Edian Novoa, narrador, y al poeta Guillermo Gutiérrez Lyma. Posteriormente se unieron sucesivamente los poetas José Alberto Velarde, Domingo de Ramos, Julio Heredia, Mary Soto y Lelis Rebolledo, así como el pintor Carlos Enrique Polanco. Este fue el núcleo central del MK, pero en su onda expansiva contó con la participación de los poetas Rafael Dávila-Franco, Rodrigo Quijano, Frido Martín, Bruno Mendizábal, Tatiana Berger, y los artistas plásticos Fernando Bryce y Roberto Caballo Cuenca. La vanguardia rock del MK estuvo conformada por ‘Kilowat’ y la ‘Kola Rock’, ‘Medias Sucias’, ‘Durazno Sangrando’ y ‘Delpueblo’. Actuaron como aliados principales los poetas José A. Mazzotti y Dalmacia Ruiz Rosas.

¿Cuál fue su ideario? 

El ideario del MK podría resumirse en tres puntos básicos: a) escribir una poesía que expresara el sentimiento, el alma, de las masas explotadas de aquel monstruo urbano llamado ciudad de Lima, usando para ello el habla cotidiana y directa en su plasmación como lenguaje poético; b) cuestionamiento frontal de todo el sistema ideológico del estado burgués bajo el que habíamos crecido –llámese Iglesia, Patria, Sociedad— en busca de formas alternativas de vida y realización humanas, distintas en el plano ético y estético, potencializando nuestra dimensión de artistas y seres de nuevo tipo, y c), la integración de las artes y la restitución de la experiencia estética a la vida cotidiana y al discurrir sencillo de las gentes.

¿Tuvo diferentes etapas?

En la historia del MK se podrían distinguir tres etapas. Una primera, la fundacional, durante la cual los cuatro miembros fundadores: Dreyfus-Santiváñez-Novoa-Gutiérrez nos dedicamos a una especie de psicoanálisis colectivo de varios días enteros para lograr una perfecta cohesión interna. A esto se sumaron pronto los nuevos integrantes, para finalmente lanzar el Movimiento con un Recital-Expo & Concierto realizado en el Bar La Catedral de la Plaza Unión de Lima, el 11 de febrero de 1983.
Una segunda etapa corresponde al desarrollo del MK y la formación de sus bases de amigos y simpatizantes en universidades –San Marcos y la Católica— y barrios de Lima, como Lince, Jesús-María, San Juan de Miraflores, Barranco y el Rimac, así como en provincias: Piura y Arequipa. Fue un periodo de prédica y difusión del mensaje del Movimiento para concentrarnos luego en los dos recitales habidos en el Auditorio Miraflores –abril y octubre de 1983.
La etapa final se centra en el recital de despedida, también en el Auditorio Miraflores, que tuvo lugar en febrero de 1984, motivo por el que se editó la revista Kloaka 1. Existió un momento posterior en París, en 1986, cuando José Alberto Velarde lanzó las actividades y publicaciones de Kloaka Internacional.

Kloaka es sinónimo de transgresión, ruptura, rebeldía, ataque, sátira. ¿Qué motivó exactamente la fundación de este movimiento, aparte de la decepción con los proyectos políticos? ¿Cree que ese tipo de movimiento tendría alguna influencia hoy en día, con la situación que vive Perú? En otras palabras, ¿se sustentaría un movimiento así en tu Perú actual?

Eso es muy difícil de saber para mí, porque primeramente yo no vivo en el Perú desde el 2001. Pero algo me dice que ahora la visión de los jóvenes poetas es no sólo diversa y dispersa, sino desencantada, descreída, solitaria. La motivación fundamental de la fundación de Kloaka fue nuestro deseo de romper con todo lo establecido, de manifestar públicamente nuestro enfrentamiento a una realidad con la que no estábamos de acuerdo.

El MK engloba toda una serie de prácticas culturales bien diversas dirigidas a un público popular: recitales poéticos, rock, etc. ¿Podría explicárnoslo un poco, por favor?

El MK busco la integración de las artes. De allí que nuestras presentaciones fueron lecturas de poesía, conciertos de rock y exposiciones de pintura, así como performances en un solo acto debidamente estructurado. Nuestro público era la juventud de las distintas universidades y barrios de Lima. Lo que queríamos era hacer llegar a los jóvenes de aquel entonces un mensaje de cambio y, simultáneamente, una experiencia estética de nuevo cuño. Queríamos decirles que el arte y la revolución eran posibles, porque bullían en nuestros corazones angustiados.

¿Por qué terminó Kloaka?

Se terminó porque cada uno de sus miembros emprendió su propio y personal camino creador. Estuvimos juntos casi dos años, conviviendo todos los días, leyéndonos tanto nuestras cosas como las de otros que también nos gustaban. Éramos una especie de taller de poesía y de aprendizaje para la vida. Pero, después de un tiempo, cada quien necesitaba su propio espacio, su soledad, para construir su obra escrita. Ahí empezó el fin.

¿Cuáles fueron sus epígonos?

Epígonos propiamente no creo que haya habido, pero sí simpatizantes de la propuesta. Poetas inmediatamente posteriores a Kloaka como Jorge Frisancho, César Ángeles, o jóvenes de la generación del 90, como Paolo de Lima o Victoria Guerrero. También puede decirse que varios grupos –o individualidades— de lo que fue desde 1985 el movimiento rock ‘subterráneo’ del Perú miraron con simpatía lo que había sido el MK un poco antes.

¿Dónde quedaron sus miembros?

Hacia 1984 salieron del Perú varios miembros de Kloaka: Polanco se fue a China, Heredia también a China y luego a París. José Alberto Velarde se estableció en París desde su salida. En 1988 Mazzotti viajó a los Estados Unidos. Mariela Dreyfus en 1989 empezó su postgrado en Columbia University. Ambos son connotados profesores universitarios en los Estados Unidos. Los demás nos quedamos en Lima. En 2001 me tocó a mí también viajar a Filadelfia para empezar un doctorado en literatura.

¿Queda algo del Movimiento?

Queda el espíritu de la revuelta en nuestros corazones y la amistad entre casi todos sus ex-miembros. Una gran solidaridad y la memoria de los días felices y terribles de nuestra juventud radical.

¿Haría algo diferente ahora, con respecto al grupo? Es decir, ¿cómo lo ve 30 años después?

30 años después es difícil decir si pudimos hacer algo diferente. Nosotros vivimos intensamente lo que nos tocó. Veníamos de una izquierda ultra y devinimos en una especie de visión anarquista y anárquica del mundo, mientras las bombas de Sendero Luminoso empezaban a apagar Lima casi todas las noches. Frente a la muerte reivindicamos la vida, es decir, la libertad, la poesía y el amor.

¿Fue Kloaka un movimiento unificado e integrador, especialmente de la izquierda progresista del país?

No, Kloaka más bien fue un elemento extraño para la izquierda del Perú. Algo incómodo: había mucho de anarquía en nuestra onda y propuesta; eso no era del agrado de los “Obispos bolcheviques”, como los llamó Vallejo. Sólo algunos militantes aislados y con aprecio por el arte pudieron comprender el mensaje del MK.

¿Cuál fue su público “ideal”? ¿Cuál fue la recepción de su obra en el contexto de la poesía peruana de los 80, en especial a su conflictiva relación con la tradición –especialmente la poesía de la “generación” del 50, los poetas de Hora Zero…?

Nuestro público ideal eran los jóvenes ‘descarriados’ de Lima. Allí teníamos una gran recepción: entre las colleras de chicos y chicas parados en las esquinas de sus barrios.
La recepción de mi obra fue bastante alentadora, aún antes de los 80, ya que yo empecé a publicar en revistas desde 1975. Y mi primer cuaderno, Antes de la muerte, es de 1979. Pero la cosa siguió igual cuando en 1984 –después de la vida Kloaka— publiqué Homenaje para iniciados, que tuvo buenas reseñas en las páginas culturales de los diarios y revistas. Lo mismo –y más en realidad— El chico que se declaraba con la mirada, de 1988, se convirtió sorpresivamente en un libro de culto.
En verdad no hubo tal conflicto con las generaciones anteriores. Lo que pasa es que Kloaka publicó un manifiesto, con unos cuantos nombres específicos a quienes criticábamos por algo concreto. Lo cierto es que yo aprendí mucho de los poetas del 50 –fundamentalmente de Jorge Eduardo Eielson y Pablo Guevara— y de la generación del 60 –en la antología Los Nuevos, que es de 1967. Por último, milité en Hora Zero, antes de fundar Kloaka. Podría decir que mi experiencia con Hora Zero fue esencial en mi perspectiva fundacional del Movimiento Kloaka. Lo que pasa es que para mí los de Hora Zero ya eran unos ‘patas viejos’ y yo buscaba la acción de y con los jóvenes.

El tono del Movimiento fue altamente satírico. ¿En qué términos y hacia qué instituciones?

El principal objetivo del MK era la destrucción y abolición del sistema capitalista-burgués bajo el cual crecimos. Esto significaba el desmontaje de todas las formas ideológicas de su dominación sobre los individuos. Usábamos la sátira para burlarnos de sus instituciones, centralizadas en sus cuatro pilares básicos: Patria-Iglesia-Sociedad-Estado. Realizábamos nuestra agitación a través de lecturas y presentaciones públicas, discusiones callejeras en las esquinas de los barrios adonde llegábamos con nuestro mensaje de cambio y ruptura, y también en los distintos bares del centro de Lima y de Barranco donde multitud de jóvenes nos esperaban para debatir la propuesta del MK. Asimismo, en nuestra obra proyectábamos estos planteamientos, los cuales eran expuestos igualmente en las entrevistas que diversos medios informativos nos hicieren.

¿Cómo fueron recibidas?

Con estupor. “Ustedes se han vuelto locos”, nos decían. Pero también teníamos el apoyo y la simpatía de muchos jóvenes, quienes se sentían solidarios con nuestra actitud.

Uno de los principios del Movimiento se puede concentrar en lo que ustedes llamaron la “Conciencia Vigilante.” ¿Que proponían con ello?

La Conciencia Vigilante de la que hablaba el MK era una forma de asumir un estado de alerta desde nuestra posición revolucionaria para señalar constantemente el estado de putrefacción al que había llegado la sociedad peruana a principios de los 80.
Queríamos reivindicar la vida frente a los bombazos cotidianos de Sendero Luminoso.
“Meter el dedo en la llaga” –como dijo González Prada— aunque “saltara la pus.” El regreso a la democracia formal representativa –tras 7 años de reforma velasquista y 5 de restauración fascistoide con Morales Bermúdez, ambas dictaduras militares— significó un empeoramiento total para la economía de las clases medias y populares; es decir, fue un fiasco. La corrupción del narcotráfico llegó hasta las más altas esferas del poder. La gente humilde asesinaba a sus hijos y luego se suicidaba en los Pueblos Jóvenes –eufemismo usado para llamar a las barriadas miserables— como fue el caso emblemático de Zenobia Palomino que marcó nuestro Movimiento. Todo esto hacía la situación insostenible, el Perú era una cloaca. Por eso decidimos lanzar el MK y deseábamos señalar cada una de estas cosas, proclamando la necesidad de un cambio revolucionario.

¿Cuál fue la relación entre las editoriales y las publicaciones del Movimiento?

No hubo ninguna relación con las editoriales establecidas en el Perú. Tuvimos que fundar nuestros propios sellos, el principal de ellos AsaltoAlCielo/Editores, aunque éste surge después de concluida la agitación kloakista. Durante su existencia el MK solo pudo imprimir volantes y manifiestos a mimeógrafo (la gran arma de esa época) y una revista Kloaka para el último recital, el de febrero de 1984 al que me he referido antes. Desde París, como también apunté, José Alberto Velarde lanzó un par de números de Kloaka Internacional y editó dos plaquetas: una con Poemas de Domingo de Ramos y la otra fue el libro de Rodrigo Quijano titulado Aproximación a S. Colonia & otros poemas, con el que este joven poeta, participante de la onda expansiva del MK, había ganado los Juegos Florales de la Universidad Católica en 1986.

¿Cuál fue la relación con las instituciones políticas y con el establishment en general, así como su desarrollo a lo largo de los años? ¿Se ha visto reconocido el papel fundamental que el Movimiento causó en el desarrollo cultural del Perú de la época?

El ‘establishment’ nos rechazó rotundamente, con la misma fuerza con la que nosotros lo atacamos. Las instituciones políticas hicieron lo mismo, incluyendo, salvo excepciones, a las de izquierda. Kloaka era algo que no cabía en sus esquemas. Con el paso del tiempo ha ido siendo reconocido lentamente por las nuevas generaciones de poetas y, en alguna medida, por algunos críticos y estudiosos de la literatura peruana, como, por ejemplo, los profesores José A Mazzotti, Ulises Juan Zevallos-Aguilar, Giancarla Di Laura, Cristian Gómez-Olivares, quienes trabajan en Estados Unidos, o Ricardo González Vigil, que trabaja en Lima, en su monumental Poesía Peruana, Siglo XX

¿Cuál fue la relación de Kloaka con otros movimientos de vanguardia, como por ejemplo el Infrarrealismo mexicano encabezado por Roberto Bolaño?

No hubo mucha relación, salvo el conocimiento, por esa misma época, de grupos afines como “Tráfico” de Caracas, aunque no llegamos a entablar contacto. O la “lumpen poesía” del Uruguay. Antes de Kloaka yo supe de la existencia del Infrarrealismo de Bolaño hacia 1976-77 vía Plural de México, que llegaba a Lima. A mí me entusiasmó bastante dicha actitud que venía desde 1973, inspirado en gran parte por el Movimiento Hora Zero del Perú, que es de 1970.
Más bien, como ya les conté, antes de fundar Kloaka, milité en Hora Zero en 1981 y en esa coyuntura Jorge Pimentel, uno de sus fundadores, compartía conmigo las cartas que le mandaba Bolaño. Igualmente, Juan Ramírez Ruiz, cofundador junto a Pimentel, me había mostrado un poco antes las cartas de Mario Santiago –líder con Bolaño de los Infras. Ambos –Bolaño y Santiago— decidieron integrarse a Hora Zero cuando éste se reagrupa en 1977. Pero, como MK, nunca tuvimos contacto real con los Infras de México, aunque nos hubiera gustado, por supuesto. Más bien ahora, desde Estados Unidos tengo contacto con Raúl Silva, Infra de esta hora, quien me mantiene al tanto de sus actividades.

¿Cómo tomaron su familia, profesores, etc., el abandono de una prometedora carrera académica a favor de la transgresión y la dedicación a la poesía?

Salvo mi padre –que era un abogado culto— y mi madre –pedagoga—, quienes siempre me apoyaron en mi vocación literaria, desde un comienzo yo tuve problemas en mi entorno pequeño-burgués cuando exterioricé mi inclinación por el arte y la literatura. Incluso en mi casa, mi hermano mayor, principalmente, jamás lo comprendió. Para él, uno podía tener vocación de abogado, médico, ingeniero, militar, etc. Pero, ¿poeta? ¿Qué es eso? Yo tuve que librar una batalla muy grande para imponer mi vocación. Así que ya se pueden imaginar lo que significó Kloaka para este tipo de mentalidad.
Mis profesores de San Marcos, donde yo era un estudiante muy bien considerado, se jalaron de los pelos cuando se enteraron que me largué hacia el centro de la subversión poética. Sólo hubo unos pocos a quienes el asunto les pareció interesante, o en todo caso polémico, como el gran maestro Antonio Cornejo Polar, por su actitud visionaria. Yo supe, por ejemplo, que él repartió el número de la revista limense Haraui –dedicado íntegramente a Kloaka— entre sus alumnos de Introducción a la Literatura para debatir en clase. Vicente Azar, el último poeta de la Vanguardia peruana del 30, profesor sanmarquino también, fue el único que al encontrarme un día con él en una galería de arte me saludó diciéndome: “Kloaka. ¡Que buena!” Y lo decía de corazón, comprendiendo desde su alma vanguardista de qué se trataba.

¿Podría contarnos la curiosa anécdota de los poemas que le tacharon al ganar el primer premio de su vida?

El asunto de los poemas tachados fue antes de Kloaka. Sucedió cuando me encontraba en Piura todavía, como alumno de “la Privada” –la Universidad de Piura, órgano corporativo del Opus Dei. En aquel entonces (1973) yo había optado por la poesía y escribí mi primer cuaderno titulado Entre el paraíso y el infierno. Este librito obtuvo el premio de poesía en los Juegos Florales de la Universidad. Pero lo gracioso es que el Jurado, obviamente guiado por el pensamiento Opus Dei, expresó en el acta que me daban el premio por tales y cuales poemas del libro, dejando sin mencionar tres o cuatro textos que, según ellos, pecaban de eróticos y/o políticamente izquierdistas. Igual me gané el premio, una suma considerable en un cheque firmado nada menos que por Dionisio Romero, Presidente del Banco de Crédito del Perú, vinculado al Opus Dei.  Pero como yo era un imberbe adolescente ‘zanahoria’ no se me ocurrió otra cosa que entregárselo íntegramente a mi papá. De todos modos, la alegría fue inmensa. Fui ovacionado, reconocido, como poeta en la Universidad y eso naturalmente afianzó mi vocación.

En una ocasión nos contó una linda historia sobre una foto que les ha popularizado por años…

Esa foto fue tomada por el Cholo Gálvez de Gente para el reportaje que nos hizo Julio Heredia, antes de integrarse al Movimiento, en el barrio de Santoyo, El Agustino, en la periferia del Cercado de Lima. Era un automóvil destrozado, abandonado, que la leyenda urbana sostenía había sido usado como coche-bomba por Sendero Luminoso.

Cuentan que fue usted quien re-bautizó a otro gran poeta de su generación, Domingo de Ramos...

Lo de Rómulo Domingo Ramos fue cuando él apenas se había sumado a Kloaka y se estaba presentando a los Juegos Florales de San Marcos. Me preguntó qué pseudónimo podría usar y yo le sugerí “Domingo de Ramos” –es decir, su nombre ligeramente variado con ese ‘de’ que le daba el toque místico, y además le dije, “así nadie se va a olvidar de ti”. A él le satisfizo la propuesta y desde allí firma como Domingo de Ramos. Hoy es uno de los poetas más populares, reconocidos y estimados de Lima.

¿Cómo valora el papel del MK, a casi 30 años de su fundación? ¿Tiene usted o alguno de los antiguos miembros del grupo preparado algún acto o publicación al respecto?

A 30 años de la fundación, es difícil para uno mismo medir la importancia, o no, del Movimiento. Lo valoro en la medida de la honesta entrega a esos ideales que significó para todos los que estuvimos involucrados en el asunto. Ya la historia se encargará de evaluarnos sin apasionamiento.
Yo tengo la idea de hacer un libro sobre el MK a manera de celebración de sus 30 años en el aire de nuestra memoria. Contaré la historia verdadera y haré una muestra de la mejor poesía de sus miembros, simpatizantes y aliados. Me gustaría también incorporar un CD con canciones de ‘Delpueblo’, ‘Durazno Sangrando’, ‘Kilowatt’, ‘Medias Sucias’ y ‘Montaña’ con su nuevo grupo ‘Las Arañas de Marte’. Ojalá se pueda hacer un álbum con obras de Polanco, Caballo Cuenca, Fernando Bryce y alguna gente de lo que fue ‘Huayco’. Algo así.

Centrándonos ya más en su obra, ¿cuál es el papel del “subalterno” y cuál el rol de la tradición oral –lo peruano, como usted apunta en el colofón de Symbol— o de la misma tradición lírica andina– en los poetas del movimiento y, por consiguiente, de su propia poesía?

“Subalterno” es otra palabra, en el rebuscamiento académico, para nombrar simplemente a las clases explotadas. En ese sentido, Kloaka buscó representar al “subalterno” peruano. En mi poesía eso estuvo muy claro desde el comienzo, pero últimamente ya no tanto, porque ahora mi subversión está en el plano del trabajo con el lenguaje. Desde la famosa frase poundiana “to use the language of common speech” del manifiesto imagista de 1915, todo Occidente quiso revolucionar la poesía mediante el habla cotidiana y coloquial. En Hispanoamérica esto quedó claro desde los Antipoemas (1954) de Nicanor Parra. Los poetas de Kloaka en la Lima de 1982 no podíamos sustraernos de tan marcada tendencia, que por lo demás hizo furor en los 60 con Cardenal, Lihn, Gelman, Dalton, Cisneros y Pacheco. De allí que decidiéramos abandonar las universidades y sumergirnos en el rico coloquialismo de las esquinas de los barrios populares. Producto de esa experiencia es mi libro Symbol y diversas instancias en la obra de los miembros del MK. La tradición lírica andina está presente en la poesía de José Alberto Velarde, hablante del aymara de la meseta collavina (entre Perú y Bolivia), hoy afincado en París.

¿Cuál es el sujeto de su escritura? ¿Lo social?

Era. Actualmente ya no. Mi escritura hoy en día puede considerarse neo-barroca. El sujeto es el lenguaje diría yo.

José Antonio Mazzotti, admirado crítico a quien debemos las mejores páginas que sobre el movimiento y sobre usted se hayan escrito, ha afirmado que [u]na de las tareas más desafiantes que en algún momento debe enfrentar todo crítico respetable de poesía peruana actual es la lectura atenta y entendimiento de la obra de Róger Santiváñez”.  Por ejemplo, un tema fundamental en su obra es el vacío, el trauma, la fragmentación del sujeto. Un trauma que junta algunas tragedias personales con otras sociales, como la violencia a la que estaba sometido el Perú en los 80... 

De acuerdo con la fragmentación del sujeto. Yo vengo de un país escindido. Una nación –si lo es— desintegrada, rota, discontinua, yuxtapuesta. Eso muy posiblemente se refleja en mi poesía y la constituye. Yo definiría mi vacío como la conciencia de la nada, es decir, la muerte. El trauma es psicosocial para cualquier peruano.  Desde la niñez uno presencia, vive y soporta la discriminación racial, la explotación económica y el desprecio social. Uno tarda bastante en liberarse de todo este trauma. La violencia no es sino el resultado de esta situación. Quizá el hecho mismo de empezar a escribir poesía fue para mí una manera de librarme de estos espantosos fantasmas que asedian la sensibilidad de todo peruano. Y si a eso le sumas una aguda y omnipresente conciencia personal de la muerte, ya tienes el cuadro clínico-poético completo.

Su poesía deja entrever una actitud existencial –que no existencialista— reflejada en la tremenda angustia de la voz lírica. Esta actitud entronca directamente con una larga tradición occidental a ambos lados del Atlántico y de la que multitud de poetas vanguardistas y post-vanguardistas han participado: Vallejo, Parra, Miguel Hernández, Dámaso Alonso… ¿Está de acuerdo con que su poesía enlaza con esta filosofía de la existencia, entendida ésta como la preocupación por la existencia humana, su cuestionamiento y el dolor de existir?

Por supuesto; toda gran poesía es existencial y eso es a lo que uno aspira. Desde los 13 o 14 de edad, incluso en ciertos instantes de mi infancia, sentí la angustia de vivir. La verdad es que jamás he comprendido, ni comprenderé, qué diablos hace uno aquí en este mundo. La conciencia de existir y del paso del tiempo es un enigma muy grande para mí. Un misterio absoluto. Nunca he sabido para qué se vive –o para qué vivo yo, en todo caso. La muerte me parece más rara todavía, aunque la asumo con tranquilidad, como echarse a dormir para no despertar nunca. Uno vuelve a la nada de donde vino. Por eso escribo, para celebrar con belleza en poesía, esta soledad de morar un corto tiempo entre los vivos. Y para amar lo que me gusta. Pero sé que nada de esto tiene sentido. Sé que todo es como un viento que pasa y hace susurrar a los árboles bajo “este cielo que veo y no otro” como dice Eielson. No va a quedar nada, salvo unos versos tal vez. Eso me basta para continuar hasta que un día me duerma y no me despierte.

Su poesía puede definirse como neo-vanguardista. ¿Cómo la relacionaría con la de las vanguardias históricas? ¿Qué lecturas le influyeron? Y cambiando de latitudes, ¿Cuáles fueron las lecturas europeas y de los poetas americanos que más le influyeron?

Por supuesto que me reconozco hijo o nieto de las vanguardias históricas. El Surrealismo como suma y cifra de todas ellas, fue y es fundamental para mí, tanto el círculo de Breton en París, como los latinoamericanos influidos por esta corriente –Paz, Moro, Westphalen, la Mandrágora chilena, Enrique Molina, por citar al vuelo. Las lecturas que me apasionaron cuando empecé a escribir fueron Huidobro, Vallejo, Borges, Lorca (el de Poeta en Nueva York), Girondo, Neruda (el de las Residencias), Martín Adán, Oquendo de Amat, Gorostiza, Villaurrutia, Pasos, Tablada –todos ellos vinculados a la vanguardia— y de los post-vanguardistas, principalmente Lezama Lima, Sánchez Peláez, Juarroz, Eielson, Sáenz, Pizarnik.
De los europeos: la tríada maldita formada por Baudelaire, Rimbaud, Verlaine y Mallarmé, que es el cuarto mosquetero. Apollinaire, Michaux, Valery.
En el mundo anglo-norteamericano, el “Modernism”: Stevens, Moore, e.e. cummings, Crane y, por encima de ellos, T.S. Eliot y Ezra Pound. Y, más cerca, los poetas de tres grupos centrales, la Escuela de New York (O'Hara), los de ‘Black Mountain’ (Olson, Creeley) y, con un amor especialísimo, los ‘beatniks’ Ginsberg, Corso, Kerouac, Burroughs y la genial Waldman. No podría precisar en qué términos me han influido; lo que si puedo afirmar es que todos ellos me dieron amadas y felices visiones y versos que enrumbaron mi camino en la poesía.

Al leer versos como “no habrá más belleza”, “yo soy el odio”, unidos al fuerte experimentalismo que se deja traslucir en su poesía, es inevitable acordarse de Nicanor Parra; ¿Hasta qué punto ha influido su antipoesía?

Yo nací a la poesía cuando imperaba el “conversacionalismo” (o coloquialismo como quieren otros) a principios de los 70, de modo que ese fue el modo natural en el que uno aprendía a escribir. En este campo tiene un lugar especial, fundador, la antipoesía de Parra, de enorme influencia en todo el mundo hispánico.  De hecho ha alimentado toda mi poesía, aunque no creo haber sido especialmente influido por ella, ya que decidí ir a las fuentes de Parra: Eliot y Pound.

En otra entrevista ha comentado que hoy en día, y en términos modernos, la poesía no posee ningún papel. ¿Lo considera un género en vías de extinción?

No creo que la poesía esté en vías de extinción; nunca morirá mientras exista un corazón humano sobre la faz de la tierra. Lo que pasa es que actualmente es un arte altamente elaborado y, por consiguiente, para unos pocos iniciados. Esto ocurre a causa de los condicionamientos socio-históricos y del propio desarrollo interno del lenguaje poético. Estamos hablando de arte poética, ya que la denominada poesía popular sigue danzando a su propio ritmo por todos lados.

¿Qué quiere transmitir a través de tus poemas?

El mensaje que yo quiero transmitir vía mi poesía es de amor y de belleza. El único papel que posee la poesía es aquel en donde un poema está escrito o impreso. Y eso, es lo máximo.

¿Concibe la creación de la poesía sin una finalidad política?

Actualmente sí, es decir, ahora cuando escribo no pienso en política –como quizá lo pensaba a fines de los 70 porque ya en la época de Kloaka;  en los “early 80s” mi visión era más amplia: quería representar lo humano simplemente. En estos días, escribo guiado por la música nada más. Para mí, las sílabas equivalen a notas musicales. Cuando escribo es como si compusiera una melodía. Entonces diría que mi intención es estética. La cuestión es que, como es lenguaje fluyendo, de todos modos uno va encontrándose contenidos o semántica, y, de ese modo, puede tocarse lo político, o lo social, o lo psicológico, lo histórico, lo divino, o lo amoroso, etc.
En la poesía que ahora escribo parto de una contemplación del mundo. No tengo jamás una idea pre-concebida antes de empezar el poema. Arranco con una percepción generalmente visual, o un recuerdo que es también una imagen poética, es decir, lenguaje, y la trato como música. Después, sobre la marcha, sobreviene el concierto de sonidos que voy enhebrando. Y voy hallando la semántica del poema. El dolor del pueblo o mi propia angustia sería algo que aparece, surge en el poema sin proponérmelo, porque es algo que llevo en los meandros interiores.



[HISPAMERICA, Número 126. Universidad de Maryland. Diciembre 2013]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...