Visita Proyecto Patrimonio

Visita Proyecto Patrimonio
Letras.s5 cambió de dominio

viernes, 31 de diciembre de 2010

UNA ENCUESTA COBARDE

Doy difusión a un texto firmado por Tulio Mora y Jorge Pimentel que se refiere a los resultados de la antología consultada preparada por Carlos López Degregori, Luis Fernando Chueca, José Güich y Alejandro Susti para la Universidad de Lima, como en este blog somos democráticos a pesar de que no compartimos la totalidad del texto, aquí lo publicamos íntegramente:

Nada más cobarde que trasladar una responsabilidad a terceros para obtener resultados convenidos. Este sería en esencia el mensaje que nos deja una denominada “antología consultada” sobre la poesía peruana entre 1968 y 2008, realizada por la ahora conocida Banda de los Cuatro: Carlos López Degregori, Luis Fernando Chueca, José Güich y Alejandro Susti, miembros de un pomposo Instituto de Investigación Científica de la Universidad de Lima y que ha arrojado resultados previsiblemente anticientíficos e interesados. Para ello, por supuesto, han recurrido al marketing con el propósito de difundirlo en los medios anunciándonos que los 45 poetas más mencionados serán incluidos en una antología que aparecerá en 2011.

Para contextualizar brevemente este nuevo despropósito de la literatura canónica, añadiremos que la banda en cuestión envió desde mayo de 2010 cartas a 137 personas, entre auténticos (y supuestos) estudiosos, poetas, profesores, recencionistas en los medios, la mayoría de ellos, naturalmente, amigos personales de los antologadores. En la carta solicitaban que el invitado eligiese 20 nombres que juzgaran imprescindibles en la poesía de los últimos 40 años y si fuera el caso que resaltasen los cinco títulos más memorables de ese mismo periodo.

Debemos agregar que entre los invitados nos encontrábamos los firmantes de esta carta, negándonos a responder a la invitación por las inconsistencias y premeditaciones de su propuesta, así como por los antecedentes de los antologadores, dos de ellos autores de un ensayo manifiestamente adverso a HZ. Y cada quien por su lado advirtió a López Degregori que se cuidara de incluirnos en la futura antología, aun cuando fuéramos mencionados en la desacreditada encuesta, a riesgo de ser denunciado judicialmente.

Pues bien, ya tenemos los resultados a partir de los cuales vamos a demostrar, puntualmente, que la premeditación, la desesperación de venderse, bajo el principio del viejo e infame pacto bajo la mesa, según el cual “tú votas por mí y yo voto por ti”, no es un prejuicio nuestro, sino la confirmación de una de las peores tradiciones de la poesía canónica peruana.

1) El Instituto de Investigación Científica tiene que explicar por qué los convenidos antologadores no cumplen con los requisitos propuestos en la carta de invitación, uno de los cuales era dar a conocer los 20 nombres más mencionados, de los que solo son publicados 10 (más uno sin numeración). La explicación confusa (o sea nada científica) es que la reducción está relacionada con el número de menciones, insinuando que sería poco elegante incluir a los restantes (nueve) por las pocas menciones que recibieron. ¿Qué clase de estadística es esta? Es como si Apoyo o Datum, a proposito de la actual campaña electoral, escondieran la votación de algunos candidatos porque alcanzan discretos porcentajes.

2) El otro requisito, mencionar los cinco libros “decisivos”, delata con harta visibilidad el objetivo que escondía la famosa “antología consultada”: promocionar a Carlos López Degregori, ya que, sorprendentemente, los cinco títulos terminan siendo siete, con dos puestos más que incluyen empates, en uno de los cuales, el 6º lugar, aparece nada menos que el cabecilla de la Banda de los Cuatro. Peor aún: con inexplicable excusa la banda se permite ocultar otros títulos que obtuvieron alguna votación argumentando que se trata de “una gran dispersión”.

3) ¿Qué clase de rigor científico puede explicar el hecho de que los nombres más votados (el querido José Watanabe obtiene, por ejemplo, 101 votos) alcancen cifras ridículas y abismalmente dispares cuando se les solicita a los encuestados citar los títulos de sus libros más memorables? Para seguir con el mismo Watanabe, que encabeza la lista de los más votados, solo alcanza 17 votos por “El huso de la palabra” (13.82% del total) y 10 por “Cosas del cuerpo” (8.13%), mientras que “En los extramuros del mundo”, de Enrique Verástegui, el más votado en este rubro, obtiene apenas 23 votos (18.69%). Por cierto, el porcentaje del sexto autor de un título mencionado, Carlos López Degregori, que no debería estar incluido según sus propias reglas (el requisito era que fueran solo cinco títulos, recordemos), y que empata con tres poetas más con 7 votos (los tres son de HZ), alcanza 5.10%.

Por supuesto, los porcentajes variarían si nos sujetáramos a la advertencia de los antologadores de que se trata de una votación en un universo de solo 53 consultados. Pero ¿no es desastrosamente revelador que más de la mitad (56.92%) no haya querido opinar al respecto? Esto supone que no estaban muy convencidos de la calidad de las obras o simplemente no las recordaban, vale decir, que la mayoría no relaciona autores con obra. ¿Qué clase de críticos, profesores, poetas o mil oficios son estos que conocen nombres pero no libros? La clase de amigos que tiene la Banda de los Cuatro. Y entonces la consulta descubre toda su fragilidad e incapacidad disfrazada de “investigación científica”.

4) Es lamentable que esta nueva desvergüenza literaria mantenga en pie las peores taras del centralismo literario. Los autores se enconden en una improbada explicación de que seleccionaron una lista de cerca de “cuatrocientos nombres que se situaran en el marco cronológico de nuestra consulta”, pero resulta que los consultados, también previsiblemente, votaron por los poetas más mencionados en los medios, es decir por los que nacieron o han producido su obra en Lima. Este gesto pinta de cuerpo entero el criterio canónico recurrentemente discriminador desde Riva Agüero hasta la última antología de José Miguel Oviedo (España, 2009) y reafirma que quienes controlan el poder cultural en el Perú siguen siendo los herederos de los letratenientes que fundaron la tradición poética escrita en nuestro país, como sostenía Martin Lienhard. Nombres tan valiosos como José Luis Ayala, Omar Aramayo, Baltazar Azpur (poeta apurimeño quechuaescribiente ya fallecido, y como él tampoco están presentes autores en esa lengua), Samuel Cardich, Marcial Molina, Ricardo Oré, Jorge Nájar, Angel Garrido, Bernardo Alvarez, pero limeñas y limeños como Rosina Valcárcel, Enriqueta Belevan, Dalmacia-Ruiz Rosas, José Rosas Ribeyro, Enrique Sánchez Hernani y Jerónimo Pimentel son puestos al margen cediendo puesto, con grosera patería, a poetas de absoluta falta de calidad y hasta de continuidad (suman decenas).

5) Tampoco parece riguroso, sino una tumultuosa subjetividad, el hecho de que los consultados fueran elegidos a conveniencia de la Banda de los Cuatro. Es curioso que, por ejemplo, ni Rodolfo Hinostroza ni Enrique Verástegui, solo por citar dos casos, aparezcan entre los invitados y sí narradores o investigadores de otras materias académicas, como ocurre con un estudioso de música criolla de la universidad Católica. Es cuando la suspicacia toma la solidez de un hipopótamo: los que enviaron cartas de invitación, como Carlos López Degregori, para la consulta sabían que, por cortesía, inevitablemente aparecerian en la encuesta, ocomo ocurre precisamente con él que aparece en el 4º lugar entre los 10 más votados. Más aún: toda la banda se cuidó de seleccionar a una gran mayoria de personas de su entorno para lograr los resultados que esperaban.

6) En la medida que esta es una carta abierta firmada por dos escritores de HZ que rechazaron participar de una farsa que refleja una falta de compromiso académico, poético y ético, amparándose en la cobarde coartada del tumulto para no decir nada, volvemos a recordarle al cabecilla de la Banda de los Cuatro, Carlos López Degregori, que se inhiba de incluir nuestros nombres en la antología que pretende publicar. Porque seguimos sosteniendo que no es representativa de la poesía peruana de los últimos 40 años y no refleja los cambios sustanciales que han reconfigurado el Perú, como la concreción de su reconocimento en la multiculturalidad -soldando así, poco a poco, los trágicos desgarramientos del pasado y que culminarán cuando haya equidad y justicia-, la exigencia de los olvidados a ser legitimados a traves de una estética híbrida, de fusión (a la que, por cierto, dio inicio Hora Zero en los años 70) y la producción de nuevas fuentes literarias ex-céntricas, periféricas, multiformes, archipiélagas, indiferentes del canonismo castrador y virreinal que berracamente aún cree que el Perú es Lima.

Lima, 29 de diciembre de 2010

Tulio Mora
Jorge Pimentel

miércoles, 29 de diciembre de 2010

RESULTADOS ENCUESTA "LO MEJOR DE 2010"



Como todos los años este 1 de enero publicaremos nuestra lista de libros de lo mejor de 2010. Como en Sol negro hicimos una encuesta que es solo referencial, pero que muchos pidieron que se publiquen los resultados, aquí van:

1) ¿Cuál es el poemario del año?
De un total de 748 votos: con 212 votos Dantes de Miguel Ildefonso, seguido de cerca con 165 votos por La belleza no es un lugar de Juan Carlos de la Fuente.

2) ¿Cuál es la mejor reedición del año (incluidas las antologías)?
De un total de 323 votos: con 181 votos Ensayo sobre la rosa de Miguel Ángel Zapata.

3) ¿Cuál es el mejor libro de ensayo/estudio sobre poesía?
De un total de 213 votos: con 80 votos Casa, Cuerpo. La poesía de Blanca Varela frente al espejo de Camilo Fernández Cozman.

4) ¿Cuál es el mejor primer poemario?
De un total de 426 votos: con 116 votos El camino, el amor y un cartero de Alex Alejandro.

5) ¿Cuál es el poemario del año de un poeta extranjero publicado por una editorial peruana?
De un total de 83 votos: con 49 votos Poesía de Thomas Boberg

martes, 14 de diciembre de 2010

FECHA FINAL DEL "VIERNES DE LETRAS" EN EL BAR ZELA‏

El viernes 17 de diciembre se cierra el ciclo “Viernes de Letras”, en el mítico Bar Zela. Se presentará la revista “Exilio” de Miguel Lerzundi. Tendremos en el recital poético a Victoria Guerrero, Rodrigo Quijano, Teresa Cabrera. Además de la proyección del video “Cuerpo tallado a verbos”, de Jair Uzziel y John Martínez. A las 20.00 hs. En el Bar Zela. Av. Nicolás de Pierola 961. Plaza San Martín. Entrada Liberada.

La última fecha del año en este ciclo se viene con todo, Lerzundi peruano que viene de vivir unos años en Paris, llega a presentar el último número de su revista publicada en el barrio latino de Paris, con un especial sobre Bret Easton Ellis, a quien conoció allá.

Luego la mesa de poesía, presentando el poemario "Sueño de Pez o Neblina” (Teresa Cabrera / Álbum del Universo Bacterial /2010), con las lecturas de dos de los poetas más importantes de su generación Rodrigo Quijano y Victoria Guerrero. Se proyectará el video de Uzziel y Martínez. Se regalaran libros, música y otras sorpresas.

Este primer año en el Zela ha sido genial, hemos tenido a invitados como: Enrique Verástegui, Rocío Silva-Santisteban Carlos Calderón Fajardo, Enrique Sánchez Hernani, Ana María Falconí, Luis Fernando Chueca, Armando Arteaga, Domingo de Ramos, Rodolfo Hinostroza, Alexandra Tenorio, Alejandro Susti, Gabriel Ruiz Ortega, José Carlos Yrigoyen, Tilsa Otta, Oswaldo Reynoso, Luis Hernán Castañeda, Bruno Mendizábal, Miguel Idelfonso, Víctor Coral, Andrea Cabel, Paul Guillén, Luisa Fernanda Lindo, José Pancorvo, Diego Lazarte, Rocío Fuentes, Giancarlo Huapaya, Rodolfo Ybarra, Karina Valcárcel, entre otros éditos e inéditos.

Del extranjero nos visitaron: Ernesto Carrión (Ecuador), Diana de Hollanda (Brasil), Luis Carlos Mussó (Ecuador), Elizabeth Neyra (Chile), Dira Martínez (Venezuela), Leonardo Valencia (Ecuador), Feli Dávalos (México), Virna Texeira (Brasil), Marina Hodecker (Brasil), Pablo Maire (Chile), Danciso Toro (Ecuador), Miguel Antonio Chávez (Ecuador).

Así que comparte con nosotros el 17 que será la última fecha del año, tendremos sorpresas, brindis y regalos, los esperamos en el sótano del Bar Zela. Av. Nicolás de Pierola 961 - Plaza San Martín. 20.00 hs. Entrada Liberada

lunes, 13 de diciembre de 2010

Presentación del libro QUIMÉRICA TROMBOSIS (Lustra Editores, 2010) de Mirtha Núñez Cueva

Lustra Editores se complace en anunciar el lanzamiento del libro QUIMÉRICA TROMBOSIS de Mirtha Núñez Cueva:

La presentación será este jueves 16 de diciembre de 2010 en Albazos (Calle Berlín 172 - Miraflores) a las 7:00 p.m. Los presentadores serán Fernando Rivera, Paul Guillén y Víctor Ruiz Velazco.

Mirtha Núñez Cueva (Arequipa, 1971) ha realizado estudios de Derecho y Literatura y Lingüística en la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa. Se ha desempeñado como periodista cultural durante varios años en medios escritos de Arequipa. Ha publicado sus poemas en diversas revistas como Estigia, Mosca académica, Tortuga ecuestre, Enemigo rumor. Ha publicado la plaquette Reflejo vítreo, y los poemarios Tierra láctea (AQP Libros, 2006) y Quimérica trombosis (Lustra, 2010).

Sobre el libro:

Los flujos del mundo. La poesía es sangre y savia. Ciclos, núcleos, cambios, constantes, procesos, simulacros, reapropiaciones, travesías, circulaciones, respiraciones, mutaciones. QUIMÉRICA TROMBOSIS de Mirtha Núñez viene a confirmar una voz singular y única dentro de la poesía peruana contemporánea, una voz que se despliega en recorridos líquidos o porosos, y es abundante en la utilización de colores. Celebración de la naturaleza: plantas, aves, insectos. Reflexión sobre el cuerpo: piel, órganos internos, sangre. Núñez establece claras filiaciones con poéticas tan disímiles y cercanas como las de Góngora, Eguren, Neruda, Lezama Lima, Eielson, Varela, Guzmán, Bracho. QUIMÉRICA TROMBOSIS es el libro de la creación de un nuevo ser mediante un decir fragmentado, arrítmico y cristalizado.

Revista godard! presenta CURSOS DE VERANO 2011

ENERO

Neorrealismo Italiano: El Primer Movimiento de Cine Moderno

Por Claudio Cordero

Martes y jueves de enero. Fecha de inicio: martes 4. Hora: 6 p.m.


Hollywood Prohibido: El Cine Norteamericano antes de la Censura

Por Claudio Cordero

Lunes y miércoles de enero. Fecha de inicio: miércoles 5. Hora: 6 p.m.




FEBRERO

Cine Negro: El Género de la Fatalidad

Por Claudio Cordero

Martes y jueves de febrero. Fecha de inicio: martes 1. Hora: 6 p.m.


Nuevos Cines: Las Nuevas Olas que Remecieron al Mundo

Por Claudio Cordero

Lunes y miércoles de febrero. Fecha de inicio: miércoles 2. Hora: 6 p.m.


ENERO - FEBRERO

¿Qué es el Cine?: De D.W. Griffith a Wong Kar-Wai

Por Sebastián Pimentel y Leny Fernández

Miércoles de enero y febrero (8 sesiones). Fecha de inicio: miércoles 5. Hora: 6:30 p.m.


Horror en el Cine Americano: De Tod Browning a Wes Craven

Por Sebastián Pimentel y Leny Fernández

Sábados de enero y febrero (8 sesiones). Fecha de inicio: sábado 8. Hora: 3:30 p.m.

Informes

cursos.godard@gmail.com

O llamar al 431-9079, 999-555-262, 990-085-094

Horarios y syllabus: http://www.revistagodard.blogspot.com/

Inscripción previa

VACANTES LIMITADAS

Cada curso consta de ocho clases de tres horas de duración.

Costo: S/. 250 cada curso. Precios especiales por matrícula en más de un curso.

domingo, 12 de diciembre de 2010

PAUL GUILLÉN EN EL BLOG "LA PRIMERA PALABRA" DEL POETA CUBANO HERIBERTO HERNÁNDEZ MEDINA

De su libro Historia secreta (AECID - Lustra editores, 2008), que nos hiciera llegar amablemente el poeta peruano Paul Guillén (1976), ha escrito Luis Fernando Chueca: “Leer Historia secreta es aceptar una invitación a abismarse. A dejarse llevar por una violencia que se levanta, en primer lugar, contra uno mismo.” Puede, tal vez, parecer una apreciación desmesurada, pero la lectura nos hace percatarnos de inmediato de la exactitud de sus términos. La fragmentación explicita en la exposición de los textos no hace más que invitarnos a una integración que vaya mas allá de lo formal, de lo tipográfico. La sensación latente de que existe un cordón que puede unir el antes y el después, el origen y el tiempo que vendrá; trenzado con los hilos en que se confunden la tradición lírica y la historia, podría ser el antídoto que nos haga inmunes a la dispersión, a la inexistencia. El poeta ha tirado de esa cuerda y este libro pudiera ser los apuntes de esa aventura.

(seguir leyendo)

Nuevo libro de Eduardo Milán: Vacío, nombre de una carne. Editorial HUM (*)

“Vacío, nombre de una carne” profundiza la fase más reciente del lenguaje poético de Eduardo Milán (Rivera, Uruguay, 1952). Se trata de una práctica de la desencarnación de la palabra puesta en evidencia tras su enorme gasto. Lo que esto atrae de crudo de un lenguaje que toma como desafío su no desarticulación completa y que a su vez se retacea, muestra la hilacha, es un modo de celebrar, después de todo, su estar vivo de nuevo, empezando. Escribir con la acumulación de lo sabido sin temor a la distracción, a los cruces, a las opciones, a las vueltas. Si esto supone una exterioridad del acto poético, al mismo tiempo exhibe una subjetividad empecinada. Poesía que al mismo tiempo, en sí misma, denuncia el tiempo de la evidencia y de la suspensión.

Eduardo Milán / Nació en Rivera, Uruguay, el 27 de julio de 1952. Por motivos políticos –su padre fue encarcelado de 1973 a 1986- se exilió en México en 1979. Fue miembro del consejo de redacción de la revista Vuelta, dirigida por Octavio Paz y del Sistema Nacional de Creadores de Arte, del cual forma parte en este momento. De sus publicaciones recientes en poesía se menciona: Acción que en un momento creí gracia (2005), Índice al sistema del arrase (2007), El camino Ullán seguido de Durante (2009) y Solvencia (2010). La Biblioteca Nacional de Uruguay publicó en 2008 Habrá tenido lugar (antología poética 1975-2008). En ensayo destacan: Justificación material (2004), Un ensayo sobre poesía (2006), Sobre la capacidad de dar sombra de ciertos signos como un sauce (2007). La Biblioteca Nacional de Uruguay publicó en 2009 la antología de ensayos Veredas a los modos de un bosque.

Poeta decisivo de la contemporaneidad latinoamericana, Eduardo Milán es, ante todo, el poeta del poema, en un sentido muy próximo al que empleó Heidegger a propósito de Hölderlin: en él la esencia del lenguaje se debate en la poesía, porque es a partir de ella que el lenguaje se refunda y entonces se vuelve esencialmente posible. El giro fundamental que se lee en su obra lleva esa marca. Sus textos poéticos no sólo se preguntan por el lenguaje, por la insuficiencia que traza su contorno, vale decir por la distancia y la diferencia con la cosa que la palabra cubre y descubre a la vez. No es un gesto teórico tranquilizante. En realidad, su potencia entabla un paso más radical: la poesía de Milán, que envuelve como tema a su propio proceso de escribirse, se libera de ese tipo de acción metapoética capaz de hundir el poema en “el pozo de sí mismo”, en un “objeto de belleza” separado del mundo, para entonces abrazar crítica y dramáticamente a esa mundanidad en la precisa instancia de su resistencia, en el movimiento de una memoria que lo persigue para impedir el vacío, al tiempo que lo señala, justamente, con la carnadura mundana del poema. De esa forma, el juego intenso de las palabras y sus derivaciones, sus paronomasias, sus ecos semánticos, sus asociaciones múltiples, en fin, la ubicuidad de todo ello, jamás cuaja en ludismo apariencial; los ajustes y desajustes de su movimiento escriben una razón que desborda a las estabilidades más palmarias de los clisés de la racionalidad. Vacío, nombre de una carne es una pieza excepcional en ese sentido. Y más: un paso adelante en la clave material de su encarnación. En él los versos apuestan a “dejarse ir entre rápidos”; precisan de esa energía que les resulta inevitable, pues de lo contrario no habrá mundo, para Milán, en la plenitud de un mero referir. Al contrario, sólo se trataría, si así fuera, del cadáver de la poesía, del lenguaje y del mundo, de todos a un tiempo. En esos “rápidos” entra ese rejuego entre ensayo y poesía, entre cuasi verso y cuasi prosa, ambos con sus memorias en cruce y pregnancias recíprocas. Pero Vacío, nombre de una carne es por sobre todo un nuevo darse de la resistencia a la cosificación de palabra y realidad extra-palabra (una y otra son contiguas y simultáneas), porque el vacío es el nombre de una carnadura que precisamente pelea la amenaza de ausencia. Como en los cortes cárnicos del Uruguay, el vacío es una carne, sabrosa, dramática en su jugo y en su juego. De ahí el brillo inagotable de su intemperie, su metáfora nuestra, su refundación tan suya, de Eduardo Milán, en la que nos leemos, al calor de las brasas que queman.

Hebert Benítez Pezzolano

(*) Tomado del facebook de Laura Giordani

jueves, 9 de diciembre de 2010

PRESENTACIÓN DEL LIBRO POSEÍA (2005-2010) DE VÍCTOR CORAL


Mañana viernes 10 de diciembre a las 8 de la noche se realizará la presentación del esperado cuarto poemario del poeta, narrador, periodista y blogger Víctor Coral. La cita es en el Bar Zela (Plaza San Martín - Centro de Lima). La edición ha estado a cargo de Paracaídas editores. Los presentadores serán José Pancorvo y Gino Roldán.

PRESENTACIÓN DEL LIBRO GUARDIÁN DE ACANTILADOS DE JOE MONTESINOS

INSTITUTO RAÚL PORRAS BARRENECHEA

LUNES 13 DE DICIEMBRE DE 2010
PRESENTACIÓN DEL LIBRO
GUARDIÁN DE ACANTILADOS DE JOE MONTESINOS ILLESCA

El Instituto Raúl Porras Barrenechea se complace en invitar a la presentación del poemario Guardián de Acantilados de Joe Montesinos. Dicho evento se realizará el lunes 13 de diciembre de 2010 a las 7:00 p.m. en el Instituto Raúl Porras Barrenechea (Calle Colina 398, Miraflores - Alt. cuadra 52 de la av. Arequipa). Comentarán el libro Juan Carlos de la Fuente, Paul Guillén y Carlos Morales Falcón. Están todos invitados. INGRESO LIBRE. BRINDIS DE HONOR.

martes, 7 de diciembre de 2010

El poeta español Ernesto García López en Albazos

Este jueves 9 de diciembre a las 7:00 pm
Albazos te invita a conocer este nuevo espacio

Calle Berlín 172 - Miraflores


Recital Poetico

Ernesto García López (España)
Bruno Pólack
Mario Morquencho
Joe Montesinos Illescas
Dalia Espino
Verónica Cabanillas Samaniego

Performance

Poesía sonora

Giankarlo Huapaya Cárdenas

Ernesto García López. Estudios de Antropología Social y Cultural, Biblioteconomía y Documentación, así como de Investigación, Gestión y Desarrollo Local por la Facultad de Sociología y Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid. Profesionalmente se dedica a la gestión cultural, la cooperación internacional y el desarrollo local. Hasta la fecha ha publicado los poemarios: Voz (1998), Fiesta de pájaros (2002), El desvío del otro (2008); así como las plaquettes Últimos poemas de Félicien Rops (Ayuntamiento de Zaragoza, 2005) por la cual recibió el primer accésit del XXII Concurso de Poesía Ciudad de Zaragoza, y Tierra de nadie en Letter Press Broadsides (Poetry Series, 22. New York. USA), perteneciente a la editorial Pen Press (http://www.edicionespenpress.com/). A principios de 2011 está prevista la publicación de su nuevo poemario titulado Ritual. En la actualidad desarrolla labores de co-dirección editorial en la Revista Internacional de Literatura Galerna junto a Marta López-Luaces y Edward Lamboy. Esta revista de literatura está editada por la Montclair State University de Nueva York (http://www.montclair.edu/) y tiene por objetivo establecer un puente de comunicación entre la literatura hispanoamericana y la española. Colabora como crítico en los blogs literarios Pájaros de papel (http://blogs.laopinioncoruna.es/pajarosdepapel/) del diario La Opinión de Coruña, Pata de gallo (http://patadegallo.blogspot.com/), y en la revista Culturamas (http://www.culturamas.es/).

lunes, 29 de noviembre de 2010

ENCUESTA: LO MEJOR DE 2010

Antonio Cisneros, Blanca Varela, Jorge Eduardo Eielson, Javier Sologuren, Rodolfo Hinostroza y Abelardo Sánchez León

Para Sol negro (ver recuadros de la derecha) proponemos la ENCUESTA: LO MEJOR DE 2010, las preguntas son: 1) ¿Cuál es el poemario del año?; 2) ¿Cuál es la mejor reedición del año (incluidas las antologías)?, 3) ¿Cuál es el mejor libro de ensayo/estudio sobre poesía?, 4) ¿Cuál es el mejor primer poemario? y 5) ¿Cuál es el poemario del año de un poeta extranjero publicado por una editorial peruana?

1
En las arenas de Homero (APL) de Marco Martos
Una mesa en la espesura del bosque (Peisa) de Carlos López Degregori
Fusión (Amargord) de Yulino Dávila
Amaranth precedido de Amastris (Amargord) de Róger Santiváñez
Morir es un arte (Tranvías) de Mariella Dreyfus
Plexo solar (Aquelarre) de Oswaldo Chanove
Estudio sobre la belleza (Cuzzi) de Alonso Ruiz Rosas
Hotel Planeta (Mesa redonda) de Marcela Robles
Demolido fuego (Cascahuesos) de Domingo de Ramos
La belleza no es un lugar (Carpe Diem) de Juan de la Fuente
Amados transformadores de corriente (AUB) de Rafael Espinosa
Transtierros (Fuga) de Maurizio Medo
Desvelo blanco (Tranvías) de Ana María Falconí
Moridor (Pakarina) de Willy Gómez
Dantes (Lustra) de Miguel Ildefonso
Palabra de hombres (Dragostea) de Luis Ormachea
La muerte de un burgués (AUB) de Jerónimo Pimentel
Shadowplay (Hipocampo) de Vedrino Lozano
Los velos de la derrota (Dragostea) de María Miranda
Una mancha en el colchón (Lustra) de Karina Valcárcel


2
Obra poética completa (Cascahuesos) de Edgar Guzmán
Luzbel (Estruendo mudo) de Oswaldo Reynoso
Pedestal para nadie (Mesa redonda) de César Calvo
País interior (Bisagra) de Tulio Mora
Cosa de nadie (FECP) de Luis La Hoz
Humo de incendios lejanos (Mesa redonda) de Eduardo Chirinos
Ensayo sobre la rosa (USMP) de Miguel Ángel Zapata
Ceremonial de muertes y linajes (Mesa redonda) de Jorge Eslava
Trípode (Lustra) de Renato Sandoval
Libro del sol y otros poemas (Intermezzo tropical) de Josemári Recalde

3
Estuardo Núñez y la generación de la crisis. Nexos con la vanguardia (Hozlo) de Manuel Pantigoso
Umbrales y márgenes. El poema en prosa en el Perú contemporáneo (Universidad de Lima) de Luis Fernando Chueca, Carlos López Degregori, José Güich y Alejandro Susti
Casa, Cuerpo. La poesía de Blanca Varela frente al espejo (USIL) de Camilo Fernández Cozman
Vallejo sin fronteras (Arcadia / Espacio Cultura) de Pedro Granados
El ombligo en el adobe. Asedios a José Watanabe (Mesa redonda) de Maribel de Paz
Espejos de la modernidad: Vanguardia, experiencia y cine en 5 metros de poemas (USIL) de Selenco Vega
La intertextualidad en la poesía de Emilio A. Westphalen (USIL) de Mauro Marino

4
Profundo vello (Bisagra) de Eloy Jáuregui
Ciudadelirio (Sol negro) de Mario Morquencho
Por el pequeño sendero interior (Lustra) de Diego Alonso Sánchez
Guardián de acantilados (Pájaros en los cables) de Joe Montesinos
Poemaoofroad (Auqui / Cascahuesos) de Robert Baca
Lurigancho (Estruendo mudo) de Fernando Pomareda
Sueño de pez o neblina (AUB) de Teresa Cabrera
Corazón de algodón (Paracaídas) de Sheila Alvarado
Yo Doherty (Cascahuesos) de Giulian Gutie
Fábula del cuerpo de Victoria Larco
El peligro, el amor y el cartero (Casa tomada) de Alex Alejandro
Habitado (Letra en Llamas / Toro de Trapo) de David Orlando del Águila

5
Poesía (Lustra) de Thomas Boberg
Una flor erguida sobre su perfumada belleza (Paracaídas) de Francisco Jesús Muñoz Soler
Fundación de la niebla (Cascahuesos) de Ernesto Carrión
Último trabajo de Heracles (Lustra) de Matías Amengual
Geometría moral (Cascahuesos) de Luis Carlos Mussó
Barrido de campo (Cascahuesos) de Juan José Rodríguez Santamaría

domingo, 28 de noviembre de 2010

RESULTADOS ANTOLOGÍA CONSULTADA DE LA POESÍA PERUANA 1968-2008

ANTOLOGÍA CONSULTADA DE LA POESÍA PERUANA 1968-2008
RESULTADOS
Luis Fernando Chueca / José Güich / Carlos López Degregori / Alejandro Susti

El año 2008, Luis Fernando Chueca, José Güich, Carlos López Degregori y Alejandro Susti propusimos al Instituto de Investigaciones de la Universidad de Lima la elaboración de la primera antología de la poesía peruana contemporánea. De acuerdo al cronograma de nuestro proyecto, es necesario difundir los resultados de la consulta. El próximo año aparecerá la antología con su estudio introductorio respectivo.

En el proceso de nuestra poesía ya están consolidadas, en líneas generales, las voces y obras de los poetas peruanos anteriores a la denominada generación del setenta; sin embargo, por su mayor cercanía y por el hecho de haber sido poco estudiada, la etapa de los poetas surgidos a partir de 1968 se presta a múltiples opiniones divergentes y discusiones.

Se trata de un paisaje movible y contradictorio, lleno de prestigios efímeros y de poéticas excluyentes. Frente a él proponemos esta antología consultada de la poesía peruana con la finalidad de evaluar la percepción de la institución literaria en estos albores del siglo XXI. La distancia de cuarenta años permite una mirada más comprensiva, abarcante y objetiva; más aún si los consultados pertenecen a un espectro que comprende varias generaciones y posturas estéticas. Decidimos, en consecuencia, que nuestra consulta inquiriera por los autores nacidos hasta 1980 que contaran, por lo menos, con un poemario editado y cuyos libros hubieran aparecido a partir de 1968. Elegimos ese marco cronológico, para que ello nos facultara sondear escritores con una obra en proceso de consolidación.

Con la finalidad de facilitar la consulta, procedimos a elaborar una lista de alrededor de cuatrocientos poetas que se situaran en el marco cronológico de nuestra consulta y que fuimos completando con los aportes de muchos opinantes. Buscando disminuir, en alguna medida, el carácter subjetivo y parcial de toda antología, identificamos a ciento treinta y siete representantes calificados de nuestra comunidad literaria y de nuestros lectores. Buscamos que ellos pertenecieran a distintas generaciones o promociones poéticas y que representaran visiones estéticas diversas; igualmente, tratamos de que se situaran en los distintos ámbitos del sistema literario sondeando entre los poetas, los críticos y los investigadores académicos. Incluso, recurrimos a la opinión de algunos estudiosos extranjeros que sobresalen por sus trabajos dedicados a la poesía peruana y por la preparación de antologías dedicadas a nuestra poesía contemporánea.

A cada consultado le solicitamos una lista de veinte poetas que a su juicio deberían figurar en una antología de la poesía peruana y adicionalmente, si lo consideraban conveniente, podían ofrecer los títulos de cinco libros que consideran fundamentales en el proceso de la poesía peruana 1968-2008. Le remitimos una carta vía correo electrónico y recibimos las respuestas de 123 consultados.

La lista de consultados que atendieron a nuestra solicitud y nos enviaron su propuesta es la siguiente:

Ágreda, Javier /Agurto, Gastón /Ampuero, Fernando /Ángeles, César/ Anicama, Joel / Ayllón, Ricardo / Bances, Miguel / Barrientos, Violeta / Belli, Carlos Germán / Bernabé, Mónica (España) / Cabel, Andrea / Cabel, Jesús / Cabrera, Miguel / Canfield, Martha (Uruguay – Italia) / Carrión, Ernesto (Ecuador) / Castillo, Luis Alberto /Cisneros, Antonio / Cisneros Cox, Alfonso / Cerón, Rocío (México) / Córdova, José /Crisólogo, Roxana / Chirinos, Eduardo / De Lima, Paolo / De la Fuente, Juan Carlos / Di Paolo, Rosella / Dreyfus, Mariela / Elmore, Peter / Eslava, Jorge /Espinoza, Gabriel / Estela, Carlos / Falconí, Ana María /Faverón, Gustavo / Fernández, Carolina /Fernández Cozman, Camilo / Ferreira, Rocío / Gálvez, Javier / García, Luis Eduardo / García Miranda, Carlos / Garvich, Javier / Gazzolo, Ana María / Gherzi, Erika / Gómez, Willy /Gonzales, Odi / González Vigil, Ricardo / Guerrero, Gustavo / Guerrero, Victoria /Guillén, Paul / Helguero, Lorenzo / Hernández Montecinos, Héctor (Chile) / Huamán, Miguel Ángel / Huamán, Reinhard / Ildefonso, Miguel / Infantas, Ignacio / Iparraguirre, Alexis / Jiménez, Reynaldo / León, Úrsula / Limache, Óscar / López Maguiña, Santiago / Lumbreras, Ernesto (México) / Málaga, Óscar /Malpartida, Miguel Ángel /Martos, Marco / Medo, Maurizio / Mendiola, Víctor Manuel (México) / Mendizábal, Bruno /Mendizábal, Raúl / Mondoñedo, Marcos / Morales Saravia, José / Montalbetti, Mario/ Nájar, Jorge / Niño de Guzmán, Guillermo / Ollé, Carmen /Otero, Diego /Oquendo, Abelardo / Ortega, Julio / Oviedo, José Miguel / Padilla, José Ignacio / Pérez, Hildebrando / Pinasco, Sandra / Planas, Enrique / Polack, Bruno / Pollarolo, Giovanna / Quiroz, Rubén / Rabí, Alonso / Reisz, Susana / Rivera Martínez, Edgardo / Rodríguez-Gaona, Martín / Rodríguez Zavaleta, Jaime / Rohner, Fred / Rosas, Patrick / Ruiz, Víctor / Ruiz Rosas, Alonso /Sabogal, Isabel / Salazar, Claudia / Salazar, Ina / Sánchez Hernani, Enrique / Sánchez León, Abelardo / Sandoval, Renato / Santiváñez, Roger / Sordómez, Romy / Soto, Juan José / Sotomayor, Carlos / Suárez, Modesta (España) / Thays, Iván / Torres Rotondo, Carlos /Tumi, Mito / Urco, Jaime / Usandizaga, Helena (España) / Valdivia, Alberto / Vega, Selenco / Vega, Stanley / Vega Farfán, Denisse / Velásquez, Marcel / Vélez, Elio /Villacorta, Carlos / Wiener, Gabriela / Wiesse, Jorge / Ybarra, Rodolfo / Yrigoyen, José Carlos / Yushimito, Carlos / Zapata, Miguel Ángel / Zúñiga, Luis / Zurita, Raúl (Chile).

Durante los meses de mayo, junio y julio del 2009 recibimos las propuestas de los consultados. A continuación ofrecemos la lista de los 45 poetas que obtuvieron más menciones. Nos hemos limitado a transcribir los resultados numéricos en el caso de los poetas que alcanzaron o sobrepasaron 50 menciones; en los otros casos, solo mencionamos a los autores que aparecerán en la antología en orden alfabético.

1. Watanabe, José (101)
2. Verástegui, Enrique (93)
3. Ollé Carmen (88)
4. López Degregori, Carlos (83)
5. Montalbetti, Mario (81)
6. Pimentel, Jorge (67)
7. Santiváñez, Roger (62)
8. Chirinos, Eduardo (58)
9. Yrigoyen, José Carlos (57)
10. Di Paolo, Rosella (56)
De Ramos, Domingo (56)


Alba, Patricia
Alvárez, Montserrat
Burgos, Elqui
Cornejo, María Emilia
Crisólogo, Roxana
Chanove, Osvaldo
Chirinos Cúneo, Guillermo
Chocano, Magdalena
Chueca, Luis Fernando
Dreyfus, Mariela
Echarri, Xavier
Eslava, Jorge
Espinosa, Rafael
Frisancho, Jorge
Gazzolo, Ana María
Guerrero, Victoria
Guillén, Paul
Helguero, Lorenzo
Herrera, Vladimir
Ildefonso, Miguel
La Hoz, Luis
Martínez, Cesáreo
Mazzotti, José Antonio
Mora, Tulio
Morales, Manuel
Morales Saravia, José
Moromisato, Doris
Pollarolo, Giovanna
Quijano, Rodrigo
Ramírez Ruiz, Juan
Rodríguez-Gaona, Martín
Rojas, Armando
Sánchez León, Abelardo
Silva Santisteban, Rocío

Solo 53 de los opinantes mencionaron los títulos de libros que consideraban fundamentales en el proceso de la poesía peruana del periodo. En la identificación de los poemarios se observa una gran dispersión y ofrecemos a continuación los que obtuvieron seis o más menciones (más de un 10%):

Enrique Verástegui / En los extramuros del mundo (23)
Ollé, Carmen / Noches de adrenalina (19)
José Watanabe / El huso de la palabra (17)
José Watanabe / Cosas del cuerpo (10)
Mario Montalbetti / Perro negro (8)
Carlos López Degregori / Lejos de todas partes (7)
Manuel Morales / Poemas de entrecasa (7)
Jorge Pimentel / Ave soul (7)
Juan Ramírez Ruiz / Un par de vueltas por la realidad (7)
Montserrat Álvarez / Zona dark (6)
Mario Montalbetti / Fin desierto (6)
José Morales Saravia / Cactáceas (6)

PRÓXIMA APARICIÓN DE POESÍA EN ROCK DE CARLOS TORRES ROTONDO Y JOSÉ CARLOS YRIGOYEN

lunes, 22 de noviembre de 2010

Muestra fotográfica: Mar de sueños y poesía (50 poetas peruanos del siglo XX)

SAVARIN ARTE TOTAL se complace en anunciar la inauguración de la muestra fotográfica de Carlos Alegre

Mar de sueños y poesía
(50 poetas peruanos del siglo XX)


INAUGURACIÓN DE LA MUESTRA
Día: Viernes 26 de noviembre de 2010
Lugar: Savarin Arte Total (Jirón Camaná 878, 3er nivel, Lima)
Hora: 7:00 p.m.
Ingreso libre
Vino de honor

LA MUESTRA
Savarin Arte Total es un nuevo espacio para la cultura en el Centro Histórico de Lima, dirigido por Miguel Espinoza, pintor egresado de la Escuela de Bellas Artes. La historia de Savarin se remonta al año 1984 en Santa Beatriz, actividades que han continuado a lo largo de los años y ahora desde su nueva ubicación en la calle Camaná promete ser un foco de cultura que ilumine las noches limeñas. Mar de sueños y poesía es la primera muestra en el nuevo local de Savarin, se trata de 50 fotografías de poetas peruanos del siglo XX entre los que podemos encontrar a Alejandro Romualdo, Javier Sologuren, Mario Florián, Arturo Corcuera, Carlos Germán Belli, César Calvo, Manuel Scorza, Francisco Bendezú, Antonio Cisneros, Germán Carnero Roqué, Hildebrando Pérez, Luis La Hoz, Jorge Pimentel, Tulio Mora, Cesáreo Martínez, Marco Antonio Corcuera, José Luis Ayala, Alberto Valcárcel, Carmen Luz Bejarano, Livio Gómez, Nicolás Matayoshi, Alberto Benavides Ganoza, Sergio Castillo, Carolina Ocampo, Juan Cristobal, Sui Yun, Reynaldo Naranjo, Julio Nelson, César Toro Montalvo, Carlos Zúñiga, Roger Rumrrill, Miguel Cabrera, Winston Orrillo, Ricardo Falla, Jorge Bacacorzo, Luis Nieto, Jesús Cabel, Gustavo Armijos, Sonia Luz Carrillo, Rosina Valcárcel, Manuel Pantigoso, Juan Gómez Rojas, César Gallardo y Guido, Carlos Alegre, Luis Alberto Calderón, Fredy Gambetta, Aida Tam, José Pablo Quevedo, Carlos Orellano Miranda, Guillermo Delgado. En la inauguración se entregará una publicación con poemas y fotos de los poetas de la muestra, por si esto fuera poco la exposición será itinerante y se llevará a algunos de los distritos de la gran Lima.

EL AUTOR
Nació en Puerto Nuevo, Callao, en 1946. Periodista, poeta y fotógrafo. Es director fundador de la revista nacional de cultura Danza y Fuego del Perú; editor general de Ediciones Línea Éter, editor de la revista de literatura Cuadernos del Mar. Miembro fundador en 1963 del Grupo Línea Éter. En 1966 recibió la distinción Mejor poeta chalaco, Premio de la Casa de la Cultura del Callao. Distinciones en La Universidad del Callao, Municipalidad de la Punta. También distinción de honor otorgada por el Instituto Nacional de Cultura del Callao en el 2002 y Medalla de oro y Diploma de reconocimiento por la Casa del poeta peruano en el 2007. Es autor de varios libros de poesía y narrativa.

Los poemas que vi por un telescopio de Yaxkin Melchy, por Jorge Aguilera López

La poesía mexicana reciente, digamos de los últimos diez años, parece debatirse en una necesidad estructural por encontrar formas, procedimientos, modos de representación que desborden las maneras tradicionales de aquello que es considerado como ‘lo poético’, ese viso inefable pero reconocible en dicciones, imágenes y temas más o menos estables al menos durante el siglo XX, de Contemporáneos en adelante. En este sentido, al margen de juicios subjetivos, debemos reconocer en Yaxkin Melchy una voz acorde con esta realidad difusa pero evidente de nuestra poesía. Su libro Los poemas que vi por un telescopio, con el cual ganó el Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino del 2009, constituye sin duda una propuesta por ensanchar las posibilidades del discurso lírico nacional.

¿Cómo leer este poemario? Las rutas de acceso a él pasan lo mismo por los hallazgos de las vanguardias que por la interdisciplinariedad, no sólo con otras artes sino también con diversos campos del conocimiento humano. La fuerte égida del Creacionismo huidobriano se entrelaza con las apuestas visuales (ecos que van de Apollinaire a Juarroz), como a la presencia de la física, las matemáticas y, obvio, la astronomía. Más el añadido de Mario Santiago, Nicanor Parra o el concretismo brasileño. Pese a este conglomerado de presencias e influencias, la obra de Melchy se presenta como un adelanto temporal que busca los nuevos modos en que la poesía debe recrearse como sentido más de futuro que de presente. Este libro se inscribe, a decir del autor, en un ciclo poético mayor cuyo nombre general es El nuevo mundo, al cual por cierto pertenece también Ciudades electrodomésticas, obra con la que ganó el segundo lugar del Concurso 39 de la revista Punto de partida en el 2008.

Estamos entonces ante una propuesta a la que debemos reconocerle, cuando menos, la voluntad y la conciencia creativa. La voz lírica de Melchy, me parece, es de una intuición poética encomiable. El ritmo poético, parafraseando a Alfonso Reyes, los dioses (en este caso, las estrellas) “se lo otorgan de balde”. Acaso sea también su juventud lo que le permite ciertos atrevimientos que, sin estar necesariamente logrados, al menos balbucen los tonos a los que quizá debamos acostumbrarnos si queremos entender la poesía de los años venideros.

Dicho todo lo anterior, reconozcamos también que un poeta tan joven requiere madurar aún su talento. No basta la mera inclusión de diagramas, dibujos o notaciones binarias para leer una transformación poética. Estos procedimientos, que como ya dije provienen de las vanguardias, se vienen utilizando desde hace mucho tiempo. No es tampoco la ausencia de signos de puntuación o el juego con la diagramación de la página algo novedoso en sentido estricto. Me parece que los mejores logros del poema están más en los tratamientos del tema que en la forma per se. La recurrencia temática es susceptible de reducirse a dos tópicos: la familia (el padre, la madre, el ‘personaje’ Meme Rocha, presunto abuelo) y el espacio exterior (extraterrestres, estrellas, constelaciones, el Big Bang). Ambos temas están mediados por un lenguaje que evidencia un lenguaje que creció con la ciencia y la tecnología como algo natural en su cotidianeidad. En este sentido, es de resaltar el poema Relación virtual de Astor 45, donde el desarrollo vital de la voz lírica ocurre en una página de Internet, que sin embargo nunca aparece nombrada como tal.

Las tres partes del libro, IEU Inscripciones, C Los poemas que vi por un telescopio y D Los sueños los viajes, cumplen cada una su función programática: la primera, que abre el poemario, es un manifiesto en la mejor tradición vanguardista, al interior del cual la serie de Arco Iris de diversos colores recuerda inevitablemente, aunque en menor escala, la serie de los molinos en el canto V de Altazor, y el ‘delirio de literatura’ del poema instaura la perspectiva poética propuesta en el libro. La segunda parte, la más amplia del poemario, constituye el desarrollo del tema del libro: los poemas “dictados por Andrómeda” empatan las dos experiencias presentes en el libro, la familiar y la sideral. En particular, en Dictado por Andrómeda III, la combinación de versos en mayúsculas alineados a la izquierda y versos en minúsculas alineados a la derecha, permite leer cada serie por separado o en su combinatoria; pero me inclino a pensar que ambos textos conservan mayor fuerza poética por separado que en la lectura mezclada.

Finalmente, la tercera parte del libro conlleva una disolución de lo que típicamente aceptamos como poético, pues el uso de signos gráficos remplaza en gran medida al texto; esto, que ya aparece en la segunda sección, por ejemplo en la “intervención” de figuras exagonales sobre el cuerpo del poema, constituye la mayor carga simbólica a desentrañar, si es que estamos dispuestos a entender la propuesta del autor, sea que la compartamos o no. En este sentido, la serie de “sueños” dislocan al extremo el texto de la imagen; no proponen écfrasis alguna, sino una mera percepción visual de lo poético.

En suma, Los poemas que vi por un telescopio es, entanto voluntad de transformación, una propuesta interesante. Permite también conocer una voz cuya fuerza rítmica anima a seguir leyendo a este autor. Más sugestivos como provocación que como logro, los recursos de Yaxkin Melchy deben ser considerados y evaluados en perspectiva. Ya sabemos que muchas apuestas estéticas minusvaluadas en su inmediatez adquirieron con el tiempo valor de canon, pero también muchas otras se perdieron como ocurrencias transitorias. Si las combinaciones binarias con que cierra el poema, por ejemplo, serán interpretadas o no, como parte orgánica de la poesía, sólo el tiempo lo dirá. Por ahora, observemos e intentemos entender, sin reservas obtusas ni entusiasmos desmedidos, qué está pasando con la poesía mexicana de nuestros días, y discutamos sus nuevas propuestas, sin desechar ni celebrar obras a priori. La lectura de este poemario, me parece, es un buen modo de iniciar el debate.

Fuente: Periódico de Poesía

UNA MESA EN LA ESPESURA DEL BOSQUE / Carlos López Degregori, por Luis Fernando Chueca

En “El molino”, cuarto poema de la primera sección de Una mesa en la espesura del bosque leemos: “Debo saltar como si me lanzara a un río interminable : / el cuerpo tarda en caer / y yo escucho ruidos y golpes del agua / en la boca del molino / que me aguarda entreabierta”. Luego añade: “Esas eran las reglas inexorables para entrar”. ¿”para entrar”? ¿Adónde? ¿Un hombre que se arroja inevitablemente a un abismo?, ¿un suicida dispuesto a ser reducido a polvo?, ¿alguien presto a entrar en una “pieza oscura” (para usar el título de Lihn)? El manejo de las imágenes, que permite superponer a la mención del molino varias otras capas de sentido, nos lleva a establecer un motivo que me interesa particularmente en tanto es posible proponerlo como eje de todo el libro o al menos como una de sus posibilidades de lectura: la entrada a “una habitación que guarda zonas desconocidas”, como dice luego el mismo poema. “Desconocidas / a pesar de haberla recorrido tantas veces”, añade. Se penetra así en un mundo conformado por palabras que, como estas, provocan un escalofrío o un deslumbramiento. “El cuerpo tarda en caer”, dice el poema. Suspendido en ese vacío, el hablante se mira, se percibe cayendo y percibiendo su caída en ese instante. El sujeto abismado y abismándose.

Varios otros poemas en el libro nos enfrentan a situaciones semejantes. En “Arrojo”, leemos: “salto / y mientras caigo me pregunto / quién tocará primero el suelo”. La pregunta remite al propio hablante del poema o a la piedra que “un día dejó su naturaleza / y por una razón inhumana se detuvo conmigo”. Otra vez somos conducidos al vacío, al abismarse, como el de los simblegadios de otro de los textos, o el aludido en “Los escondites”, en que se habla de “mi cuerpo desprendido en el aire ominoso”. En “Los ojos de agua”, el sujeto que aguarda “como el mejor cazador” dice: “Me oigo respirar, me oigo esperar”. No se trata aquí de una caída vertical como la figurada en los casos anteriores, pero sí del foco puesto por el hablante sobre sí mismo en un trance crucial.

Una mesa en la espesura del bosque representa esa confrontación con el límite y en el límite. A partir de ello, el hablante poético, en los diversos textos del conjunto, se sitúa más allá de la frontera en que ven suspendidas las sensaciones de lo cotidiano para asumir el reto de lo indecible, la confrontación con “lo que no se debe mirar”, como apunta otro de los poemas. La construcción de un espejo deformante que, paradójicamente, nos devuelve una imagen más honesta o verdadera. Desde esos “espacios”-y soy consciente de que utilizo un término convencional (“espacio”) que no hace justicia a aquello que debiera referirse con palabras exactas e inmodificables-, Carlos López Degregori emprende la recuperación del otro que inevitablemente nos habita. O mejor, de lo otro que representa ese lado más allá suspenso en el vacío. Así hace posible la emergencia de lo olvidado, de las obsesiones, del deseo impronunciable, del gesto proscrito: aquello que inexorablemente se confronta con la tranquilidad y la rutina. Y entre ello, lo animal que nos constituye y habita inscrito en la piel humana. Lo animal que, quizá por eso, dibuja los contornos de este libro que le consagra su primer y su último poema.

La dinámica a la que he intentado aproximarme supone irremediablemente el desdoblamiento, la duplicación, el hallazgo del doble: el reconocimiento de uno mismo, por ejemplo, en “los ojos atravesados de turbulencias” del “pequeño animal de alivio”; en el extraño ser de “garras marcadas con cicatrices” que acerca su rostro a la ventanilla donde el sujeto poético, a 30 000 pies de altura, intenta dormir; en el gesto repetido del pintor que pidió que le confeccionaran una muñeca, réplica y simulacro urgente de la mujer que lo ha abandonado, y a quien vemos, en “Espejo de mi paciencia”, peinándola inacabablemente como quien pretende organizar un lenguaje de “fulguraciones / en la penumbra”, el único posible en ese extremo. Y podríamos seguir enumerando motivos, miedos, temblores que desnudan las pieles debajo de piel y el oscuro asombro de atreverse a reconocerlas. La fascinante imaginería tejida en estas páginas es simultáneamente turbia y luminosa, cruel y enternecida, carnal y evanescente. Acompaña y hiere, estremece y perturba, ilumina y oscurece.

Recuerda Cirlot en su Diccionario de símbolos que, para Jung, “los terrores del bosque simbolizan el aspecto peligroso del inconsciente, es decir su naturaleza devoradora y ocultante (de la razón)”. Algo de esto podemos reconocer en Una mesa en la espesura del bosque. A través de sus cautivantes y estremecedores poemas, nos acerca a eso inaprehensible para intentar develarlo. Para ello la mesa en el bosque. La mesa, por supuesto, representa la escritura; es decir la voluntad de exhumación de lo oculto, de liberación de lo segado (con “s”), quizá de retorno de lo reprimido. Sin embargo, la misma mesa en que se pretende mostrar ese otro lado que, por su parte, tanto se esmeró Martín Adán en evitar al destruir los manuscritos de su Aloysius Acker (unos de cuyos versos -o restos- emblemáticamente Carlos López Degregori cita en la nota final del libro: “Solo tú me eres idéntico”)…; esa misma mesa que representaría el intento exhumador o evidenciador se ve enfrentada a la imposibilidad, pues siempre habrá más allá zonas indecibles, inexpugnables, inabordables al margen de las imágenes que aquí articulan un pensamiento otro. La poesía, pues, como asombrosa derrota del intento cognoscitivo, y por ello mismo, puerta abierta o, mejor, grieta hacia otras vías de comprensión. El sujeto poético de Una mesa en la espesura del bosque, representante textual del poeta, lo sabe, por supuesto, y por ello entrega estos incandescentes atisbos como evidencia de su recorrido, no como disquisiciones razonadas ni menos como respuestas. Estaciones del mirar-se en que la luz y lo neblinoso, unidos, nos acercan al reverso necesario. Quizá por eso, también, en el poema que da título al libro, la mesa no es mesa de escritura sino mesa de comer, pero de abyecta alimentación: “carne ingrávida” o “carne sonora” devorada insistentemente por “esos labios manchados y ansiosos comiendo todo el día”. En este mismo poema, de la duplicidad, del reconocimiento del otro lado de uno, se pasa al número 3 tan emblemático en la poesía de López Degregori. Tres, quizás, como las tres personas gramaticales o las tres dimensiones de sujeto freudiano o los tres registros de lo psíquico en Lacan; o como la esencia una y trina, o como la figuración del amante, lo amado y el amor…

Habría mucho más por anotar sobre este complejo y bello poemario; pero quiero cerrar esta insuficiente aproximación con el reconocimiento de otra dimensión que me parece fundamental: Una mesa en la espesura del bosque no pretende una indagación cerrada y solipsista; las finas intertextualidades propuestas e incluso declaradas por el libro se ofrecen, en este sentido, como piezas de un diálogo al que el poeta nos invita a sumarnos. Los poemas de este libro son, entonces, trozos de un espejo en el que también, si asumimos los riesgos y los costos, podríamos mirarnos.

Fuente: Letras.s5

domingo, 21 de noviembre de 2010

Pensamiento crítico y necropolítica en el Movimiento Kloaka por Ulises Juan Zevallos Aguilar (*)

El Movimiento Kloaka (1982-1984) fue una de las agrupaciones artísticas jóvenes urbanas que criticaron el establecimiento del orden neoliberal en el Perú, en un contexto democrático. Haciendo uso de su derecho a la libertad de expresión, enunciaron sus críticas y propuestas en entrevistas, manifiestos, performances, pronunciamientos, recitales, volantes y en su producción poética. En estas acciones defendieron los intereses específicos de una nueva generación de peruanos que veía amenazada su sobrevivencia. En este artículo se propone que el punto de mira de su proyecto ideológico y estético tuvo un blanco bien definido. Haciendo uso del pensamiento crítico, revelaron la necropolítica del estado soberano neoliberal. Es decir, el grupo desenmascaró la violencia inmanente de las políticas de reajuste estructural y señaló al gobierno como el principal responsable de iniciar una guerra interna en la que los más
afectados fueron los jóvenes.

El Movimiento Kloaka (MK) estaba constituido por ciudadanos peruanos muy críticos. Sobre todo, las condiciones culturales, que crecieron y se educaron entre 1960 y 1985.1 económicas y sociales creadas por las dictaduras militares de Juan Velasco Alvarado (1968-1975) y Francisco Morales Bermúdez (1975-1980), y el gobierno democrático de Fernando Belaúnde Terry (1980-1985), fueron las que más contribuyeron al aprendizaje de las habilidades del pensamiento crítico. Su crítica se enfocó en la necropolítica de la modernización neoliberal que se introdujo en el gobierno de Morales Bermúdez.2 En otros términos, el MK hizo visible la violencia sistémica que es inherente en las condiciones sociales del capitalismo global que involucra la .automática. creación de individuos excluidos y desechables que no tienen domicilio y son desempleados (Zizek 14). Su condena de la necropolítica fue posible porque tuvieron la oportunidad de vivir, presenciar y contrastar el tránsito del estado de bienestar de Velasco Alvarado al del libre mercado iniciado por Morales Bermúdez. Observaron que mientras el estado benefactor con sus políticas proteccionistas había promovido la industrialización nacional y el desarrollo del mercado interno, en la política de la libre economía el sector privado era el nuevo agente de un mercado de capitales recientemente constituido.3

El pensamiento crítico del MK fue aprendido en un sistema educativo progresista y una concepción de futuro positivo propio de la época en que vivieron su niñez y adolescencia. La mayoría de ellos fueron educados durante la Reforma Educativa de Velasco Alvarado. Sus objetivos principales fueron desarrollar una conciencia crítica, descolonizar la cultura, revalorar el acervo popular para lograr una democracia de participación plena. De otra parte, la existencia de un futuro prometedor era parte del imaginario de la época. En un contexto internacional fueron testigos y protagonistas de los logros del movimiento anticapitalista. Cuando eran niños se enteraron que durante los sesenta las peores formas de explotación habían sido arrinconadas. En muchas partes del mundo la fauna dominante había tenido que admitir, por lo menos, negociar los límites de la dominación y de la explotación. Los grandes imperios coloniales habían sido, casi todos, destruidos. Y en un momento hasta pareció real que la dominación y la explotación comenzaban, en ciertas partes del mundo, a quedar atrás. Esas victorias solo confirmaban la poderosa certidumbre de que las luchas se orientaban hacia un real horizonte de futuro, no a una visión engañosa. (Quijano 3-4)

Sin embargo, desde los fines de los 60s (Shanghai 1967, París 1968, Praga 1969) comenzó a eclipsarse... el más brillante horizonte de futuro de ese período. (Quijano 4) y cuando eran adolescentes observaron .que desde mediados de los 70s (el estallido de la crisis mundial del capitalismo) hasta fines de los 80s (la caída del muro de Berlín y la desintegración final del campo socialista), terminó extinguiéndose en todo el mundo. (Quijano 4). Más tarde, cuando eran jóvenes adultos, vieron que .al final de los 80 todo lo que era opuesto al capitalismo, resistía al imperialismo o rivalizaba con él, había sido derrotado en todo el mundo. La especificidad de esa derrota consiste en la extinción de todo un determinado horizonte de futuro. (Quijano 3). En suma, tuvieron la oportunidad de ver y experimentar grandes cambios históricos y sociales. Estas experiencias les dieron la capacidad de poder contrastar dos periodos de la historia peruana con sus propios valores y referentes. De allí que, en un discurso eminentemente crítico del presente, se note en sus manifiestos y obra literaria el paso de la euforia a la disforia, el deseo de un mundo mejor, pero al mismo tiempo una nostalgia y duelo por una vida pasada que nunca habrá de volver.

En efecto, los miembros del Grupo Kloaka nacieron entre 1953 y 1962 en Lima y en provincias. Mientras eran niños vivieron la belle époque de las clases media y trabajadora. Estas condiciones reales de progreso les hicieron creer en la posibilidad de una sociedad mejor. Es decir, todavía poseían un horizonte de futuro al ser beneficiarios de la biopolítica del gobierno reformista de Velasco que se empeñada en expandir una clase media, consolidar una clase trabajadora y una burguesía nacional. Asimismo, un sistema de educación público reformado por el gobierno, en el que tenían hegemonía maestros y catedráticos marxistas y un sistema de educación privado alternativo con planes de estudio modulados por los marxismos, la teoría de la dependencia y la teología de la liberación les inculcó sentimientos antiimperialistas y nacionalistas.4 Esta educación
les dio las herramientas conceptuales del pensamiento crítico para reprobar un país regido por los gobiernos neoliberales de Morales Bermúdez, Belaúnde Terry y sucesores.

Los miembros del MK, cuando se convirtieron en adolescentes y jóvenes adultos durante el gobierno de Belaúnde Terry, fueron testigos y víctimas de la necropolítica diseñada para imponer el neoliberalismo en el Perú. Desde un inicio el grupo Kloaka se dio cuenta que el estado neoliberal peruano, en su modalidad democrática, también ejercía violencia sistémica. La aplicación de su modelo necesitaba una necropolítica que decidía quiénes debían morir en el proceso de modernización neoliberal. El masivo desempleo y subempleo provocados por la política de liberación de importaciones que llevaba al cierre de fábricas y la reducción de la burocracia estatal, abandono de los sistemas de educación y salud públicos y migraciones masivas por la privatización de las tierras de cultivo, estaban teñidos de sangre. En este sentido el grupo se refirió a la generalización de la pobreza, el incremento del hambre, la delincuencia juvenil, drogadicción, epidemias, suicidio, crímenes familiares y las acciones de los movimientos alzados en armas. Por último, detalló la estrategia antisubversiva que violaba los derechos humanos y la corrupción del gobierno de Belaúnde. Las acciones de la policía y el ejército empezaron a ensangrentar el campo y ciudades de provincias al tratar de reprimir a los movimientos insurgentes armados. En pocas palabras, el MK denunció esta crisis en términos de la violencia sistémica del neoliberalismo y planteó una solución política con la revolución socialista (Pronunciamiento. en Zevallos-Aguilar, Provincias 159-161). El poeta Domingo de Ramos resumió en una frase la implementación del modelo como una arquitectura del espanto que dio el título a su primer libro. Y a la crisis que generó el vendaval neoliberal el grupo la llamó una .situación cloaca.. Róger Santiváñez aclara el punto señalando:

Para nosotros lo que viene sucediendo en el Perú es una situación cloaca, el Perú es una cloaca. De allí tomamos el nombre KLOAKA con K. No es cómodo que nos demos cuenta de que estemos padeciendo esta situación y que de allí mismo salgamos como una propuesta de KLOAKA con K. (.Rebelión. 8)

Tal situación la encontraron también en la institución literaria y la práctica de la escritura poética. La flagrante exposición de su existencia los llevó a muchos conflictos: Hemos mostrado la situación Kloaka del país y de la poesía/ y desarrollado una acción completa –mágica– de choques públicos, enfrentamiento directo, recitales, conciertos, discusión callejera, etc/. (.El gran Pachakutik. en Zevallos-Aguilar Provincias 165-166).

Personalmente, los miembros del MK no eran ajenos a esta crisis generalizada. Sufrieron en carne propia los efectos de las políticas neoliberales. En efecto, el proyecto del gobierno de Belaúnde Terry que priorizó el pago de la deuda externa y la liberación de impuestos a las importaciones afectó sus intereses económicos. La disminución del poder adquisitivo de sus padres llevó a la pauperización de sus familias, en el caso de los de clase media, o la pobreza extrema, en el caso de los que pertenecían a hogares de trabajadores. De otra parte, las posibilidades de ascenso social a través de la educación se hicieron limitadas con el desmantelamiento del sistema público de educación. La falta de oportunidades para los jóvenes escritores y artistas se acrecentó durante la democracia neoliberal. Por un lado, el gobierno de Belaúnde no diseñó una política específica a favor de los jóvenes puesto que consideraba que no necesitaba convocar ni legitimarse frente a la mayoría de la población peruana que lo había elegido democráticamente. Por otro lado, las políticas neoliberales afectaban directamente los intereses de los jóvenes peruanos al desmantelar el sistema educativo público y a la inexistencia de una política laboral que daba como resultado la carencia de empleos. La devastación del sistema educativo público bloqueaba las posibilidades de ascenso social a través de la educación. La nueva economía no podía dar ocupación estable a jóvenes que necesitaban trabajar. De este modo, la política de juventud implícita del gobierno neoliberal dejaba de convocar a una nueva generación de peruanos críticos de sus decisiones. Esta necropolítica los condenaba al hambre y la miseria, muerte lenta, si eran pacíficos como los miembros del MK, o los eliminaba si recurrían a la violencia como fue el caso de los militantes del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru y Sendero Luminoso.5

La necropolítica también empezó a afectarles en el plano personal. El 3 de marzo de 1982, guardias republicanos ejecutaron extrajudicialmente, en la masacre del Hospital de Huamanga, al amigo y compañero de clase en la educación secundaria de Róger Santiváñez, James Rousell Wensjoe Mantilla (1956-1982). El 23 de enero de 1983 fueron asesinados en Uchuraccay, Ayacucho, ocho periodistas que eran sus amigos y compañeros de trabajo en El Diario de Marka y La República. El 18 de julio de 1983 tres miembros del grupo fueron agredidos en un colectivo por detectives de la Policía de Investigaciones del Perú.6 Tres años más tarde muere el hermano mayor de Lelis Rebolledo, el pintor Félix Rebolledo, en la masacre de la cárcel de San Juan de Lurigancho el 19 de junio de 1986.

También la precariedad económica y social se intensificó para los miembros del MK en el plano laboral; al igual que miles de jóvenes no pudieron encontrar un buen empleo en el reducido mercado de trabajo. Su actitud desafiante y crítica de la institución literaria peruana y la política de los partidos de izquierda que participaban en la democracia y controlaban gran parte de las ONGs llevó a que los que lograron graduarse no pudieran aspirar a trabajar en universidades y organizaciones controladas por la izquierda. Las críticas de la representatividad y representación de la subalternidad que emprendieron provocaron irritación, desconfianza y cierre de puertas.

A mediados de los ochenta los problemas sociales y políticos señalados por el MK y sobre todo la falta de oportunidades para los jóvenes peruanos generaron la emigración al extranjero. En el imaginario de la sociedad peruana ocurren cambios significativos. El mito de la educación fue sustituido por el mito de la migración a principios de los ochenta para eludir la crisis que se presentaba en el Perú. La educación en un estado benefactor mejoraba las posibilidades de obtener una mejor vida con un empleo. Los primeros integrantes del MK empiezan a emigrar al extranjero a mediados de los ochenta junto con miles de peruanos jóvenes de clase media y baja con el propósito de encontrar un mejor porvenir.7 La emigración también se constituyó en la única solución para evadir la espiral de violencia que empezó a involucrar a la mayor parte de los ciudadanos peruanos. Por un lado, con la declaración del estado de emergencia y la suspensión de las garantías constitucionales, el ejército y la marina aplicaron la estrategia de tierra arrasada en el campo y el rastrillaje en las ciudades que llevaban a la tortura y desaparición de los sospechosos de .acciones terroristas..8 De otra parte, Sendero Luminoso empezó a ejecutar masivamente a campesinos acusados de colaborar con los aparatos represivos del estado y aplicó la pena de muerte a especialistas en desarrollo que capturaba en el campo.9 Además, se hizo evidente el involucramiento en el tráfico de drogas de Sendero Luminoso y MRTA en las zonas cocaleras y se intensificaron, en un cambio de estrategia del campo a la ciudad, la ejecución de líderes populares y las explosiones de coches bomba en Lima.10 Frente a estos hechos, sobredimensionados por los medios de comunicación de masas, cambió la actitud de la mayoría de la población, que iba del escepticismo a la condena abierta de los movimientos alzados en armas. En pocas palabras, a fines de los ochenta se extingue para los peruanos el horizonte de futuro que había forjado el progresismo y empiezan las acciones individualistas del sálvese quien pueda,. .todo vale,. y se deja de lado cualquier proyecto colectivo.

La relación entre el MK y el estado fue bastante problemática como se ha visto. Existió una gran tensión porque el MK fue uno de los pocos que comprendía la definición del estado moderno. Todos los ciudadanos forman parte del estado-nación y por lo tanto los gobiernos debían proteger sus derechos y no solo exigir el cumplimiento de deberes. También sabían que los ciudadanos habían dado soberanía al estado para proteger el derecho más importante que era el derecho a la vida de todos y no de unos cuantos. Otro derecho que tenía importancia para el MK era el derecho a la cultura. Pero definitivamente sus deseos se contraponían en una época en que tanto la institución literaria como las políticas culturales del estado tomaban otras direcciones. La institución literaria peruana tradicionalmente había servido para que distintos grupos sociales emergentes, en distintos periodos históricos, alcanzaran el prestigio y la legitimidad social mediante la escritura. La búsqueda de legitimidad política hizo que sobre todo los gobiernos dictatoriales realizaran una política de amplia convocatoria de los sectores medios y populares. Hay que considerar que estos sectores emergentes también habían presionado y desafiado a los grupos de poder que llegaban al gobierno. Así se explica la génesis y desarrollo de los indigenismos de jóvenes provincianos de los años veinte y su profunda relación con los sucesivos gobiernos de Augusto B. Leguía (1919-1930), o la relación de la .generación del 70. con el gobierno del general Juan Velasco Alvarado (1968-1975). Sin embargo, los jóvenes indigenistas de los 20 y de la generación del 70, a pesar de haber tenido una actitud crítica del orden establecido, terminaron ejerciendo ocupaciones en la burocracia y medios periodísticos del estado.

En los años ochenta la precariedad de los jóvenes escritores aumentó en una situación general de desintelectualización llevada a cabo por la política cultural neoliberal. El gobierno de Belaúnde, con el propósito de impedir el desarrollo de una nueva generación de jóvenes críticos, hizo cortes presupuestarios al sector de educación pública. Las escuelas, colegios y universidades públicos se vieron afectadas por la falta de material didáctico y laboratorios, el aumento de la proporción estudiante-maestro, abandono de campañas de lectura y sueldos bajísimos de los catedráticos y profesores. También emprendió un cambio curricular que erradicó el pensamiento crítico. A cambio del descuido de la educación pública, se importaron los primeros televisores a color, las computadoras personales, las video caseteras. Asimismo, el gobierno devolvió a sus dueños los medios de comunicación de masas expropiados por la dictadura militar. Los medios masivos promocionaron la compra de la nueva tecnología audiovisual y el consumo de novedosas formas culturales. El videoclip, los enlatados policiales, la pornografía, los concursos en la televisión, los juegos electrónicos y los noticieros con novedosos formatos llevaron a que la mayoría de los ciudadanos peruanos perdieran interés en la literatura. Dicho de otra manera, el gobierno de Belaúnde emprendió un proceso de saturación de información y desmovilización social mediante los medios de comunicación masivos y no necesitó convocar a un nuevo contingente de escritores. El único apoyo que buscó fue el de escritores neoliberales consagrados que con su prestigio internacional legitimaron las políticas del gobierno. No hay que olvidar que Mario Vargas Llosa fue llamado a presidir la comisión investigadora de la masacre de Uchuraccay con el propósito de corroborar la versión oficial del gobierno. Según el gobierno de Belaúnde, los campesinos salvajes confundieron a los periodistas con una patrulla de Sendero Luminoso. Ayudó a la confusión el hecho de que los pobladores de Uchuraccay creyeron que los teleobjetivos de las cámaras fotográficas eran armas de fuego. Luego se demostró que había campesinos licenciados del ejército que siguieron los lineamientos de la estrategia antisubversiva de guerra de .baja intensidad. del ejército y que hubo diálogo con los periodistas antes de ser masacrados. Se encontró evidencia del intercambio de palabras en las fotos que sacó una de las víctimas, el fotógrafo Willy Retto, antes de morir.11

El MK, en su Pronunciamiento. sobre la matanza de periodistas, coincidió con la visión oficial sobre los indígenas en el sentido de considerarlos salvajes, pero difiere en la explicación de las causas de tal situación. Es decir, según el MK, los ejecutores de la masacre fueron alejadas comunidades campesinas que viven encerradas en su cultura ancestral – sobreviviendo – porque la burguesía solo las ha considerado carne de cañón.. (Zevallos-Aguilar Provincias 159). Además, atacó la estrategia contrasubversiva: Los sinchis – según todas las evidencias – azuzaron de manera cobarde, alevosa y asesina a los comuneros de Uchuraccay; ellos solo son enajenados instrumentos del Gobierno. (Zevallos-Aguilar Provincias 160).

Si bien el MK ya había sido disuelto en 1984, los ex miembros continuaron su crítica a la necropolítica del neoliberalismo. En 1985 se elige como presidente a Alan García Pérez y empieza a gobernar el partido político APRA. En una contradictoria prédica populista y antiimperialista, García Pérez promete desmantelar las políticas neoliberales del anterior gobierno, pero continúa la política contrasubversiva de sus predecesores que encarcelaba y mataba a los jóvenes pobres rebeldes. La política cultural del APRA de nuevo involucró al estado pero de una forma centralizada. En este periodo los ex integrantes del MK mantuvieron la crítica a la política antisubversiva que tenía la estrategia de tierra arrasada del ejército y marina peruanos en el campo y el rastrillaje en las ciudades. Así poetizaron las masacres de los penales (19 de junio de 1986) donde murieron jóvenes inculpados de formar parte de Sendero Luminoso y el MRTA. Los
poemas más conocidos son "Su cuerpo es una isla en escombros"(43-44) del poemario Arquitectura del espanto de Domingo de Ramos y "19 de junio" (62-65) del libro Castillo de popa de José Antonio Mazzotti.12 Mary Soto en su poema "Para ti que siempre vivirás" (c. 1992), que lleva el epígrafe "Demasiada muerte para ocultarla / demasiado dolor para callarlo / demasiada rabia para contenerla" (46), se refiere a cuatro ejecuciones extrajudiciales de personas cercanas pertenecientes a Sendero Luminoso y el MRTA. Las muertes violentas y desmembramientos de cuerpos de jóvenes vinculados a los grupos alzados en armas también son temas de los poemas .Amalia. Foto poema de amor lumpen. de Dalmacia Ruíz Rozas (incluído en De Lima 289-290) y el cuento .JQ 1178: Catalepsia. (65-79) de Edián Novoa.

En suma, la política antisubversiva del estado peruano junto al cambio de estrategia de Sendero Luminoso, de llevar el escenario de la guerra a Lima y ciudades de provincias con los coches bomba, aumentó a niveles de pesadilla la violencia ejercida por ambos bandos. Del mismo modo, el fracaso de la política económica y la corrupción del gobierno de Alan García Pérez, más un conflicto armado que provocó setenta mil muertos, nueve mil desaparecidos y un millón de desplazados del campo a las ciudades entre 1980 y 1992, hizo que se acelerara la emigración al extranjero. Coincidentemente, varios de los ex miembros y aliados dejan el Perú durante el gobierno de García Pérez como parte de este éxodo masivo.

Junto a su crítica de la necropolítica neoliberal, plantearon un proyecto ideológico y estético. Aunque tenían planes literarios distintos, lo que los unía era su coincidencia en detestar y en el deseo de cambiar el orden establecido.13 En vez de quedarse en el mero nihilismo, articularon un proyecto de cambio creativo que fusionaba arte, vida y política como negación de la necropolítica del gobierno que representaba, según ellos, los intereses de la burguesía. Su propuesta se parecía mucho a la de Antonio Negri. Es decir, ellos oponían el biodeseo al biopoder. Según Negri: .Hay que oponer el biodeseo al biopoder. El deseo de la vida, su potencia, su riqueza son las únicas cosas que podemos oponerle. (64). En este sentido, en su primer manifiesto .Nor Kloaka. (23 de enero de 1983) hacen un llamado a las .víctimas del dolor y la angustia social. que .han padecido la explotación, discriminación y marginación por parte de los capitalistas-burgueses (Zevallos-Aguilar Provincias 157) y que han sufrido la enajenación de la potencialidad creadora. Frente a esta situación ellos anuncian .la liberación integral (económica, psicológica, social y cultural) de los hombres y mujeres de nuestro país,. recuperan .la esencia liberadora del Arte y la Literatura auténticos. (Zevallos-Aguilar Provincias 157). Asimismo, el movimiento .odia y rechaza las formas represivas, enajenantes reaccionarias de todo el sistema educacional burgués., .odia y rechaza las formas antihumanas de relación social, basadas en la lucha de clases, en el individualismo y en el egoísmo burgués., .propone amar, amar locamente a la vida y al amor., .propone formas alternativas de organización social, basadas en el Amor y la Solidaridad entre los individuos., planifica .la creación de COMUNAS TOTALES DE REALIZACIÓN Y DE LIBERACIÓN EROTICA.. En suma plantean .la Auténtica Revolución, que no es otra cosa que REIVINDICAR LA VIDA y la posibilidad de la felicidad frente a la muerte.. (Zevallos-Aguilar Provincias 158). Esta concepción de una revolución auténtica, como reivindicación de la vida frente al .dolor social., se repite en el .Primer texto (Manifiesto). (21 de abril de 1983).

En este documento, en una concepción del artista y escritor comprometido, la novedad son las responsabilidades que se le asignan al poeta y al artista: entre ellas .tiene en primer lugar, la tarea de crear una obra que sea su primera y más contundente propuesta. Y en segundo lugar ... le corresponde al artista el rol de crítico, sacerdote, agitador radical, maestro de escuela, es decir movilizador de la conciencia de la mayor cantidad de personas. (Zevallos-Aguilar Provincias 161). En el documento .Pronunciamiento. (1 de febrero de 1983), conciben a .Kloaka como conciencia vigilante de lo que ocurre en este país, denuncia sin cesar el sufrimiento social y personal a que somete este sistema a la gente, y propondrá la liberación en todos los niveles.. (Zevallos-Aguilar Provincias 160). Es decir, recuperaban el rol crítico que el artista y el intelectual debían cumplir frente al poder y denunciar sus excesos en contra de los dominados. Seguían el aforismo de César Vallejo: .Los intelectuales son rebeldes, pero no revolucionarios. (Contra el secreto profesional 75).

El documento .Primer Texto (manifiesto). considera .que la experiencia poética no es patrimonio ni exclusividad de nadie. (Zevallos-Aguilar Provincias 161). Sin embargo, pocos tienen la capacidad de ejercer su creatividad (el sentido de creación de poiesis) porque .la organización de la vida social y la cotidianidad [rutina] del trabajo ... que impone la economía capitalista, lo que pone en la clandestinidad del arte a cientos de miles empujados a la enajenación, a la miseria, al sufrimiento. (Zevallos-Aguilar Provincias 161). Entonces, es tarea del poeta recuperar del anonimato la capacidad creadora de belleza de la gente común que no se encuentra en formas artísticas convencionales y hacerla visible para formular un nuevo arte:

De la mixtura, de la mezcla, del caos, del capitalismo deformado, la penetración imperialista y de la formas de resistencia cultural habida entre los grupos más golpeados, y del conjunto de mitos, aspiraciones religiosas, sueños, frases inéditas, el habla de la calle, celebraciones y soledades; en fin todo el horizonte utópico a través del cual sentimos que la vía de la imaginación es el camino más cierto para llegar a la realidad palpable de la belleza, del amor, de la libertad (.Primer Texto (manifiesto). en Zevallos-Aguilar Provincias 161-162).

Entre varias declaraciones y documentos destaca el siguiente párrafo que resume su propuesta y la necesidad de agruparse:

la alternativa poética de Kloaka es fundamentalmente la de la libertad y la de la vida. No se trata solamente de una escuela poética o de una determinada tendencia artística, o algo así. Lo que nos interesa es reivindicar la poesía en la vida, y crear un movimiento que pueda romper estructuras, que pueda darle una conciencia a la gente, una vía ... diríamos que hay que hacer de cada instante de la vida una obra de arte y un poema de toda la vida. Y lo cotidiano, la realidad, eso, la realidad. Tenemos una experiencia urbana terrible. Y una experiencia provinciana también terrible. Somos un producto cosmopolita. Aquí tenemos una solidaridad y una lealtad que va hasta las últimas consecuencias (Heredia, .Poetas de Kloaka. 58).

Escritores de distintas posiciones políticas fueron blanco de sus críticas. En su manifiesto .Carta a los imbéciles de la poesía peruana. Quema de basura. se hace más claro su proyecto ideológico estético. Subrayan su distanciamiento con .los valores estéticos y de la praxis de, la burguesía peruana, sin duda la más inculta y mediocre de Latinoamérica. (Zevallos-Aguilar Provincias 163) y destruyen a los .falsos íconos. (Zevallos-Aguilar Provincias 164) de esa época por sus posiciones políticas y sus propuestas poéticas. En este documento se lanzan contra Martín Adán, Antonio Cisneros, Alejandro Romualdo y Jorge Pimentel. Utilizaron un evento de arte total en el bar .La catedral. el 11 de febrero de 1983 para sentar sus diferencias con Mario Vargas Llosa, el escritor peruano más prestigioso en estos años.14 El grupo Kloaka escogió este bar, célebre escenario de la novela Conversación en la catedral (1969), por dos motivos. Quería demostrar su acercamiento con lo lumpen marginal que frecuentaba el sitio a la sazón y quería hacerle un llamado de atención al propulsor del neoliberalismo Mario Vargas Llosa de los años ochenta, quien había abandonado el rol de escritor comprometido de su primera fase creativa en los setenta.15

Algunos de los miembros del MK poseían una concepción vanguardista del intelectual y escritor al sentirse como abanderados del movimiento popular, en su papel de .conciencia vigilante.. Esta posición vanguardista fue criticada dentro del mismo movimiento. Ocurrió cuando apenas acababa de fundarse el grupo por algunos de sus propios miembros.16 Finalmente, en el documento .Mensaje urgente. de mayo de 1984 los miembros restantes, luego de manifestar su resignación sobre la inevitabilidad de la violencia, después de la expulsión, realizan la siguiente reflexión marcando su distancia con grupos que se consideraban vanguardias de los campesinos y proletarios: .Hay que abandonar la teoría de la =vanguardia dirigente‘ / para adoptar la teoría más simple y honrada / de la minoría actuante que desempeña el papel de un fermento permanente, que impulsa a la acción sin pretender dirigirla. (Zevallos-Aguilar Provincias 168). Lo sorprendente es que en su autorrepresentación no se consideran modelos de la juventud. Más bien en textos de corte autobiográfico expresan eclecticismo político y estético, sentimientos en pugna, rebeldía, humildad, confusión y contradicciones en su posición y actitud dentro de los ámbitos familiares, sociales y políticos. En pocas palabras, autorrepresentan a un sujeto problemático con una serie de conflictos internos y, por qué no decirlo, temores.

Las representaciones de sus exploraciones y los perfiles del mundo popular y la cotidianidad tienen un carácter testimonial. Pareciera que cuando llegan a tomar conciencia de la improbabilidad de cambio positivo empiezan a registrar el presente en un código realista. Lo que trataban de hacer era narrar la .arquitectura del espanto. del orden neoliberal. El mismo nombre del MK responde a esta intencionalidad. Se autodenominan Kloaka con el propósito de señalar el deterioro, en todos los sentidos, del Perú de los ochenta. Los poemas, cuentos y crónicas se constituyen en un testimonio personal de experiencias propias que exploran el mundo del deseo y el cuerpo o los recorridos de una ciudad en caos. De otra parte, también es testimonial en el sentido de que sus obras literarias y varios de los manifiestos se convierten en documentos que registran y denuncian los excesos de la violencia del estado y la intensificación del terror cotidiano, situaciones de pobreza absoluta y acciones de nuevos sectores sociales que surgieron en la ciudad de Lima que ya albergaba a un tercio de la población peruana.

Tampoco hay que olvidar que el carácter testimonial de sus obras artísticas se debía a que se producen en una época en la cual la literatura testimonial es una de las vetas más importantes de la literatura latinoamericana.

En suma, el proyecto ideológico, estético y político del MK se convierte en un canto de cisne de la clase media y popular que empieza a desaparecer en los ochenta. Pudieron enunciar y hacer realidad esta propuesta estética porque desarrollaron un pensamiento crítico a partir de diferentes experiencias personales. Pudieron ser testigos y protagonistas de etapas históricas claves de la sociedad peruana. Vivieron durante los años del último gobierno benefactor y padecieron la necropolítica del neoliberalismo.

Lamentablemente, la necropolítica del neoliberalismo ha continuado con varios gobiernos. Ha tenido un costo social en el que ya se ha sacrificado a varias generaciones de jóvenes que han reaccionado con violencia delincuente y la autoinmolación mediante el suicidio, el alcoholismo y el consumo de drogas.17 El Movimiento Kloaka tuvo la certeza de darse cuenta de las relaciones entre neoliberalismo y necropolítica. Lo que se ha querido probar es que el surgimiento del MK se dio en un contexto político y social preciso de exacerbación de la violencia en el que convergieron factores externos como la imposición de un modelo económico y una política cultural neoliberales, y factores internos como la existencia de una nueva generación crítica del orden establecido. Estos jóvenes, que gracias a su educación poseían una conciencia nacionalista y antiimperialista y estaban de acuerdo con la concepción del escritor comprometido, privilegiaron el uso de la literatura y la formación grupal para manifestar su opinión sobre un país que, según ellos, se encontraba en descomposición. Por último, tuvieron la capacidad de atraer a escritores y artistas antisistémicos más jóvenes como lo demuestra el éxito de sus controvertidos eventos de arte total. En su proyecto político y estético exploraron y se sumergieron en esa cultura chicha (cultura urbana popular de mezcla).

The Ohio State University


NOTAS

1. El núcleo del grupo Kloaka estaba conformado por los poetas Mariela Dreyfus (Lima, 1960), Domingo de Ramos (Ica, 1960), Guillermo Gutiérrez (Lima, 1962), Julio Heredia (Lima, 1958), Róger Santiváñez (Piura, 1956), Mary Soto (Canta, 1959), José Alberto Velarde (Puno, 1954), el narrador Jorge Edián Novoa (Piura, 1959), el pintor Carlos Enrique Polanco (Lima, 1953) y los .aliados principales. José Antonio Mazzotti (Lima, 1961) y Dalmacia Ruiz Rosas (Lima, 1957). El movimiento tenía en Piura una base constituida por el poeta Lelis Rebolledo (Piura, 1960), director de la revista Agua, el pintor César Badajoz y el músico Estanislao Quesada, que animaban la escena cultural del norte peruano. Varios grupos de rock alternativo y el grupo de rock fusión .Delpueblo. apoyaron su gestión. También atrajeron a novísimos poetas y artistas inconformes. Entre ellos: Rafael Dávila Franco, Rodrigo Quijano, Fernando Bryce, Bruno Mendizábal, Tatiana Berger, Roberto Cuenca y Joaquina Belaunde. Los libros Poéticas de flujo, de José A. Mazzotti, y mi libro MK (1982-1984)... contienen información más detallada sobre la constitución del grupo y su área de influencia. Si se desea leer un análisis más minucioso sobre su carácter urbano y juvenil en un contexto latinoamericano léase el estudio introductorio de mi libro MK (1982-1984). Contracultura juvenil… En este artículo se va a trabajar los siguientes documentos: .Nor Kloaka. Para acabar con el juicio de Dios (Manifiesto),. .Mensaje,. .Pronunciamiento,. .Primer texto (Manifiesto),. .Parte de expulsión,. .El gran Pacha-Kutik ya comenzó. Manifiesto con los tres acápites,. .Carta a los imbéciles de la poesía peruana. Quema de basura,. .Vallejo es una pistola al cinto (Mensaje). y .Manifiesto. Mensaje urgente.. Todos estos documentos fueron recopilados en mi libro Las provincias contraatacan.

2 Se toma la noción de Achille Mbembe, quien sostiene que el estado moderno soberano tiene una biopolítica (el deber de proteger la vida de sus ciudadanos) y una necropolítica (el derecho de matar a otros) que generalmente se olvida. Según Mbembe: .The ultimate expression of sovereignty resides, to a large degree, in the power and the capacity to dictate who may live and who must die. Hence, to kill or to allow to live constitute the limits of sovereignty, its fundamental attributes. To exercise sovereignty is to exercise control over mortality and to define life as the deployment and manifestation of power. (11-12). Más adelante subraya: .Foucault states clearly that the sovereign right to kill (droita de glaive) and the mechanisms of biopower are inscribed in the way all modern states function; indeed, they can be seen as constitutive elements of state power in modernity. (17).

3 Martin Hopenhayn en el capítulo .Crisis de legitimidad en el Estado Planificador. (180-212) explica sucintamente el cambio de los estados de bienestar a estados neoliberales latinoamericanos en su libro Ni apocalípticos ni integrados.

4 En 1972 comienza la implementación de la Reforma Educativa del gobierno de Velasco y se organiza el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana.

5 Entre ellos la poeta Edith Lagos (1963-1982) y el poeta José Valdivia Domínguez (1952-1986), pertenecientes a Sendero Luminoso, fueron muertos por las fuerzas represivas del estado peruano en diferentes lugares.

6 En El Diario de Marka del 19 de julio de 1983, bajo el titular .PIP golpea brutalmente a cinco intelectuales,. aparece la siguiente noticia local: .Cinco jóvenes intelectuales fueron brutalmente golpeados dentro de un colectivo que abordaron en la avenida Arequipa, por dos efectivos de la PIP que viajaban en los asientos delanteros. Los afectados son los poetas José Alberto Velarde y Róger Santiváñez, del movimiento Kloaka, el escritor Edián Novoa, el pintor Armando Williams y el periodista islandés Erik Akenson. (recorte de periódico incluido en Mazzotti Poéticas 210).

7 Forman parte de la cuarta ola de emigración que, según Teófilo Altamirano tuvo lugar de 1980 a 1992. La violencia política y la crisis económica fueron las causas de este éxodo masivo (61).

8 Como parte de su estrategia antisubversiva, las fuerzas del orden realizan masacres de campesinos, a los que entierran en fosas comunes. Las más conocidas son las de Acomarca, Cayara, Chumbivilcas, Putis y Pucayacu, que ocurrieron durante el gobierno de Alan García. Se calcula que 5.000 campesinos fueron asesinados durante su gobierno.

9 La masacre de Lucanamarca, dirigida por el escritor Hildebrando Pérez Huarancca, es la más importante. Tuvo lugar el 3 de abril de 1983 y 69 campesinos fueron ejecutados por huestes de Sendero Luminoso. Se demostró que fue autorizada por Abimael Guzmán Reynoso.

10 Entre los meses de enero a julio de 1992 treinta y siete .coches bomba. de Sendero Luminoso estallaron en Lima Metropolitana, dejando aproximadamente cincuenta muertos. El que tuvo más impacto fue el atentado de la calle Tarata.

11 En el informe de la Comisión de la Verdad y Conciliación existe una explicación pormenorizada de los hechos.

12 Paolo de Lima hace interpretaciones de este poema de José A. Mazzotti y de textos de otros poetas del grupo.

13 .Kloaka es una suma de individualidades que no han quedado anuladas por el hecho de estar viviendo esta extraordinaria experiencia grupal. Lo que nos une es el sentimiento común frente a la m... Odiamos, pero sabemos que ese odio debe ser transformado creadoramente [sic]. (Heredia .Poetas de kloaka. 59).

14 Róger Santiváñez y Dalmacia Ruiz Rosas protestaron contra las posiciones de Mario Vargas Llosa y el programa de gobierno de Fernando Belaunde Terry el día de la presentación de la novela La guerra del fin del mundo, en 1982. Mientras el escritor, el presidente de la república y otras celebridades participaban en el evento en el lujoso Hotel Bolívar, los dos poetas deshojaban en las inmediaciones de la puerta del hotel novelas anteriores de Vargas Llosa. Los dos poetas fueron apresados y liberados el mismo día porque la policía no encontró un delito que los criminalizaba.

15 .La catedral. era un concurrido bar donde, los protagonistas, Santiago Zavalay Ambrosio Pardo, llevan a cabo las conversaciones reveladoras de la corrupción del status quo que le dan estructura a la novela. En la actualidad el bar ya no existe, pero en los ochenta estaba mucho más arruinado por los cambios económicos y sociales capitalistas que habían ocurrido después de la dictadura de Manuel Apolinario Odría (1948-1956), marco temporal de la novela.

16 En la entrevista de Julio Heredia, Mary Soto disiente señalando: .Oye, pero eso a mí me parece una actitud muy mesiánica; decir que somos la única alternativa, no me parece. (Y Polanco, el pintor, agrega): Yo también estoy de acuerdo con eso. (58).

17 Martín Hopenhayn da alarmantes cifras sobre el incremento de la violencia urbana juvenil y el consumo de drogas durante los ochenta como consecuencia del vendaval neoliberal en América Latina.


OBRAS CITADAS

Altamirano, Teófilo. Éxodo. Peruanos en el exterior. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, 1992.
Comisión de la verdad y reconciliación. Informe final (2003). Consulta 28 de agosto 2009.
De Lima, Paolo. .Violencia y =otredad‘ en el Perú de los 80: de la globalización a la .Kloaka.‘. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana 29.58 (2003): 275-301.
De Ramos, Domingo. Arquitectura del espanto. Lima: Asalto al cielo, 1988.
Dreyfus, Mariella. Memorias de Electra. Lima: Orellana & Orellana, 1984.
Gris, Sebastián. .Pelea de blancos.. La República (Lima): 21 de mayo de 1983: 5.
Gutiérrez, Guillermo. Viajes de ida y vuelta sobre el Mar Cerenario. Lima: Edición grito lunar, 1988.
Heredia Martínez, Julio. Libro de los muchachos chinos. Lima: Comité Killka Editores, 1990.
_______. .Los poetas de Kloaka.. Gente [sin número]. Enero de 1983: 56-60.
Hopenhayn, Martín. .Droga y violencia; fantasmas de la nueva metrópoli latinoamericana.. Espacio urbano, comunicación y violencia en América Latina. Ed.
Mabel Moraña. Pittsburgh: Instituto Internacional de Literatura Latinoamericana, 2002. 69-88.
———. Ni apocalípticos ni integrados. Aventuras de la modernidad en América Latina. Santiago de Chile: Fondo de Cultura Económica, 1995.
Mazzotti, José A. Fierro curvo. Lima: Trompa de Eustaquio, Kloaka & Orellana, 1985.
———. Poéticas de flujo. Lima: Fondo Editorial del Congreso de la República del Perú, 2002.
_____. Castillo de popa. Princeton: Asalto al cielo editores, 1991.
Mbembe, Achille. .Necropolitics.. Public Culture 15.1 (2003): 11-40.
Negri, Antonio. Del retorno. Abecedario biopolítico. Traducción de Inés Bértolo. Buenos Aires: Debate, 2003.
Novoa, Edián. Tampoco, tan poco. Lima: Comité Killka Editores, 1990.
Quijano, Aníbal. .El regreso del futuro y las cuestiones del conocimiento.. Hueso Húmero 39 (2000): 3-17.
Santiváñez, Róger. El chico que se declaraba con la mirada. Lima: Asalto al cielo, 1988.
———. .La rebelión de los signos. (entrevista hecha por Juan Zevallos). La Razón 4 (1983): 8.
———. Homenaje para iniciados. Lima: Reyes en el caos, 1984.
Soto, Mary. Limpios de tiempo. Lima: Arteidea, 1998.
Vallejo, César. Contra el secreto profesional. Lima: Mosca Azul Editores, 1973.
Varios. La última cena. Lima: Asalto al cielo, 1987.
Velarde, José Alberto. Casa sin puerta. Lima: Comité Killka, 1990.
Zevallos-Aguilar, Juan. Las provincias contraatacan. Regionalismo y anticentralismo en la literatura peruana del siglo XX. Lima: Fondo Editorial del Vicerrectorado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2009.
———. MK (1982-1984): Cultura juvenil urbana de la postmodernidad periférica. Lima: Ojo de Agua, 2002.
Zizek, Slavoj. Violence. Six Sideways Reflections. New York: Picador, 2008.


(*) Publicado en Revista Canadiense de Estudios Hispánicos Volumen 34.1 2009

http://fis.ucalgary.ca/ACH/RCEH/34/1.html