Visita Proyecto Patrimonio

Visita Proyecto Patrimonio
Letras.s5 cambió de dominio

domingo, 3 de junio de 2007

El periódico La Idea de Cruz del Eje aún se imprime con linotipos de plomo


El Flaco Aybar ya no está, pero Ubelino sigue con La Idea. Ubelino Castro Cuello debe arreglársela solo para "crear" cada edición del periódico La Idea de Cruz del Eje que se imprime con linotipos de plomo (Debe ser él único medio que conserva esa técnica). Hace poco falleció su ayudante, El Flaco Aybar. A pesar de todo, Ubelino sigue solo y los días de "cierre" casi no duerme. Lo que sigue es una excelente crónica del corresponsal de esa ciudad que también cuenta el estado de deterioro de un documento invalorable: el archivo de La Idea está a merced de las alimañas y del clima.

José Luis Planas Osorio.

Linotipos por el piso. Durante una siesta de esas en que ni las iguanas coloradas -que las hay, se parecen a dinosaurios pequeños- no salen ni con ojotas a la calle, me arriesgué a ir hasta la vieja casona para ver si ya había salido el periódico “La Idea”.
Al entrar, siempre la puerta está abierta, no había luz, ni ruidos, el silencio era sepulcral. Miré a la izquierda y veo al linotipista hacedor del periódico, Ubelino Castro Cuello, recostado en la cama. La misma cama que fuera de Don Temístocles Pedernera que falleció a los 93 años.
Sólo estaba la “Lina”, la perra de la casa, que no hacía más que buscar la puerta para salir del lugar y callejear un poco. Nadie más, las máquinas estaban paralizadas.


Ubelino Castro Cuello, trabaja desde los 14 años en el periódico La Idea. Se imprime con la misma técnica que se usaba a principios del siglo pasado, con linotipos de plomo. Las letras deben colocarse una al lado de la otra, al revés, y algunas de tan gastadas están “redondeadas”. Los moldes con consonantes y vocales se hallan desparramadas por doquier: en el piso, en armarios, sobre muebles viejos, pero sólo él conoce el oficio.

El Flaco Aybar. Hasta hace poco, Ubelino compartía sus conocimientos con su ayudante, "El Flaco” Aybar quien falleció en abril.

Manuel Angel "El Flaco" Aybar, era jubilado. Había sido linotipista toda la vida y ayudaba a diagramar el periódico. A llenarlo de letras para luego distribuirlo por la ciudad, aún con frío, lluvia o con calor sofocantes. Un buen día quedó “mudo”de golpe. Los facultativos que lo revisaron lo derivaron a Córdoba, le diagnosticaron una enfermedad terminal que acabó con su vida en pocos meses.

El compañero de tareas de Ubelino Castro Cuello, quién cebaba mates mientras llenaba de letras el periódico “leyendo al revés” y con mucha velocidad, fue policía pasado a retiro porque en la época del gobernador Ramón Bautista Mestre, una bomba de estruendo le explotó cerca de su rostro y lo dejó sordo para siempre. Fue en una manifestación frente a la “Casa de las Tejas” en Córdoba.

Clima intensivo. Por las noches, un encargado cuida el lugar “por si las moscas”. Es que aunque no haya nada de valor, en varias ocasiones personas dañinas han entrado al diario aunque no haya dinero, ni máquinas de escribir, mucho menos computadoras, ni lámparas de luz a veces.

El “Archivo Histórico” de “La Idea” interesó a la propia Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y hoy se deteriora día a día, porque la vieja casona de “La Idea” tiene clima intensivo: cuando llueve, adentro llueve más; cuando afuera hace frío, adentro más. De más está decir que lo mismo pasa con el calor.

Las ratas, cucarachas, hormigas, etc., asaltan a los viejos diarios, que contienen noticias e información desde principios del siglo pasado hasta la fecha, apilados sobre una pared.

Ubelino Castro, se pasa las horas sólo en el diario. Cuando llega el momento del cierre, no duerme casi, apenas se tira unas horitas en la cama de don Temístocles. Allí, donde descansaba esa tórrida siesta de este verano.

Sigilosamente, extraje un ejemplar de la pila de diarios que estaban sobre el mostador, recién dobladitos, tarea en la suelen colaborar la esposa, el hijo y hasta el Kevin, el nieto del Ubelino. Retrocedí despacito sobre mis pasos, cerré la puerta y me retiré de la vieja casona, dejando al Gran Hacedor en su merecido descanso.
Afuera el sol apretaba fuerte. Me fui orillando el paredón de los Talleres Ferroviarios, leyendo los nuevos titulares de “La Idea de Cruz del Eje”. “Después le alcanzo el peso”, pensé.

No sé por dónde andaría la Lina, seguro coqueteando con sus amigovios perrunos.

(En la foto principal, El Flaco Aybar quien falleció el 15 de abril a los 76 años. Foto interior: Ubelino Castro Cuello. José Luis Planas Osorio. )

5 comentarios:

Christian ( chcahe@gmail.com ) Córdoba Capital. dijo...

Sera algo lindo eso de conservar la historia de un pueblo, con su Diario. Lastima que este tan abandonado. Ojala se haga cargo de todo eso, y pueda lograr un diario prestigioso, como el que segurament lo fue en su momento La Idea.

Anónimo dijo...

es un orgullo tener un diario como este en Cruz del Eje, ni los mismos habitantes nos damos cuenta de la importancia que representa tener un diario local

Oscar dijo...

La verdad es que los nativos de Cruz del Eje, nunca nos vamos del pueblo, aunque por diferentes razones, entre ellas laborales como en mi caso, nos hayamos visto obligados a emigrar, de hecho hace casi 25 años que partí, en busca de un trabajo que me permita realizarme como hombre, y con el desafío de no tener la opción de fracasar, por el honor de mis padres, del mío propio y por ser un cruzdelejeño luchador hasta la médula.
Pero justamente, y posterior a mi partida es mi padre: Zenón Alfonso Robledo, comerciante reconocido de la ciudad, dueño de la otrora tienda “Casa Robledo”, ubicada en la calle San Martín Nº 266, frente al pasaje España, y suscriptor del periódico, quien gestiona ante Don Temistocles Pedernera, una publicación en el diario "LA IDEA", con el siguiente copete: "Hijos de Cruz del Eje que Triunfan", ejemplar Nº 1996 del 30 de mayo de 1986, que me fuera enviado por correo postal por mis padres, y que guardo hasta la fecha como un gran tesoro. El tiempo ha transcurrido inevitablemente, ya ni mis padres ni Temistocles se encuentran entre nosotros, pero justamente hoy, ya muy cerca de mi retiro jubilatorio, pensaba en mi querido Cruz del Eje, y en mi pronto regreso, y como lo hago cotidianamente, me senté en la PC y busque alguna palabra disparadora en el Google, que me permita encontrar alguna web que conecte, con mis raíces, con mi juventud, con mis afectos, con mi corazón, y casi sin pensar solo teclee:…. “Diario La Idea”. Y grande fue la sorpresa cuando unos de los links rezaba:…. /Cordoba/El-Flaco-Aybar-ya-no-esta,-pero-Ubelino-sigue-con-La-Idea…, y el hecho de asociar Córdoba y el flaco Aybar, me daban pruebas que esa sería la que buscaba. Sin esperar un minuto más, solo clickee el hipervínculo, y a partir de ahí una catarata de recuerdos y emociones que me pusieron de nuevo en mi querido y nunca olvidado Cruz del Eje.
Lo curioso de todo esto, es que parece ser, que el principio y el final de esta etapa de mi vida, se encuentran marcados, por nuestro recordado, querido y nunca bien reconocido “Diario La Idea”, socializador de los diferentes hechos sociales, actividades, opiniones, etc., que hacen al devenir diario y por ende a la historia de nuestro querido pueblo, Fuerza muchachos!!!! Tutti Álvarez y Ubelino Castro Cuello, no aflojen, todavía deben seguir siendo los voceros de los que no tenemos voz, con afecto y mucho respeto.

Ingº Oscar Robledo
Viernes 26 de junio de 2009
Río Gallegos
Santa Cruz

Anónimo dijo...

Es bueno recordar a aquellos olvidados"gente que hiso historia,en un lugar como CRUZ DEL EJE,es más hacer una placa con los nombres desde el fundador y los que lo siguieron hasta el actual trabajador,que parece ser,será el último de el "DIARIO LA IDEA.

Hugo Rolando Luna dijo...

Un orgullo enorme para todo cruzdelejeño, ojalá tenga un justo reconocimiento por parte del gobierno y de la ciudad de Cruz del Eje toda, el archivo del diario es un verdadero tesoro cultural que debería estar en un lugar de privilegio, un abrazo y una lagrima de añoranza para todo mi Cruz del Eje querido