Vistas a la página totales

jueves, 10 de enero de 2008

Ulises Lima por Roberto Bolaño


Ulises Lima era mi amigo Mario Santiago. Fue mi mejor amigo, mi mejor amigo, de lejos. Poeta mexicano, un ser extrañísimo. En realidad Mario Santiago parecía haber bajado de un ovni hace un par de días. Era un lector empedernido que tenía cosas tan extrañas, como meterse en la ducha y seguir leyendo. Se metía en la ducha y con la mano mantenía el libro así, con la mano tendida. Lo peor es que eran mis libros. Yo siempre veía mis libros mojados y no sabía qué había ocurrido. Yo me decía “es que ha llovido en México”. México es muy grande y puede llover en una zona de la ciudad y en otra no, es raro pero se puede dar ese caso, realmente un fenómeno curioso de la naturaleza. Hasta que una vez lo sorprendí leyendo en la ducha y yo lo que tenia que haber hecho era ponerme de rodillas a rezar por el milagro que había presenciado, pero no lo hice, mas bien lo reté. Mario era un personaje fantástico. No tenía ninguna disciplina. Recuerdo que para ganar dinero trabajamos en diversas revistas mexicanas y era yo el que escribía sus crónicas, él hacia el borrador, yo lo reescribía y luego tenia que escribir la mía.

- O sea era poeta, poeta.

Él era un poeta, poeta, un personaje fantástico, muy valiente.

- ¿Recuerdas algún verso suyo?

“Si he de vivir que sea sin timón y en el delirio”, que es un apuesta total.

- ¿Todavía es posible habitar poéticamente así? Porque eso me recuerda el habitar poético que planteaban los románticos.

Se puede, pero no es recomendable. Yo no quisiera que mi hijo, si mi hijo decide ser escritor, no quisiera que mi hijo optara por vivir sin timón y en el delirio, porque nadie quiere ver a un ser querido sufriendo. Pero por otro lado es inevitable. Hay escritores que tienden hacia eso. A veces en demérito de su propia escritura, porque la lucidez y de nuevo el sentido común son necesarios, son muy necesarios.

(Del programa “La belleza de pensar” de la televisión chilena (UCV Televisión), conducido por Cristian Warnken. Transmitido durante la Feria del Libro de Chile, 1999).

4 comentarios:

TRaNSoN dijo...

"Si he de vivir que sea sin timón y en el delirio".

Y es cierto, nadie quiere ver a un hijo viviendo así. Pero coincido con Bolaño en que existen ciertos casos en los que esto es inevitable. Me rompo la cabeza a diario intentando comprender por qué tiene que ser así, pero no encuentro respuesta.

Es cosa rara, esto de escribir y vivir, y vivir escribiendo...

Anónimo dijo...

Es una valentía, simplemente.

Anónimo dijo...

Lei los Detectives salvajes en un afán de conocer nuevas narrativas es interesante la obra de Bolaño y lo que más me gustó fue el cierre con mi paisana Concha Urquiza total desconocida en mi tierra lo que me parece exagerado es la prosopopeya que hace de los componentes de ese movimiento de depauperados y casi analfabetos pues su formación dada su escolaridad no los ubica en la misma altura que el chileno Ulises o Mario francamente es más boxeador que poeta es la reminiscencia misma del Chango Casanova o del Toluco López tanto físicamente como interiormente.

paul guillen dijo...

y por eso me gusta

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...