Visita Proyecto Patrimonio

Visita Proyecto Patrimonio
Letras.s5 cambió de dominio

jueves, 17 de enero de 2008

Juan Ramírez Ruiz en su hora zero por Nicolás Hidrogo


Silencio… ha muerto un poeta… que redoblen las campanas, que publiquen y se analicen sus obras, que vengan las reflexiones y que dejemos ya de seguir queriendo valorar sólo a aquel que ha muerto. Los poetas mueren día a día en el Perú sin ninguna ley ni beneficio, sin ningún amparo real… sólo muertos los poetas ocupan primeras planas y se hacen conocidos en los titulares periodísticos y parecen ser importantes en los pregones oficiales.

Hoy que Juan Ramírez Ruiz nos mira torvo y satisfecho de haber cumplido su misión y función poética, desde arriba, con su sonrisa silente, con sus lentes metafísicos, sus rizos bonachones y con todas sus oquedades poéticas juntas, cualquier texto o fotografía suya difundida es honrar su memoria y el deseo de su familia.

Toda la intelectualidad lambayecana expresa su consternación por nuestro poeta paisano. Murió de manera muy penosa y triste, pero su muerte estaba anunciada y todos los veíamos que cargaba su ataúd a cuestas por las viejas calles de Chiclayo, que él mismo quiso volver a trajinar cincuenta años después.

Nuestro poeta se va y se queda a la vez. Se calza sus huesos húmedos y se trepa por la frondosa imaginación. Se apresura a escribir, no quiere borrar nada, garrapatea sus ideas y se arma con todas las palabras en iracundo galope hacia la vida. Allí deja, como cuando sobre el perchero dejamos el abrigo, su alma y su cuerpo lítico, nos deja en la memoria un rezago de soledad y una sed inmensa de poesía.

Honremos la memoria de Juan Ramírez, leyéndolo y buscando que su obra se considere en las programaciones curriculares oficiales de colegios y universidades, donde hasta ahora jamás figuró, pese a casi cincuenta años de ejercicio poético. Los poetas no se jubilan ni pasan a planilla como tales… ellos son eternos, pero el destino los ha escogido para sufrir y son pobres, parias, solitarios, locos… hasta que un buen día se les ocurre morir y dejarlo todo, allí empiezan a ser, lo que antes le negaron.

No hay comentarios.:

CINCO POEMAS DE EFRAIN MIRANDA