viernes, 9 de febrero de 2018

Poema de amor en Andahuaylas en tres movimientos, por Julio Barco


Primero movimiento


Y entro en tus ojos como por un bosque
         Cruzo tus labios como un herrumbroso navío al otro lado las estrellas son frutas
         palpitando & esta música es mi sangre
/éxtasis en una cabina de internet: sé que tu cama es de palo & la sombra
         Naranja de los días llega a la planta de tus pies como una sonrisa/
 Duermes sola de medio lado &
           Soy un lunático que camina atravesado x su luz / única e inexorable
Yo sólo sé reír suavemente de las cosas
           Tembloroso dentro del color de mi instinto
          Cuando miro el mundo soy el mundo
          Por Andahuaylas, entre las plazas, cargo Ética de Verástegui como un viejo pachulí de recuerdos
           & su lenguaje se trenza a mi aliento como las hélices del adn
            Al refulgir del agua
            Bálsamo para mis crecidos bigotes  &  la descuidada tristeza
            Cuando en los árboles de floripondio anegan la luz titubeante de la tarde
  & hago cola en el banco esperando un depósito que me saque de la miseria

        Hoy estuve en el río oyéndome descuidadamente atravesado de realidad & dulcísimo vacío es cerrar los ojos 
          Huir
         de sí mismo para volver a sí mismo
          Oyéndome como se oirán & oyen siempre los hombres mujeres niños
          o animales cuando ya no pueden saciar su raída razón
           & ahora tiemblo como una lengua bifurcada divagando entre los senderos del pasto
                                            Y la lluvia es un exceso;
           Entre marrones ganados pastando el amarillo césped
         Yo sé un lugar dónde el gozo es aire
          Mis dedos danzan sobre las teclas/ florecen las praderas &
          Se disuelve el instante
           Las buganvilias roen la lluvia

           Musgo en las rocas
          Y el cerro es un firmamento de larguiruchos & oscuros sauces
          Y así amanezco
          Mientras el sol se filtra por mi ventana.



Segundo movimiento

 Frente al río de mi ciudad escribí poemas que arrojé contra mis patas
         & divagué tiernamente
         Apoyado a la tibieza
          de tu luz/la tela negra:
   tus palpitaciones como girasoles mordiendo tus neuronas/ saciando lujuria ardí anoche:
          Ardí trepando tu cabellera como una desquiciada música
          Auscultando viejas imágenes de muchachas dulces como tunas (todavía verdes al lado del camino)

        & subo & bajo micros              ( con 2 soles en el bolsillo & mi lucidez
         serena )
        & caña en el emoliente / & emoliente en bolsa caliente / lateando por la carretera
        azulada & luminosa
        & cuando llueve y vuelco los ojos a los fulgores de la calle, de la plaza e intento canturrear una oda
        O como empanadas en las viejas tiendas con maniquíes tristes
         & la belleza de mis versos es la risa de las plazas (aterrizando
      Truculentos rayos entre las nubes): veo tu rostro o los recuerdos de nosotros o los recuerdos de tu rostro: andando huyendo caminando por
        Magdalena
        Eternamente crece una dalia en tu sonrisa /
        Serás siempre dulcemente un pajarito entre las hojas de los días       (&
        Estos inútiles movimientos como desorganizar el cielo en mi vieja laptop son tal vez
        Cabellos inútiles   Infinitos Orgasmos   como inútil movimiento de la vida en el pensar o el río   
        girándose sobre lo
                    Protoplasmático de tu respiración: de una vehemente conversación intranquila
                                                                       Extendida por tu vientre:
Crucé Cuzco mirando las nubes inmensas y blancas  /  Un pata me habló de procesos alquímicos
       & Martín Adán tomando ron & cebada/ Como por el precipicio de un caos 
                                              & de la amistad eterna como una chela heladita/               
Mirando las calaminas
                                                                recordando al maldito Enrique Lihn
Enredado en Chile,
                     & soñando con sus amantes: situado en sus ojos.  & nosotros deambulando por una manada de sensaciones, recuerdos      & epifanías
deambulando calles    veredas    bodegas        discotecas        en  un parque
                                                                                     un tío charlando solitario.    
       En la calle de la Amargura
Jaspeado conocimiento del aire que a nada lleva, si no a más
                         e inútil aire. Y enredándose: se vuelca y es arte: Muchachas carnosas bailan ante mis ojos.
         Titilaban
   Anchas & inmensas caderas: noche numerológica: ron con poetas de Andahuaylas, Puno, Cuzco, Arequipa & el desasosiego como un cuchillo ante tus ojos. Y tus OJOS como una febril
                  como una febril danza tamborileando tras discontinuas peleas.
       & aún recuerdo las palabras de  Álvaro / & veo a su muchacha alejarse bajo el frío resplandor de la Luna
                              en una barca que divaga al infinito     
                                                    Y esa es la madrugada del alma
                       
Como dice Bolaño: El Teatro de la Juventud.          &
 cervezas en el cerro
                             Con Chumbile, otro pata, dos flacas & la ciudad mordisqueando sonidos puros,
                                    Animalo:   una frazada de luces + oscuridad.

       Todavía veo al gringo hablando portugués & convidándome agua transparente
       Mientras soy una sustancia inconmensurable llena de lenguas – pétreo
       En el Cuzco los pintores renuncian a su arte frente a las iglesias
       & se camina rápido fulgiendo el amanecer
       Yo sé que tú fumas el mismo delirio
       El lenguaje es una bella muchacha desnuda manejando bicicleta &
       Yo intenté aprender signos = diagramas a una velocidad simultánea
       Esbozando descuidadamente los textos arcaicos
       (como cierzo gélido royendo la plenitud) A las penas como un         
        Bosque azul repleto de niebla    me interné    O el río que detrás de mi
         sangre me destruye 
                                             & fluye
       Oyendo a Duke Ellington perdido en una callejuela de Andahuaylas
   Como enredado
        En la misma verosímil realidad:      fulgores / la tele avisa de la violenta muerte de una niña  /
                  yo embadurno mis papas fritas con kétchup &
        Siento la noche felina como una pequeña muchacha mirándome temblar cada vez que meto las llaves
        & el callejón es tan oscuro: tan oscuro nena
           Como nuestro último beso tomando unas chelas en mi habitación
                                             Y el agua era tan fría y tan bella pero tú no estabas
                    titubeando                               Tú no estabas como no están las noches   encaramadas al filo de la lengua -       como no estamos esta mañana de febrero
                 descuidadamente feliz  - entrando  -  juntos a eternidad de nuestros cuerpos
                                                    oh nena.


Tercer    movimiento


Cierras tus ojos
                         & los abres:              la catarata del sueño continuo termina. Y somos
          Tan solo dos muchachos ovillados a una rabiosa manera de buscarse,
           & así fue como manejé  bicicleta hasta tu casa /  cruzando ebrio de
 chicha de jora
                        la av. Brasil
           & así fue como
                Louis Armstrong  tradujo el idioma de encontrarnos
                                                  Un gorrión febril contra la catarata de tus iris violáceos.
                                      Tú cuerpo lo exploré como un milagro, y fui agua,
    Para la sed de los días, y fuiste
                        la escuela de sentidos, sonidos, la ternura eterna, la disolución del caos en el que rabiosamente me vi
              Después de amar y ser amado, después de vivir desbocado
& abreviarme
       de cuarto en cuerpo, de cuerpo en cuarto, y encontrarme nuevamente destruido en
            Los días del resplandor, en la claridad del agua y el dibujo de las aves en su fiebre natural
                               Buscando tal vez la ruta al origen, o un rostro 
        Espejeante & absoluto. Y estuvimos juntos después de comer ceviche
       En Villa María & sentirnos mal por nuestras historias de amor.
             
                                          & los abres
                                                                   & los cierras:
          Exploro tu cuarto  (el sol discurre: 140.000 millones de años tiene todo
          en el resplandor de los fotones & tu risa se aja)      amo tu dulcísima risa
           el orgasmo es un cielo   salimos por las calles de tu barrio
 tu danzas ballet    envueltos febriles        yo intento reconstruir mi vida
       ¿Y qué es mi vida?      Tú: el conato de la revolución peruana
      Yo: una serie de discursos inconexos creciendo descuidada salvajemente
como flores lilas rojas amarillas verdes blancas a la vera
           De la carretera
     Tú: viajes & noches & cuerpos simultáneos dentro de las noches/
         El fin de la juventud: un amanecer
                                       titubeante que acabe como una gran explosión todo
           Yo: poemas: un mundo entreverado, nada disuelto
                                        palabras palabras palabras
         Tú: un novio guerrillero inexperto & pesimista; Tacna, animales,
     Un campo de fresas por siempre   /  alaridos, depresión, un siglo de mierda
        sobre tu sexo temblorosamente dulce & Yo: el idioma de las flores, una casa, dos gatos, dos perros, una muchacha de ojos inmensos
            & en sus ojos el camello que monté para huir de su piel canela
          Un lenguaje atravesado por aves
          Otro lenguaje destruido por hojas

                    ca
                             yen
                                             do

          Años atravesado por la fisonomía de la plenitud entre mototaxis azules vagabundeando en la carretera & aves bailando brillando titilando en la lengua
          ¿de la vida? ¿de la muerte? Y qué seremos ahora
   Que yo te recuerdo
               Tú: canciones solo gráciles, días en casa, una casa: un corazón
      tamborileando, la lluvia, la infancia &
 La soledad oceánica en Magdalena / yo: hermanas, madres, tías, abuelas, un racimo de vicisitudes
           Dentro de una casa en El Agustino   Yo: desaforada escritura desde los 13 años,
        sueños inmensos como canchas deportivas, la tristeza &  el vacío
       al fondo de los iris, el pesimismo, & el grupo Tajo Tajodido
 & afirmación del pensamiento dentro de la poiesis, estados mentales a la vera del Rímac con Moisés
      Tú: la universidad, -lo real solo es marchar alocadamente sudorosos por las plazas, tomar el poder, controlar con violencia el sistema & el inglés, manejar un auto desesperación & el sentimiento roído de la época:
        Mariátegui, filosofía, el miedo a quedarte sola/ el movimiento de la revolución   como el movimiento de la sociedad & la purísima dialéctica como
                    el sonido de una catara eterna / Yo: dudas, indecisión, fluyendo,
    anotaciones, esquizo & el cielo lila de Lima rompiéndome la mitra pulverizándome 
                & vacío, sueños & vacíos
                   Una cabina de internet
         Una hoja de Word :   con tu rostro embalsamado de pajaritos: & ahí,
                     En ese puto tronco
                     La miel del sol en nuestro rostro,
                        apenas sereno como un rápido fulgor
                       t e m b l o r o s o:
                       situado en las bodegas de Magdalena
        & me trenzo
                                      cruzando internándome fregado
                                      de dinero fumando ston los ojos los océanos son
                                                                                            & me ovillo
                                       las begonias del lenguaje donde la lucidez
                                       es cabello es epifanía

           al variopinto sistema de tu cuerpo
          Inútil leyendo a Rodrigo Fresán Mantra libro de
Tu vieja / que todavía no termino
                & una chela pensando en vos
                                 Como todavía no termino de olerte en
La yema de todas las calles
                   Como no termino de amarte
                                           En Andahuaylas el frío     
                      Tras  una lluvia interminable 
          ¿Y ahora adiós?
                                       & tu viajas por las mismas tranquilas calles/
      amenace con música en el Agustino
                                       Nosotros nos desnudamos
                           Todavía inquietos & desbocados por el otro
                                        En una sola
                     fluida              desigual             finita
                                                                               danza.

Intranet,
cabina de Andahuaylas, frente a la plaza Mayor
2018




Julio Barco, 1991. Autor del libro Me da pena que la gente crezca. Comandó el grupo movimiento Tajo.

Blog Tajo: http://tajo-tajodido.blogspot.com

Algunos números de Tajo: https://issuu.com/search?q=tajo%20tajodido

No hay comentarios.: