miércoles, 24 de enero de 2018

María Auxiliadora Álvarez Piedra en :U:

LA OBRA: LAS NADAS Y LAS NOCHES

En Piedra en :U: las palabras de la poeta venezolana María Auxiliadora Álvarez se rebelan contra el silencio y el abatimiento, invitándonos a una experiencia de poesía límite, en la que las resonancias sensuales, las sugerencias rítmicas, los símbolos engarzados y las analogías desconcertantes se convierten en armas arrojadizas contra el vacío y traman el relato que nos configura: los ecos más atávicos de nuestro ser, una inquietud tal vez sin objeto, una pregunta en continua expansión, una razón desconocida de repente intuida. Es el lenguaje que no quiere ser piedra, la palabra como balsa, la palabra como bálsamo frente a la noche, las sombras, la intemperie.

Poesía que mira siempre hacia dentro, que nace sobre todo de una pulsión, y en la que las sensaciones -no las imágenes- estructuran el poema, convirtiéndolo en una herida abierta. Poesía de la indagación que explora los paradigmas del exilio y de la exposición a la extrañeza, la pérdida de la lengua natal o las tensiones de las guerras. En eso, en el poema como conocimiento y como corazón en carne viva, consiste el vitalismo poético de María Auxiliadora Álvarez.


LA AUTORA

María Auxiliadora Álvarez nació Caracas en 1956. Estudió Letras Hispánicas en Estados Unidos y Artes Plásticas en Colombia y Venezuela. Ha dado clases en Miami University (Ohio), University of Illinois y UNAM (México). Ha hecho crítica literaria y cultural, y ha expuesto en diferentes ocasiones su trabajo plástico. Es miembro del Consejo de Latin American Studies Association (Sección Venezuela).

Ha publicado los libros de poemas: Cuerpo (1985), Ca(z)a (1990), Inmóvil (1996), Pompeya (2003), El eterno aprendiz y Resplandor (2006). Continúan todavía inéditos: Sentido aroma (1994), Páramo solo (1999), Un día más de lo invisible (2005), Las regiones del frío (2007), Paréntesis del estupor (2009), y La visita (2010).

Entre otros reconocimientos, ha recibido el Premio de Poesía del Consejo Municipal de Cali (Colombia, 1974), el Premio Fundarte de Poesía (Caracas, 1990), y el Internacional Award María Pia Gratton (USA, 1999).

Forma parte de las más importantes antologías de poesía latinoamericana publicadas en los últimos años.

Ha traducido a los poetas portugueses António Ramos Rosa, Eugénio de Andrade, António Osório, Herberto Helder, y a la poeta norteamericana Elaine Fowler Palencia.
ALGUNOS POEMAS DE PIEDRA EN :U:



Zagreb I

de pronto
una figura
de negro
perdió
el sentido
sobre
un banco
de su misma
largura
y espesor
(el silbido
de los fusiles
cubría
afuera
el silencio)
la caída
repentina
detuvo
la ceremonia
pero nadie
se aprestó
tan presto
a recogerla
porque
no era
la madre
ni la hija
ni la hermana
de nadie
(“pobre”
–pensó
alguien–
“Enfermarse
así
tan sola”
“y tan
definitivamente”
“en el conocimiento”
…)
Pero una voz
respondió
en tono firme
e inteligible:
“AQUÍ
TODO
EL
MUNDO
ESTÁ
SOLO”




Zagreb II

y nosotros
que no tuvimos
que sobrevivir
a las esquirlas
observábamos
sus marcas
en la memoria
ajena
(la guerra
ahora
era la fugacidad
de la mirada)
Ella
me mostraba
con el dedo
los frutales
erguidos
como si
hubiera
un mañana
para compensar
Paso inmóvil
:fuerza
colmada
a la fuerza:
su mirada
a lo alto
se agudizaba
entre
la esperanza
y lo desaparecido



Zagreb III

entonces
ella abrió
una sombrilla
para guardarse
dentro
:creyendo
que estaba
sola
desde
antes
de la guerra
y todavía
después:
pero
alguien
se detuvo
debajo
de la sombra
y le quiso
regalar
el único
envase
de arcilla
para
conservar
el aceite
que quedaba
en el mercado
de las antigüedades
:ella
no lo quiso
aceptar:
por otros
obsequios
que le habían
prometido
antes
de la guerra
y que nunca
había
alcanzado
a recibir


No hay comentarios.: