Vistas a la página totales

lunes, 11 de febrero de 2008

LA VIDA EN EL ABISMO DE YAXKIN MELCHY

Yaxkin Melchy junto al poeta peruano Enrique Verástegui. Fotografía de HHM.
.

La vida en el abismo

“No sé como me llamo No sé si soy una mujer o un hombre No sé dónde estoy No puedo moverme Tengo los ojos abiertos pero no veo nada Parece que soy ciego o ciega Tengo recuerdos en la mente pero no son de mi vida En realidad no sé qué es mi vida”. [coma]
(Héctor Hernández)

vivir en el abismo me hace llorar sólo
cuando se encienden los peces lámpara
(Planeta azul)

I muchas noches en el mundo

noche en la caja cerrada de mi
en las cuevas donde sobrevive el universo
con brillantina en los horóscopos

noche en las latas
donde un mar oscuro reposa sordo

en el fondo del abismo
donde el calor libera órganos
es inmenso cuerpo hundido en las planicies

cuando la noche llega y nunca se va
de las grutas donde el yeso baila congelado

cuando permanecemos todos los días
mirando las agallas de un pez en la luz del norte
y las auroras colocan sus dedos años-luz en la tela de un truco de magia

noche agujereada por la luz de las ciudades
y permite al sol y a las estrellas agruparse en contra
aprisionarla como a un escualo negro en una red de pesca

me gustaría que siempre fuera de noche
el abismo un día
y ese día fuera un barco viejo
cuyo esqueleto reposa en una costa

y la noche fuera una ballena
que se hunde y se hunde cadáver de sol

una avalancha
que se estaciona con sus raspones y heridas

que la noche fueran dos estrofas apareadas
por un hoyo cósmico

oscilando como una sábana en el abismo
y subiera con las demás medusas a procrearse
a revolverse de tinta
en un mar silbante
y voltear la perspectiva
para que la medusas se incendien
y vaguen como soles anónimos en el universo

Hay muchas noches en el mundo

cerramos los ojos
y una noche pelea contra la otra


II los animales

en el fondo de los abismos viven los gusanos
porque son como las venas de un corazón oscuro

No sé que es mi vida
Quisiera decir que es un blando animal
en el abismo
un blando y rojo animal
que vuela en la noche buscando comida
un rojo y corazón animal
que sobrevive sin sol

El abismo aplasta a los buzos
si yo saliera del mar
abriría mis ojos ciegos
y la luz me disolvería

No sé que es mi vida Héctor

muero cuando el abismo se calienta
cuando el abismo se vuelve un sol bajo el mar
y salimos flotando a las costas.

Quisiera decir que sobreviví a todo
que escondido entre la piedra digo algo
que un animal nocturno solamente enceguece
ensordece
enmudece

Pero no es cierto, escucho
que hay caballos en el abismo
son aguas,
crines de agua
y también galopan
en las aguas calientes que salen de la tierra
caballos de agua que se diluyen en la noche del mar profundo.

Pastan en las piedras
pastan en las arenas
pastan en los animales que florecen tímidos

Nunca les amanece , sombras de agua que hacen ruido
y los escuchamos en el silencio negro

III Taxonomía

Géneros, hoyos negros, el abismo arroja nuevos géneros, en ellos entran los animales que se amoldan a la presión, se hacen ciegos, se hacen luminosos, porque sobreviven de la luz.
La luz apareció en el abismo, apareció en los corazones como sangre y los animales se trasparentan y se alargan.
temen, se dispersan ante la vastedad que cubren las superficies abismales, cada vez más separados en expansión dicen sus nombres, intentan alcanzarse, viajan en grupos.
Nadie sabe de sus vidas, nadie sabe nada, viajan en las espaldas de los caballos de agua caliente, alejados del sol.
Nómadas desconocidos, el submarino alumbra y nos sorprenden los blandos y luminosos corazones.
Los animales del abismo recuperan la nieve del mar, son los últimos que comen, “ no sabíamos que existían” , sucios como embarrados de agua fría, sucios como embarrados de arenas negras, sucios como embarrados de huecos
sucios como ciudades sucias
sucios como puntos sucios
. .. . .. . . . . . .
que pintan el agua

IV pinturas del agua

no encuentro
dinero en las alcancías para comprarme
como un pedazo de ropa
porque toda la ropa estaba incompleta
y los armarios lloraban como edificios oscuros o abandonados

en realidad sólo hay edificios oscuros y abandonados en el frío
nosotros aspirábamos el polvo de las paredes
de los pisos
y sangrábamos como pequeñas frutas

en los edificios oscuros algo relumbraba
una lámpara cercana
y pintábamos los muros
pero nada quedó bien hecho
sino firmas
en las paredes inconclusas
son nuestras firmas de dolor
los contorneos de los días
por nuestros corazones ladrillos

es la guerra de los edificios oscuros
y estamos rodeados
siempre con avisos oportunos
reparaciones
vértigo de países en el borde de su abismo

El abismo
una cabellera descontrolada
con manos en la noche
con uñas de infinitos centros comerciales

y pasadizos
y ruidos
niños que cruzan por detrás de las oficinas
sin encontrar las espaldas de sus amigos

V Erupciones volcánicas

Despierto
sigo creciendo en las venas del corazón que se ha ido
y yo quiero alcanzarlo como una partícula de polvo
pero no veo su cuerpo
veo el recuerdo
creo verlo aparecer
pero es ya un caballo lejano en los días
lejano en la memorias tristes y huecas de los sarcófagos y las tumbas
aun así lo veo
porque ha dejado un caballo de agua
y este país abisal se eleva
se eleva el fondo del mar
se elevan las colinas oceánicas
se elevan las dorsales
se elevan los edificios oscuros
siguen al caballo de agua y mis ojos ve n
el ombligo marino del océano vasto
flor de agua luminosa
y nosotros animales ciegos
crecemos rumbo a las superficies

crecemos
los animales salen de las olas
y en las costas los soles arrojados
respiran
en las costas del día que emerge del mar.


Yaxkin Melchy Ramos
México DF 1985

1 comentario:

Lester Oliveros dijo...

Yaxkin Melchy un gusto saludarte, creo que la poesía no son las palabras sino las imagenes, he ahí su magia, me gustan las imagenes que haces con las palabras. Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...