miércoles, 26 de octubre de 2022

La poeta italiana Clery Celeste escribe acerca de la antología Flores al borde de los abismos (Sol negro, 2022) de Vittoria Aganoor




Vittoria Aganoor. Flores al borde de los abismos. Traducción de Katherine Medina Rondón y Miguel Urbizagástegui. Lima: Sol Negro. 70 páginas. ISBN 978-612-48725-2-5

Se piensa a menudo en la poesía como un resultado de melancolía, como un tormento del corazón que necesita purgarse en la palabra, limpiarse en la hoja blanca. Sin embargo, esto es una pequeñísima parte, lo que la palabra poética puede hacer es inmenso, insondable. Vittoria Aganoor tiene la capacidad, en estos poemas, de sondear tanto los delicados matices de la alegría como los de la melancolía. Su escritura es un examen cuidadoso de las emociones, busca el sabor y el color, trata de dar un nombre a lo que siente. 
    
Suave, como el soplo del viento o el sonido de un pétalo que cae, es la escritura de Vittoria Aganoor; un ejemplo de levedad de mariposa son algunos versos como: «Huye y va de piedra en piedra el lagarto/y en el ambiente un graznido se expande/de un cuervo, en lo alto de la mole en ruina». También cuando la autora entra en la naturaleza no se queda en los márgenes como callada espectadora, sino que se vuelve aprendiz y pide respuestas, lo que surge es una constante sensación de inquietud, un hambre de aire. Vittoria quiere respuestas sobre el destino y el amor, pregunta a las nubes y pregunta al agua del mar, no se detiene en la sola contemplación.

El ritmo de cada verso está medido y calculado a la perfección, parece ejecutado a golpe de metrónomo; es así que en estos textos la palabra se vuelve música, marca la respiración. Donde el dolor es sordo y depresivo tendremos un ritmo lento, sonidos sordos que al lector dará la impresión de estar bajo el agua. La poesía no es un capricho de señorita para Vittoria Aganoor, es trabajo duro y una petición de lo absoluto, la búsqueda de la palabra poética contempla el vértigo y el riesgo de la vida; esto lo leemos en un poema: «En razón no entras/que en los abismos y no en los caminos/fáciles del valle la flor encuentras». Es el abismo el último límite donde el poeta debe buscar la flor o la palabra, ser un dios o un héroe y tentar la creación de lo maravilloso desde la nada. En efecto, la belleza y la verdad están en el sacrificio y en el camino inhóspito, y en esto Vittoria Aganoor no es la excepción.  

La poesía de Aganoor también es capaz de ser irónica y muy lúcida, perfectamente estable en esa zona de sombra que forma la comisura de los labios que pasa rauda de la sonrisa a la tristeza: «Sueños como este en mi agachada/cabeza, una bandada anidó/no sé de dónde emigraron/ pero cantan y trinan en fiesta». Vittoria Aganoor es una enciclopedia de emociones y visiones escrita en verso, una escritura aún vigente y que merece ser rescatada, ser recordada. 


Clery Celeste, poeta italiana
Ferlì, Italia

Clery Celeste
(FORLÌ-ITALIA, 1991). LICENCIADA CON HONORES EN TÉCNICAS DE RADIOLOGÍA MÉDICA. ACTUALMENTE, ESTUDIA LETRAS MODERNAS EN LA UNIVERSIDAD DE BOLOGNA. HA GANADO LOS PREMIOS TROPEA ONDE MEDITERRANEE (2009 Y 2010), AGOSTINO VENANZIO REALI (2009, 2010 Y 2012), E. CANTONE (2011 Y 2012),  PRO LOCO FIUME VENETO (2011), BIENNALE INTERNAZIONALE DEI GIOVANI ARTISTI DELL’EUROPA E DEL MEDITERRANEO (2012) Y HA SIDO FINALISTA DEL PREMIO RIMINI (2014). SE DESEMPEÑA COMO REDACTORA DE LA REVISTA ATELIER Y DE LADOLFI EDITORE. HA PUBLICADO EN POESÍA LA TRACCIA DELLE VENE (‘EL RASTRO DE LAS VENAS’, 2014) CON LA QUE GANÓ LOS PREMIOS ELENA VIOLANI LANDI UNIVERSITÀ DI BOLOGNA (2015) Y MACONI (2015), ENTRE OTROS.

miércoles, 19 de octubre de 2022

Inédita visita del poeta Efraín Bartolomé a Cuernavaca invitado por la editorial Ediciones Eternos Malabares

 



Este viernes 21 de octubre a las 4:00 pm, como parte de los festejos del XXVIII Aniversario de la editorial Ediciones Eternos Malabares, se presentará en el Jardín Borda, por primera vez en Cuernavaca, el poeta chiapaneco Efraín Bartolomé, uno de los autores mexicanos más importantes de la generación de los 50. 

Para presentar el volumen Testamentum (2022), el nuevo libro del poeta chiapaneco, se darán cita Silvia Tomasa Rivera, Ricardo Venegas, Julián Cruzalta, Guadalupe Belmontes  y el autor.

En la organización de este magno evento se cuenta con la participación de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la plataforma informativa Pulso Político, la Comunidad Ecuménica Magdala, Le Pastis Bistro y el Mexican Cultural Centre de Reino Unido. 

La editorial Ediciones Eternos Malabares, fiel a su tradición por la poesía, ha invitado, en distintos momentos, a leer en Cuernavaca a autores de la talla de Hugo Gutiérrez Vega, Alí Chumacero y Sergio Mondragón, entre otros.

Cabe mencionar que el acceso al evento es entrada libre y para todo público que guste del arte de la poesía.

EFRAÍN BARTOLOMÉ nació en Ocosingo, Chiapas, el 15 de diciembre de 1950. Su obra, que supera ya los veinticinco títulos, ha sido reunida en los volúmenes antológicos AGUA LUSTRAL Poesía 1982-1987, Col. Lecturas Mexicanas, Conaculta, 1994; OFICIO: ARDER Obra poética 1982-1997, UNAM México (1999); EL SER QUE SOMOS. Editorial Renacimiento, Sevilla, 2006; y CABALGAR EN LAS ALAS DE LA TORMENTA, Editorial Balduque, Cartagena, España, 2015.

En 1999 recibió la Ledig Rowohlt Fellowship en Suiza. En 2001 se le otorgó el International Latino Arts Award en Estados Unidos. En 2002 fue elegido Stipendiaten por la Landeshauptstadt München Kulturreferat, en Alemania. En 2005, representó a México en la Primera Cumbre Poética Iberoamericana, en Salamanca, España. En 2019 le otorgaron el Premio Mundial de Poesía “Veracruz Puerta de México”.

Su obra aparece en cerca de doscientas antologías, nacionales y extranjeras. Hay traducción de poemas suyos al inglés, francés, portugués, alemán, italiano, gallego, árabe, japonés, macedonio, maya peninsular, náhuatl y esperanto. Pertenece al Sistema Nacional de Creadores de Arte.

El crítico Juan Domingo Argüelles ha escrito que “la obra poética de Efraín Bartolomé constituye un suceso, una feliz irrupción en el curso, a veces monótono, de la poesía mexicana en la parte final del siglo XX, y es hoy una presencia y un referente fundamental en el panorama poético de este recién nacido siglo XXI que, en cuestiones de poesía, suele tan fácilmente dar gato por liebre. La seguridad con la que surgió y la firmeza con la que ha continuado le deparan a Efraín Bartolomé un sólido destino entre los lectores. Porque Bartolomé ha recibido prácticamente todos los premios y distinciones más importantes a los que, por concurso, puede aspirar un poeta en México: el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes (1984), el Premio Nacional de Poesía Carlos Pellicer (1992), el Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen (1993) y el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines (1996). El Gobierno de la República le otorgó en 1994 el Premio Nacional al Mérito Forestal y de Vida Silvestre en la rama de Cultura y su estado natal le concedió en 1998 el Premio Chiapas de Arte, máxima distinción que otorga dicho estado a la excelencia artística. Pero, sin duda, el más alto premio que recibe de modo constante es el de los lectores que encuentran en sus libros una experiencia imborrable donde la emoción y la inteligencia se unen en la mejor expresión de la poesía.”

lunes, 3 de octubre de 2022

CINCO POEMAS DE JOSÉ LAVARELLO


JOSÉ LAVARELLO

Nació en Lima. Estudiante de la facultad de Humanidades en la especialidad de Literatura en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Miembro de la editorial Cactácea Cartonera. Fue fundador del grupo y revista literaria QKatarsis. Trabajó como librero. Su ópera prima llamada Horizontes acaba de publicarse en junio del presente año, bajo la editorial La Chimba. Presentamos cinco poemas del libro para el público de Sol Negro. 



HAY ÁRBOLES DE RAMAS NEGRAS         Tus besos

haciendo vibrar las hojas               Trazas un bosquejo

en la constitución de la tarde

Yo retorno

a casa acompañado de tu

espíritu noble                             El inicio se prolonga

en un bello poema         Tu silencio encalla en la hierba

Nos conducen a un abismo

sin pensar

en la fascinación de los monstruos

en la literatura


Crepitación de los libros

vislumbrando el universo

  


Goce la carne

Goce el descanso        Goce las páginas en blanco

Goce andar descalzo

Goce del cine ruso

Goce con su mujer       Goce amargamente las  

estelas los cementerios las formas los ataúdes

el fútbol...

Solo tú señalando el horizonte

de una avenida

metáforas por todos los rincones.




SI EL DELIRIO ES PERMANENTE en la memoria dentro de otros sueños que

no son nada – vomite entonces todo su infierno – por los grandes acantilados del Pacífico – resistiendo otros calores y lea a los viejos poetas – hasta que el deseo de abrazarnos se convierta en frutos en piedras en palos incrustados en el hocico – y líbrese de la brisa tibia de las luces contra la ventana o los recuerdos de libros espumosos y haga el amor 

cada día – corte los versos obtusos y trágueselo – y siéntase afortunado de encontrar dos o tres cartas de Werther – Werther era un muchacho con mucha imaginación para abatirse


cualquiera que diga que sabe cómo te sientes es un iluso

                                                                  BERLÍN, LUCIA




iii


Me acurrucaré pensando que las cosas interesantes surgen en una esquina en una cabina.


Soy el hombre inclinado que persigues

y no soporta esos mundos internos 

que dices encontrar en cada rayo de luz;

cuando irrumpes demasiado

y pierdo el control

y deseo cubrir mis manos y amar este país

y llenarlo de caos para ella que vuelve a agitar 

al ser destartalado que hay en mí

tiempo maldito tiempo maldito tiempo maldito...




EN LA ESQUINA DEL MERCADO SEÑOR DE LOS MILAGROS 


(Ventanillas – Callao)


a Janni


(a)


Con las manos enfundadas en los bolsillos y

la respiración entrecortada escucho melodías de una época que desconozco

gritos y fragmentos grises encadenándose en los muros,

por los paneles empotrados a lo largo de las cristalizadas galerías.


Avanzo como los perros que han aprendido a sumergirse

en las tuberías en los parques en la nada;

Verasteguianizado

buscando una constelación de palabras en google

una línea de cemento hasta arrancarme las suelas

los sueños.


(b)


Y yo llegaré como un orgasmo tierno

entre jaladores y bolsitas de choclo caliente

silbando las canciones de tu playlist

y ocuparé la primera banqueta primitiva,

este horizonte vacío

dando vueltas en tu imaginación

desde la otra avenida

hurgando siempre siempre

mis bolsillos pelados

cubriéndonos de humo chicha y

sombras en la plaza.


Manito, lo mejor que pudimos hacer fue escribir

toda nuestra ignorancia.




1


AUNQUE TUS MANOS SE LLEVEN EL ÚLTIMO

aliento del lugar

siempre habrá un lomo de

gato que acariciar.



2


Todo lo que deseo se encuentra

perdido en los laberintos oscuros

de la noche

donde miro cobarde y cansado

tu torso desnudo.




Presentación de libro de Óscar Málaga