Vistas a la página totales

viernes, 9 de octubre de 2009

HISTORIA SECRETA DE PAUL GUILLÉN POR CAMILO FERNÁNDEZ COZMAN

La poética de Paul Guillén (Ica, 1976) revela la asunción de algunas propuestas del iconoclasta grupo Hora Zero, encabezado por Tulio Mora, Juan Ramírez Ruiz, Jorge Pimentel y Enrique Verástegui. Infatigable animador cultural, Guillén dirige el blog y la revista virtual Sol negro. Han salido a luz sus poemarios La muerte del hombre amarillo (2004) y La transformación de los metales (2005). También ha escrito ensayos sobre la poesía joven en el Perú. Su último libro es Historia secreta (Lustra y Centro Cultural de España, 2008), casi íntegramente constituido por poemas en prosa. Hay un buen manejo de la enumeración caótica y de los símiles sobre la base de un proyecto iconoclasta que busca reivindicar a los marginados (por ejemplo, los ahorcados y los habitantes del ande) para darles voz en la textura del poema. Tengo algunas objeciones: la cosmovisión quechua no siempre parece amoldarse al poemario como conjunto. Se habla de la cumbre y de los árboles del Waytapallana; pero, a la vez, se alude al Gólgota y a la noción occidental de que el poeta se asocia con la locura ("la historia del Perú es un manicomio de poetas"). Hay ciertos ecos de satanismo ("El cinema de Satán") que remiten a tópicos románticos algo desgastados (recuérdese "La letanías de satán" de Charles Baudelaire, verbigracia).

Al margen de ello, hay momentos donde brilla el talento de Paul Guillén, sobre todo, en los textos más escuetos: "El poema penetra los astros, los tallos, la espina y el zapato. Las esporas sangrientas, franqueando el peso de todos los elementos, relinchan a la hora final de la historia secreta". Allí se logra, con sindéresis, un poema francamente redondo. Fluye la enumeración con sutileza y evidencia cómo Guillén es capaz de sugerir una atmósfera con tan pocas palabras. Labor, sin duda, nada fácil.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Disculpa, Paul, pero el hecho de que el comentarista valore lo que llama "poemas redondos" dice bastante de su conservadurismo.

Miguel Angel Cárdenas
UNMSM

Anónimo dijo...

Hay que leer los diez libros de crítica literaria escritos por Fernández para llegar a concluir que si alguien ha innovado la investigación sobre Westphalen, Eielson e Hinostroza es realmente Camilo Fernández. ¿Buscar "poemas redondos" es ser conservador? Me parece un argumento insostenible. Todo escritor tiene que asumir una conciencia crítica y saber corregir, con sindéresis, sus poemas. ¿Vallejo no corregía obsesivamente sus poemas?

José Suárez
UNMSM

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...