Visita Proyecto Patrimonio

Visita Proyecto Patrimonio
Letras.s5 cambió de dominio

lunes, 10 de abril de 2006

SOBRE LA NATURALEZA HUMANA Y TAMBIÉN SOBRE LA MANIPULADA


El dolor es connatural al ser humano pero psicológicamente no; pues depende de unas sensibilidades cultivadas socialmente y de unos valores humanitarios -de una civilidad-. Así, mientras unos sienten dolor ante un niño que pasa hambre otros al momento siguen con lo suyo o, incluso, ganando más y más dinero como si nada, como si tuvieran escrúpulos de piedra.Digamos que mientras unos se conduelen ante una injusticia o son coherentes ante ella -fieles, consecuentes, equilibrados- con unos valores sólidos otros siguen o copian rápidamente a un tal Berlusconi el Grande derrochando medios para su egolatría o a sus tonterías sin arreglo por doquier. O sea, unos responden -se conmueven- con dolor ante lo que no pueden aprobar o dar las espaldas o a lo que es realidad -y se les considera a veces enfermos- y otros, sin embargo, son imitados sólo porque tienen "poder" aunque no tengan vergüenza...; pero mediáticamente se admiran porque tienen "poder" sobre los demás copiadores de tonterías -cuando son esos los verdaderamente enfermos mentales o alejados de la realidad-.

OSWALDO ROSES

3 comentarios:

gabriel francisco dijo...

Es interesante pero no entendí nada.

sol negro dijo...

Veo la política como el lugar del dolor, como el lugar de la experiencia de la angustia, de la experiencia de la desazón en la cual se encuentra sometido el hombre contemporáneo en el Perú, en América Latina y el resto del mundo, porque la política no es más que una actividad pasajera, a pesar de lo que pueda haber dicho Aristóteles en su libro la Política que empieza diciendo que la política es la búsqueda del bien común, la política no es otra cosa que la búsqueda de poder para predominar sobre otro y traficar con el dinero ajeno. Enrique Verástegui.

sol negro dijo...

El poeta malagüeno Oswaldo Roses expresa en su texto una preocupación política sobre la manipulación de los medios de comunicación y esto lo estamos viendo muy claro en el Perú cuando la vieja derecha decrépita y tradiconal intenta mediante campañas sucias desacreditar una tromba que parece incontenible. Paul Guillen.