Vistas a la página totales

lunes, 14 de diciembre de 2015

El ritmo de los designios de Jack Farfán Cedrón


AGALIARETH

La heredad  
Letal
De ver todo
Como lo hacen ver los pensamientos
Es todo cuanto ve el reflejo de lo que posas
Una a una
Ramillas de romero
O de espanto sobre el surtidor de ese país conmocionado de las lágrimas
El destello del ojo cerrado por el manto negro
A la hora en que todo
Hasta el desliz
Se hace innecesario
Tomarás en la siniestra unas cuantas estrellas
Y en la diestra el poder de pensar lo que vuelve
Y se revierte
Según tus predilecciones suicidas
Que alistan guerras o sanaciones
Con la sobria intrepidez de un opúsculo roto
Habitando el corsario intrépido que por arma tomas
Hasta preceder lo que ocurre
Ahora que la impronta de los padecimientos termina
Y los ciegos baluartes del mal se ensombrecen en su puño cerrado
Ahora que Salmos de auscultación ennoblecen lo recorrido
La suerte volátil encandila estas praderas en que todo es lo que pienso



DIOS

Habiendo superado el temor a los difuntos, a los vivos y malvados,
a los que acechan con la risa ansiosa de la viuda negra
tendiendo su redada
que chamuscará en el fuego eterno de la envidia;
heme aquí, libre de todo mal y todo maligno deseo.

Lo que digan de mí, como Wayne Dyer dijo, no es asunto mío;
sino más bien mi tesoro de logros,
por esa suerte de fijación de los contrarios y las fuerzas del mal y del bien
compenetrándose para favorecerse
en lo más detestado en sus esencias superadas
por un gozoso acercamiento pueril,
o el resuello de un cachorro en la cara del fiel compañero.

Dios que a lo largo del camino,
como en los confines del charco
aleja los destinos de los que más se acercan un instante;
donde los otros temían separarse por no ser la exacta coincidencia tanto esperada,
pero los que por un solo instante
se vieron con la mirada frente a sí
negando la aparición de cualquier sagrado movimiento,
fueron los iluminados ese vasto instante
que existe al más fulgido movimiento.

Cual ser dos veces el mismo amador,
cual ascender la duplicada ensoñación de los espejos
que se saben hacia el flujo del muro confluidas
para ya no más regresar la mueca amoldada
de los otros soñados,
que silentes se advierten
y se ofician báculos en nombre de una fiera desconocida
para ellos arada sobre un mar
que ilusamente se distiende cerca,
donde flotan las esporas de la fructificación
y la multiplicación de los verbos estelares
avanzando a un sordo estallido entre los flujos
que lo sagrado en llamas relumbra;
mientras nacemos bajo el agua nítida el vuelo,
rozando el milagro que nos donas,
Dios,
cada chispa voluntariosa aflorándonos,
velas de una oscuridad elegida
mora el Magnificat orado a imagen y semejanza
de lo que jamás flota en nosotros;
porque seguro, inerme, bucea,
como una culpa perdiéndose al sosegado hundimiento
de los flancos en las aguas flotados,
bajo corrientes extenuantes,
que hallan el dominio divino hacia la sombra o haz crepuscular de los designios recibidos
desde el gran milagro de los hombres
que trotando muy temprano
amanecen al vuelo levitado de los seres de luz,
de semilla;
ellos, como ellos o átomos,
apuran el elixir milagroso de una dicha irrenunciable
apagando todo lo que roza su flujo inamovible entre las frondas librado,
vago destello cuyo insigne movimiento se toca.



LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Todo está bien, un indicador de que la bomba de tiempo transcurre a una precisión ensordecedora.

Tanta calma no podría hacernos pensar
sino en el ático sosegado que predice el estallido,
la voladura en pedazos del cuerpo calcinante.

Aquellos suicidas que anuncian su caída
con la pinta de duelo en las ojeras
no lo volverán a hacer.

Una vívida ocasión descorre el teatrín.

El resto compone escena, parafernalia,
solemne de negro levita.

Atar a una duda corroyendo el vicio,
la broma pesada que despide una nota
deslizada por el retrovisor de la puerta
en su vano interfecto impenetrable,
al vaivén segundero
comprende la estampida final,
acaso la burla repetida frente a la palma reflejada:
el angustioso espejo desde el lago turbio torcido,
desde el mismo centro de flejes arrancados
elevando la maquinaria de bofe, carne y mente
volátil,
un bocado caníbal que aguarda por ti morderse,
excretarse, palanca adentro
donde las cloacas de la ciudad angustiosa
expelen hedor a mortandad,
vela en popa de soluciones trasnochadas,
pegadas en el libro en blanco sobre la mesita de polvo para noctambular
la lámpara que mira la luz al opúsculo maldita
del impacto fatal extintamente maculado;
luz que, hierática, en torno al sepulcro que embebe un índice,
un arco podrido elevando los colores a extraños firmamentos,
expira.

O, el poco tino para contar con un puchero abjurado a la dicha que compone la insensata sinfonía de los sordos,
que aun calmados miran un punto oscurecer, de frente,
donde cabe el más liviano de los recuerdos
que en nosotros se queda,
oscilando unos viejos zapatos llenando el aire de gotas,
simiente apocalíptica de los ahorcados
que al polvo rociado oran sus preguntas,
el foco de acabar con su astado ventrílocuo
que ya no eructará más sentencias.



Raya el oro bendito del sol
Enjuga su gran ojo incandescente
Las cenizas de un porvenir que no se hunde
Ni moja todas las lágrimas necesarias



Qué imagen ocupa tus nobles pensamientos,
claro mundo reinante
donde el ser empequeñece
más sus ruinas.

Diré que el simple aullido,
el llanto
sangrientamente corre dentro.
Diré que mientras bailo,
Tus párpados calarán la ruina del sueño
entre mis hombros a ti asidos.


Jack Farfán Cedrón
De: El ritmo de los designios (inédito)



Jack Farfán Cedrón [Perú, 1973] Entre otros volúmenes líricos ha publicado Pasajero irreal (2005), Gravitación del amor (2010), El Cristo enamorado (2011) y Las consecuencias del infierno (2013). Modera los blogs ‘El Águila de Zaratustra’ & ‘Exquioc’, además de editar la revista digital Kcreatinn. En 2012 dio a conocer un volumen de reseñas literarias alrededor de célebres novelas: El fragor de las quimeras, bajo la producción de Kcreatinn Organización, de la cual forma parte. Algunas de las revistas virtuales en las que han aparecido textos suyos: Periódico de poesía (UNAM, México); Letralia (Venezuela); Revista de Letras; La comuna de los desheredados; Sol negro  (Perú); Los poetas del 5 (Chile); El Hablador (Perú); Destiempos (México); Letras hispanas  y Síncope  (México). En 2016 participará en el III Festival Internacional de Poesía de Lima.

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...