miércoles, 24 de junio de 2020

PUKUTAY / TORMENTA + CANTO AL HUAYTAPALL ANA, de Eduardo Ninamango Mallqui



PUKUTAY

1

Llaqtakunamansi yawar pukutay qina
nanay chayachkan.
Machu taitanchikunatas
qaparispa qayani
wasinchikta saqeychik
ñawpa apuchikunapa yawarninta
aparimuychik nispa.
Pachapa sonqonsi kunununuchkan
chaynas mana wiksayuq machuypas katatan
kausay manaña tukuy rumi qina kaptin.
Usiapas chayna kaspas llaqtakunata waqtapayan
paratapas mana yajuyuqta saqespa
uywakunapas chakrakunapas wañuchkan
sachakunapas qerispa urpi qinas
rapinkunata rapapaspa
pampaman
chakraman wichin
chay chakrakunas manaña waytarinqachu
kikin runa allpapi llinkupi
kikimpa kausaynin wañuynin ñaupamanta ruaspa
wañuchkaq parapa weqenta mana sayanchitinqa.


TORMENTA

1

El dolor esta llegando a los pueblos
como tormenta de sangre. Estoy
gritando a los abuelos
para que abandonen su morada
y traigan
la sangre de los antiguos dioses.
Tiembla el corazón de la tierra,
tiembla el hambre que no tiene barriga
porque la vida es dura,
dura como la sequía que azota a los pueblos
y deja sin una gota de lluvia
a los animales que mueren en el campo,
a los árboles que agitan sus ramas
y caen al suelo
como ave herida,
a las gramíneas
que ya no florecerán,
sin que el hombre,
viejo diseñador de historias,
de arcillas,
pueda detener el fuego de la lluvia.


2

Pachapas runakuna ñakarin
yawarchasqa makimpiñataqsi
mana reqsipa apu qespirimun
wawa kayninñataqsi ñankunapi puriykachan
partin tantata maskaspa
chavnas wamanikuna
orquipi machu condurkuna kaspa
pachatapas,
      sachakunatapas,
rumikunatas tusuchichkanku
mayu ukumanta qespirimuq qapariywan.
Runakunas urpikunawan
qatun pachapi tukuy kaqwansi
llakikunatas takiachin,
qanay pachas kuyutiaspa
uyanta kausay sachaspa colorninwan pintapakuspa
para qina
wamanpa ñawinman
rauraq rumita wichichimuptin
qanan pachapi kutirispas
lluptin.



2

Los hombres de la tierra sufren
y en sus manos ensangrentadas
nace un dios desconocido,
mientras su infancia camina por las calles
buscando un pedazo de pan:
        los wamanis
viejos cóndores de las montañas
están haciendo bailar a la tierra,
también a los árboles,
a las piedras
con grito de voces que nace del río.
Los humanos,
los pájaros
y todos los seres del universo
detienen su pena
porque el cielo se agita
y tiñe su cara
como tormenta de lluvia
como árbol de vida,
        dejando caer
flechas de fuego
a los ojos del águila
que huye convertido en ceniza ardiente.


3

Allpas manañas mosoqñachu
chaynas manaña ñoqanchikpachu
pillpintukunapa waqasqan pukiupis
urpikuna llakinta saqechkan.
Wauqe uyariy
manañas waqay punchauñachu
machu taintanchikunapa rimariyninta uyariy
orqumanpa kikin sonqumantas qaparimuchkanku
amaña anchata waqaychu
sonqonsi nanan
ritipi qapariq cundurpa qinas
sonqoy nanan
maynas pampa kuyaq turu
wañuyta munan chay pampan saqenantaqa
chaynas sonqoy nanan
qam qinas pachapa apun
yarqaymanta, yakumanta wañuq wikuñapa
qaqte yawarnin manaña upiay munaq.
Wauqey uyariy
manañas waqay punchauñachu
allpan ñoqanchikpa uqtawan kanqa
paranchiksi qamuchkanña,
chaynas llakinchikpas qamuchkan
qori kausay challwata apamuspa
machu taitanchikuna
qaway pachapi uqtawan tusunampaq.


3

Porque la tierra ya no es virgen,
tampoco nuestra,
las palomas están dejando su lamento
en el manantial donde las mariposas lloran.
Escucha hermano,
      no es tiempo de llorar,
escucha la voz de los abuelos
que gritan desde el corazón de los cerros
porque ya llega nuestra tormenta de lluvia
no llores tanto porque mi corazón duele,
como el cóndor que grita en las nieves,
como el toro que defiende su pampa
como tú,
dios de la tierra
que ya no quieres beber la sangre
de las vicuñas que mueren de sed y hambre.
Escucha hermano,
      no es tiempo de llorar
la tierra volverá a ser nuestra
porque la tormenta de lluvia ya viene,
viene la tormenta de lluvia
a nuestro pueblo
trayendo peces dorados, celestes
como el cielo donde bailan nuestros abuelos.


CANTO AL HUAYTAPALL ANA

2

Estoy aquí anciano sabio
jugando con la arcilla
y dibujando una nueva vida,
           
También

siembro flores en los corazones
para que vuelva el baile de los abuelos
y llamen a los humanos
para que esta vida que ya no es vida
vuelva nuevamente a la vida.
Estoy aquí anciano de cabellera blanca
escondiéndome de las sombras
y no llegue los rayos
de un sol que trae la muerte,
corro al río,

me introduzco a su cuerpo

y luego

llamo con mis gritos a los cerros
y dejo mi corazón sangrante
para que derrame alegría en los caminos.



5

De nuestras manos nace la vida,
y tú, anciano padre escondes
sobre tu cabellera blanca,
como la flor de la lima-lima
el grito, las penas
de los abuelos.
La soledad va llegando a mi corazón
la itaúba llora de mi vida,
los cerros ya no cantan
y los árboles
con su tul de mantos
entierra esta vida que ya no es vida.

De nuestras manos nace la vida
como tú, tierra blanca,
padre de nuestros padres
de nosotros que estamos aquí
esperando que baje tu corazón
a la puerta de la diosa wanka.


30

Aquí estoy. Jugando con cada gota de lluvia
gritando al viento,
llamando a los cóndores
dibujando esperanzas
en las huellas del sufrimiento
sembrando semillas
en cada corazón humano.
Aquí estoy,
Buscando el sol en tus cabelleras,
jugando con el manantial de aguas rojas
buscando la mirada perdida
del hombre
que prende fuego azul
a los peces que se resbalan por tu cuerpo
Aquí estoy. Viejo diseñador de historias
pintando en el viento,
pintando en la nube
el canto de los gorriones
murmullo infinito
de voces
que encienden fuego en la pradera.


Eduardo Ninamango Mallqui (Huancayo, 1947). Realizó estudios en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, se graduó de Licenciado con una tesis sobre Katatay de Arguedas en 1982. Libro: Pukutay / Tormenta (Lima: Tarea, Centro de Publicaciones Educativas, 1982).
Se puede descargar Pukutay en: https://www.academia.edu/14058783/Pukutay

No hay comentarios.: